Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2005

Robert Sheckley: In Memoriam 2

He aquí la segunda entrega del artículo que escribí acerca de Robert Sheckley para el A Quemarropa con motivo de su reciente enfermedad este verano:

Los mundos de Robert Sheckley
Por algún extraño motivo, Sheckley ha sido injustamente olvidado, o cuanto menos infravalorado por las nuevas generaciones de aficionados, como si toda su obra posterior a 1980 no fuese más que los delirios inconexos de un enfermo de alzheimer. Sin embargo, no puede haber enciclopedia o ensayo sobre la ciencia-ficción que se precie que no incluya al menos una referencia a este destacado escritor, uno de los nombres más importantes del género durante los años 50 y siguientes.Si hubiera que señalar algún rasgo por encima de otros que singularizase a Sheckley ese sin duda sería su sentido del humor. Un humor ácido, sarcástico, que lo hermana con otro autor contemporáneo suyo y maestro del relato ultracorto: Fredric Brown, otro profeta del absurdo; pero mientras que este último usaba el humor como una cortina para …

Robert Sheckley: In Memoriam 1

El día 9 del presente mes nos dejaba Robert Sheckley, víctima de una larga enfermedad que arrastraba desde principios de este verano, cuando tuvo que ser hospitalizado durante una visita a un certamen de CF en Ucrania. Con él se va uno de los grandes, uno de los últimos supervivientes de la época dorada del género y de una forma de entender y escribir la CF que cada vez cuenta, por desgracia, con menos seguidores.Ya en su momento, con motivo de su enfermedad, la organización de la Semana Negra de Gijón decidió publicar un librito reeditando uno de sus relatos más conocidos (“Ciudadano de la galaxia”) para ponerlo a la venta al simbólico precio de un euro y contribuir de esta manera a paliar la penosa situación económica y de salud de un autor que tan grato recuerdo nos había dejado durante su previa estancia entre nosotros algunos años atrás. Por desgracia no ha podido ser, aunque no por ello la iniciativa resulta menos loable. Me gustaría dedicar, pues, esta y las próximas entradas a …

De Aniversario

No sé si alguno de los seguidores habituales de este blog se habrá dado cuenta de que la anterior entrada hizo la número 50, un a cifra modesta pero que no deja de tener su significado simbólico. Parece que fue ayer cuando animado por Jorge Iván Argiz y Germán Menéndez Florez me lancé a la gratificante tarea de poner en marcha mi propio blog. De eso hace ya seis meses. Por el camino han quedado muchas anécdotas y experiencias memorables y otras no tanto, pero que caray, hemos perseverado y aquí estamos para seguir mientras ustedes quieran acompañarnos. Me consta que a mucha gente que me conoce y me vincula sobre todo al mundo del comic, debido a mi colaboración en revistas como el Dentro de la Viñeta o El pequeño Nemo, amén de eventos culturales como la Semana Negra o las Jornadas del Comic de la Villa de Avilés, les ha chocado el que haya creado un blog centrado (o al menos esa era la idea) en la CF más clásica y pura; aunque aquellos que me conocen un poco más saben que esa ha sido…

El Rey de Amarillo

Pese a todas las advertencias y consejos bien intencionados no he podido evitar caer en la tentación de releer El rey de amarillo, el grimorio maldito por excelencia. Quizás no tan famoso como el infame Necronomicon pero no por ello menos inquietante. Aunque ya han pasado más de 110 años desde que salió de imprenta y a estas alturas del siglo XXI nada debería sorprendernos, lo cierto es que aun conserva esa capacidad de sugestión que escandalizó a las mentes bienpensantes de fines del XIX e hizo que fuese recibido con una denuncia universal, tanto por parte del púlpito como de la prensa. Sin embargo, tal denuncia no hizo sino extender su fama entre los círculos intelectuales y literarios de la época. Su autor, Robert W. Chambers (1865-1933) fue un pintor reconvertido en escritor de éxito. Durante su juventud estudió pintura en la Art Students’ League de New York donde coincidió con Charles Dana Gibson. En 1894 publicó su primer libro, In the quarter, un relato melodramático acerca de…

Los investigadores de lo sobrenatural /05

Al contrario que todos los anteriores cazafantasmas que hemos comentado en entradas anteriores Blade no tuvo su origen en el cine o la literatura, sino en las viñetas; pero no es el último personaje de comic que habremos de tratar aquí si queremos ser completistas y exhaustivos. Anterior a él, por ejemplo, es la mítica Vampirella de Warren Comics. Creada en 1969 por el cultista de lo fantástico Forrest J. Ackerman tuvo su periodo de mayor gloria en los años setenta de la mano de Archie Goodwin y el español José González; y ha regresado con fuerza en los 90 gracias a la editoriales Harris y Dynamite, gracias a un plantel de excelentes guionistas y dibujantes. Originaria del planeta Drakulón, a lo largo de sus historias se enfrenta al culto del Caos y otros adversarios igualmente desagradables con la valiosa ayuda del cazavampiros Conrad Van Helsing, su hijo Adam y el mago fracasado Pendragon.Ya en los ochenta encontramos un auténtico filón de personajes en los comics de la editorial i…

