Ir al contenido principal

Buffy Cazavampiros


Sunnydale podría ser el típico pueblecito americano donde nunca pasa nada más espectacular que el concurso anual de tarta de manzana. Pero aquí las cosas son diferentes. En Sunnydale la proporción de vampiros, demonios, mutantes e indeseables similares se dispara. Uno de esos pequeños inconvenientes consecuencia de vivir sobre una boca del infierno y de los que nunca te advierten en las inmobiliarias. Pero por suerte para todos sus habitantes, uno de los residentes oficiales del lugar es la Cazadora, la elegida para combatir contra no-muertos y demás fuerzas de las tinieblas.
Y pensar que Buffy estuvo a punto de no nacer, o de quedarse en un fallido proyecto de película cinematográfica. Pese al atractivo de la fotogénica Kristy Swanson y el respaldo de actores indiscutibles como Donald Sutherland o Rutger Hauer, la primera versión de Buffy pasó por las pantallas de cine con más pena que gloria. Sin embargo su creador, Joss Whedon, seguía creyendo en su personaje, y peleó hasta conseguirle una nueva oportunidad como protagonista de su propia serie televisiva, donde pudo desarrollar a fondo su personalidad y rodearla de un atractivo plantel de secundarios y adversarios. El resto, como se suele decir, es historia. Buffy Cazavampiros se convirtió en eso vulgarmente llamado “serie de culto”, inspirando productos más o menos similares como Embrujadas y reclutando a toda una legión de fieles seguidores que devoraban cualquier tipo de merchandising relacionado con su heroína, desde libros hasta DVDs pasando por la inevitable colección de comic, publicada bajo el sello Dark Horse, una editorial especializada en esto de las franquicias. Todo lo cual catapultó a su creador al universo de los guionistas de moda que, procedentes de la gran o pequeña pantalla, como Kevin Smith o Straczynski han renovado el panorama editorial norteamericano, dando nueva vida a series o personajes un tanto caducos, y de hecho parece ser que Whedon tiene todas las papeletas para hacerse cargo en breve de uno de los títulos mutantes.
En España, como es habitual, los seguidores habituales de la serie se mordían las uñas de desesperación pensando en toda esa mercadotecnia lejos de su alcance y a un océano de distancia. Pero de repente ha ocurrido el milagro: Buffy ha derrotado nuevamente a las fuerzas de la oscuridad y, si hace poco era la editorial Alberto Santos la que ponía en el mercado las novelas de la serie, ahora es el turno de la editorial Recerca de poner en nuestras manos la versión bidimensional (en viñetas, vamos) de nuestra heroína.
Siguiendo de cerca el modelo de los retapados americanos, en Recerca han optado por ofrecer una serie bimestral abierta de tomos de unas 144 páginas a todo color, a un precio bastante razonable para los tiempos que corren, y cada uno de los cuales incluye una media de unos seis episodios USA, firmados por profesionales del calibre de Cristopher Golden, Daniel Brereton, Andi Watson, Joe Bennett o Hector Gómez entre otros. Se trata de miniseries o historias autoconclusivas insertadas dentro de la continuidad de la serie de televisión y, aunque no es imprescindible haberla visto para disfrutar con ellas, es evidente que el fiel seguidor habitual del aparato catódico las disfrutará mucho más al reconocer personajes y situaciones presentados o acontecidas en la versión televisiva. De todas formas, conscientes del problema, Recerca incluye en cada tomo un artículo ubicando el contenido y relacionándolo con la temporada televisiva correspondiente.
Seis son hasta la fecha los volúmenes aparecidos de esta nueva colección, aunque resultan especialmente interesante el primero de ellos, Origen, ya que en él se incluye la adaptación al comic de la película original de 1992, enlazando directamente su final con el principio de la serie de TV, limando asperezas y corrigiendo discrepancias de continuidad; y el número 5, que incluye el primer especial Historias de vampiros con relatos cortos que exploran el mundo de la serie creada por Whedon. El resto son historias correctas, entretenidas, que disfrutarán tanto los seguidores habituales del personaje como quienes se acerquen por primera vez a la vida cotidiana del cazavampiros más atractivo del género.

Comentarios

Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Nuevamente te felicito por tu post. Te sigo con asiduidad.

Un comentario adicional. ¡Ojalá a Whedom lo echen de la película de Wonder Woman con una patada en el culo! Tras leer sus comentarios en varias entrevistas ya estoy seguro de que nadie podría escribir un guión peor para la excelsa superheorina relanzada a la fama por ese hombre tocado por la mano de Dios que es George Perez
Alejandro Caveda ha dicho que…
Je, je, ahí se te ve el plumero... pero estoy de acuerdo contigo en que esa peli va por mal camino... han rechazado a Zeta-Jones por VIEJA y prefieren en su lugar a la anoréxica de OC... Dios nos coja confesados.
Anónimo ha dicho que…
que acertada critica que lucidez argumental ¿por cierto sigues la serie angel de los mismos creadores?

Te parece mejor o peor que buffy?

Tiene comic propio?

No hubiera quedado mejor charisma carpenter de buffy en vez de la anorexica de la gellar?
Alejandro Caveda ha dicho que…
Me parecen distintas, aunque si tuviera que elegir me quedaría con Angel. Da mejor su papel que la actriz que hace de Buffy. Y si, ahora mismo la editorial norteamericana IDW está publicando alguna miniserie de Angel. Creo que Norma se ha hecho con los derechos para publicar este material en España, así que todo es posible... Y estoy de acuerdo, prefiero un millón de veces a Charisma Carpenter antes que a la Gellar... Ah, esos episodios de Angel, en que viajaban a un universo paralelo y a ella la coronaban reina con un bikini de mallas que hacia que el idem de la princesa Leia en el retorno pareciese un hábito de monja... snif, snif...

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…