Ir al contenido principal

Rodolfo Martínez y la guía sobrenatural de Gijón

Recién acabo de terminar de leer los dos últimos libros de Rodolfo Martínez, "Sherlock Holmes y las huellas del poeta" y "Los sicarios del cielo"; y es que este prolífico autor parece decidido a publicar a pares, coincidiendo con las semanas negras y asturcones (el año pasado fue el turno de "Sherlock Holmes y la sabiduría de los muertos", reeditada por Bibliopolis, y "El sueño del rey rojo").
En "Las huellas del poeta" Martínez retoma el uso del pastiche holmesiano que tan buenos resultados le diera en "La sabiduria..." e incluso, permitiéndose un cómplice juego personal de referencias cruzadas hay alusiones a "Elemental Mr. Chaplin", de Rafa Marín, reciéntemente editada por Minotauro.
En "Las huellas del poeta" encontramos a un Holmes crepuscular que sale de su retiro para dedicarse a los juegos de engaño y muerte del mundo del espionaje durante la Guerra Civil española, y cuyo último objetivo es evitar que una secta milenaria emplee el Necronomicon para invocar a las obscenas divinidades lovecraftianas; rito que debería tener lugar en una singular ciudad del norte de españa llamada Gijón.
Con una maestria envidiable, Martínez urde una trama adictiva en la que engarza sin complejos el pastiche holmesiano con el mundo de pesadilla del autor de Providence, la novela de espias, el ensayo histórico, e incluso el homenaje al comic de superhéroes a través de la transparente figura de Kent. En otras manos, semejante castillo de naipes se vendría abajo al menor soplo de viento, pero el autor se las arregla para que todo ligue y funcione con la precisión de un engranaje de relojería bien ajustado.
Y Gijón es, también, el escenario de "Los sicarios del cielo", aunque el autor nunca la mencione por su nombre. Sin embargo, a los oriundos de la ciudad no les costará reconocerla a través de las nostálgicas evocaciones y certeras descripciones de Martínez, que rizando el rizo llega a incluir en la trama escenarios reales como el Avalón.
Puestos a buscarle referencias, "Los sicarios..." juega con conceptos que van desde "El paraiso perdido" de Milton al Sandman de Neil Gaiman e incluso de la serie "Los Inmortales". Hay algo fascinante - y a la vez conmovedor - en la historia de ese angel que se hace hombre, condenado a reencontrarse, ver morir y comenzar de nuevo a sus seres queridos a lo largo de milenios. De hecho, la novela es un catálogo de personajes fascinantes perfectamente retratados que van desde una agente del Mossad que no ha envejecido un día desde la segunda guerra mundial, a un sacerdote-asesino al servicio del Vaticano. Hay una transparente crítica del fanatismo religioso (en clave de novela de misterio y acción) que empapa todas las páginas de esta novela que, con toda justicia, mereció el premio Minotauro 2004.
Pendientes de ver con que novedades nos sorprende la próxima Semana Negra, no cabe duda de que el autor asturiano es un valor al alza que se va poniendo a si mismo el listón muy alto con cada nuevo trabajo, solo para romper su propio record con su siguiente novela. Enhorabuena.

Comentarios

Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Hola Alejandro.

Sí, yo creo que la eclosión definitiva de Rodolfo fue con hace un parde años o, lo que es lo mismo, hace unos 4 libros. Desde entonces el efecto "expansión" de esta eclosión no se ha detenido y nos estamos encontrando un talento de la literatura de género, de amplio registro, capaz aun de sorprender a sus lectores, mientras sigue capturando nuevos aficionados.

Ya es un realidad y no una promesa y esperamos que sus libros sigan mejorando porque como dices, cada uno es mejor que el anterior.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Pues si, coincido contigo en que desde hace 4 años a esta parte su ritmo de producción parece haberse acelerado, aunque yo creo que desde sus principios ha mantenido un nivel de calidad envidiable. Pero novela anovela al hombre se le ve más suelto y seguro de si mismo. A ver con que nos sorprende ahora :o)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…