Ir al contenido principal

Los mundos de Roger Zelazny

Algo pasa con Zelazny. Al menos, parece que los editores patrios han recordado la figura de este gran escritor, lamentablemente fallecido hace unos años. Pionero de la New Wave, movimiento al que siempre se le adscribió aunque no compartiese todos sus postulados, Zelazny es autor de éxitos tales como Tu, el inmortal (1966, desarrollada a partir de uno de sus relatos cortos), El señor de los sueños (1966), El señor de la luz (1967), Criaturas de luz y tinieblas (1969), Hoy escogemos rostros (1973) o Señales en el camino (1979) entre otros títulos imprescindibles. Fue, asimismo, un maestro del relato corto, cuyos mejores ejemplos pueden encontrarse en antologías como El hombre que amó a La Faioli o Una rosa para el eclesiastes. A partir de 1970 se fue decantando por la fantasía (con series como las sagas de Dilvish o Ambar) en detrimento de la CF, aunque conservando todas esas señas de identidad que hicieron de él un autor famoso: riqueza imaginativa, un fino sentido del humor y una prosa poética, elegante y barroca.
En España Zelazny vivió su momento de gloria en los años 70, cuando diversas editoriales como Adiax, EDHASA, Minotauro o Martínez Roca publicaron sus obra más conocidas. Mención aparte merece la revista Nueva Dimensión, que ofreció varios relatos suyos aparte de dedicarle los números 3 y 22 de su colección de libros. Sin embargo, a partir de 1980 fue cayendo en el olvido, a excepción de los libros de Dilvish publicados por Martínez Roca en Fantasy, y la saga de Ambar, cuyas cinco primeras entregas aparecieron en Futurópolis, de Miraguano. Ahora, casi diez años después, parece que Zelazny quiere regresar de su exilio editorial. En el 2000 Plaza & Janés publicaba en Mundos Imaginarios El amor es un número imaginario, una antología que recupera alguno de los mejores relatos cortos de este genial autor; en el 2003 Minotauro reeditaba en formato bolsillo El señor de la luz, y en el 2004 era Bibliopolis la que rescataba Tu, el inmortal en una nueva y cuidada edición. Esperemos que la racha no se interrumpa y se quede en un espejismo, aunque los seguidores de este gran escritor pueden estar de enhorabuena, ya que hay rumores de que una importante editorial podría estar interesada en publicar íntegramente la saga de Ambar, incluidos los títulos que todavía permanecen inéditos en castellano. Seguiremos pendientes del rumor e informando.

Comentarios

German ha dicho que…
Lamento tener que hacer una acotación a su comentario sobre el genial Zelazny, pero es que soy un poco picajoso respecto a esto: la novela citada -que por cierto es quizá mi novela favorita de CF- no se llama "El Señor de la Luz", sino "Señor de la Luz" a secas, sin el "El". Del inglés "Lord of Light".
Alejandro Caveda ha dicho que…
Tienes razón y sin embargo estás equivocado, puesto que Minotauro ha publicado la novela como "El señor de la luz", con el "El" clarísimamente delante del Señor. Cosas de la traducción, supongo, aunque no es un detalle que afecte al contenido :o)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…