Los investigadores de lo sobrenatural /04

No cabe duda de que Blade el Cazavampiros es mucho más popular actualmente que nuestro anterior personaje, Carl Kolchak, gracias en buena medida a la trilogía fílmica protagonizada por Wesley Snipes. En el cine Blade es un frío y expeditivo cazador de chupasangres (medio humano-medio vampiro a causa de las excepcionales circunstancias de su nacimiento) a los que combate armado con una katana, estacas de plata, blindaje corporal y demás parafernalia que le proporciona su mentor y aliado Abraham Whistler. Como reza la publicidad, a lo largo de su andadura cinematográfica Blade se enfrentó al Dios de los vampiros (Blade, Stephen Norrington, 1998), a sus demonios (Blade 2, Guillermo del Toro, 2002) y finalmente a su señor, el mismísimo Drácula, interpretado para la ocasión por el célebre actor Dominic Purcell, a.k.a.John Doe (Blade: Trinity, David S. Goyer, 2004) para seguir librando a continuación su peculiar batalla contra los no-muertos más allá del celuloide.
Sin embargo, el Blade …

Addenda: The Kolchack Tapes V2.0

Antes de continuar el repaso a la plantilla de los más célebres investigadores de lo sobrenatural con Blade el Cazavampiros he de hacerme eco de una noticia que tiene que ver con la última entrada, más concretamente con el personaje de Carl Kolchack.
José Manuel Estebanez Izquierdo, buen amigo y seguidor habitual de este blog desde sus comienzos me envia por correo una interesante noticia acerca de una nueva serie de TV basada en el personaje de Jeff Rice.
Al parecer la serie estaba apadrinada por Frank Spotnitz, al que los aficionados recordarán por su labor en la serie Expediente X junto a Chris Carter, mientras que en esta ocasión el responsable de poner rostro a Carl Kolchack era el actor Stuart Townsend (La reina de los condenados, La liga de los caballeros extraordinarios, etc.).
Por desgracia, al igual que ocurrió en su momento con John Doe parece ser que la serie no ha podido superar la feroz competencia que se libra ahora mismo en las parrillas norteamericanas y ha sido cancelad…

Los investigadores de lo sobrenatural /03

Tras el inciso dedicado a la necrológica del IAM retomamos la serie dedicada a los más célebres investigadores de lo insólito arribando a la mágica década de los setenta, época de cambios y revoluciones que, todo hay que decirlo, comenzaron a fraguarse a finales de la década anterior con fenómenos tales como el movimiento hippy, las manifestaciones pacifistas en contra de la intervención en Vietnam, las revueltas estudiantiles de mayo del 68, Luther King, Malcom X y la Nación Negra, la psicodelia de Hendrix o el pop-art de Andy Warhol, entre otras corrientes de muy diversa índole que cristalizan definitivamente en los años setenta; los años de la blaxplotation, la música disco y el funky, Studio 54, el cine porno de John Holmes y Garganta Profunda, o los spaghetti-western de Sergio Leone, entre otros eventos memorables. Una época marcada por aperturismo y el afán de libertad, o como reivindicaba Ian Dury, el mítico líder de los Blockheads, “Sexo, drogas y rock & roll” (1977). Todo…

Crónica de una muerte inesperada

Pido perdón por adelantado a todos los visitantes del blog por interrumpir temporalmente la serie de artículos sobre los detectives de lo sobrenatural para hacerme eco de una noticia que no por inesperada es menos dolorosa: Robel abandona la edición española del Isaac Asimov’s Magazine. Tras 21 números, los últimos 6 de ellos con cadencia bimestral y el doble de páginas, la editorial arroja la toalla cerrando así la que sin duda ha sido la mejor edición en castellano de la célebre revista norteamericana de CF. Semejante noticia siempre es una mala noticia – valga la redundancia – para el aficionado. Un servidor siempre ha opinado que en el difícil panorama de la CF española no sobra ningún fanzine, revista o colección por poco apetitosa que aparezca en un principio. Ocasiones hemos tenido, y tendremos, de pasar las vacas flacas. Malo es pues que una revista tan digna y atractiva como el IAM desaparezca de nuestras librerías. Robel cierra así otra etapa tras la reciente conclusión de…

Los investigadores de lo sobrenatural /02

Retomo el hilo de mi entrada anterior para seguir hablando de los más célebres detectives de lo sobrenatural del primer tercio del siglo XX, tras haber comentado (brevemente) a algunos de los más importantes precursores. Por cierto que al hablar sobre Conan Doyle olvidé señalar que este es el creador de otro personaje que se mueve con más profundidad que Holmes en las coordenadas del fantástico, como es el profesor Challenger, en novelas como El mundo perdido (1912) y relatos como El día que la Tierra gritó o La máquina desintegradora (1926). Tras Hesselius, Van Helsing, Challenger y Carnacki habría que mencionar obligatoriamente a John Silence, investigador de lo paranormal, creado por el genial escritor de terror Algernon Blackwood, otro de los puntales referentes de Lovecraft (al igual que Machen). Silence (vinculado también al campo de la medicina) recuerda un poco al Carnacki de Hodgson, aunque más afable y menos misterioso. Blackwood le dedicó varios relatos algunos de los cu…

El agente Pendergast y otros investigadores de lo sobrenatural 1

Originalmente esta entrada iba a versar sobre la obra de los escritores Douglas Preston y Lincoln Child, en general, y la serie de novelas protagonizadas por el carismático agente Pendergast. Híbrido feliz de Fox Mulder, Andy Warhol y Sherlock Holmes, Pendergast es el miembro más reciente del longevo y selecto club de cazadores de pesadillas inaugurado por los doctores Hesselius o Van Helsing, entre otros nombres ilustres. Sin embargo, antes de entrar en materia parecía adecuado hacer un breve repaso a la lista de sus predecesores en el cargo y analizar sus principales señas de identidad. Un primer y apresurado análisis arroja que la mayor parte del gremio son varones de clase social media-alta, posición desahogada, un elevado nivel cultural, y relacionados con el campo de la investigación, ya sea a través de la medicina (como John Silence, o el ya aludido doctor Hesselius) o como agentes de la ley (como Nayland Smith, Teddy London o Dylan Dog). Por supuesto, hay excepciones, como …

Novedades en la Holonet

Con su permiso, en esta ocasión voy a cambiar de tercio para reseñar y recomendar algunas de las últimas novedades que han aparecido recientemente en nuestras librerías. Vaya por delante que un servidor no cobra de nadie, sino que tan solo recomienda los autores o títulos que le gustan, y aun así reconozco que se trata este de un terreno (el de los gustos) muy personal, así que todo esto no pasan de ser meras sugerencias para espíritus afines o interesados. ASIMOV, Isaac, Los propios dioses, La Factoría, Solaris Ficción nº 65 (18,95 €). Si hace poco tiempo la Factoría rescataba otro gran clásico del buen doctor, como era El fin de la eternidad, ahora le toca el turno a esta obra con la que Asimov retornó en 1972 a la CF por la puerta grande, demostrando que quien tuvo retuvo y que podía escribir novelas dentro de los parámetros de la Nueva Ola sin renunciar a su propio estilo. Aun hoy se deja leer con agrado. Altamente recomendable.BARKER, Clive, Hellraiser, La Factoría, Solaris Ter…

Ediciones Especiales: el corte de mangas del director

Se dice, se rumorea, se comenta que el gran actor Christopher Lee se sintió profundamente molesto durante el estreno de la tercera entrega de El Señor de los Anillos al ver que prácticamente todas sus escenas habían desaparecido del film. Al hacérselo notar al director, Peter Jackson, este le respondió, con aire de sorprendida inocencia: “Pero Mr. Lee, sus escenas no han desaparecido; están todas en la edición especial del DVD”; a lo que el actor británico replicó a su vez: “Es posible, Peter, pero es que yo pensaba que la gente que venía al cine pagaba por ver la película completa”. Ignoro hasta que punto es cierta esta anécdota, pero me resulta muy útil como introducción a este comentario sobre lo superfluos – cuando no abusivos – que resultan algunos cortes del director o ediciones especiales hoy en día. Me explico. Cualquier aficionado al cine sabe o intuye que de una película se rueda mucho más de lo que se ve en pantalla, y siempre hay escenas que se desechan durante el proceso…

El misterio no resuelto de John Doe

“Desperté sin recordar quien era o como había llegado hasta ahí; pero en cambio sabía todo lo demás”. Con estas palabras empieza otra de las series de TV más intrigantes y adictivas de los últimos años, Galáctica (el remake) y Perdidos aparte. En los países anglosajones, John Doe es el nombre que se aplica a los individuos o cadáveres desconocidos, sin identidad y que nadie reclama. En nuestro caso el protagonista es un personaje singular, que despierta desnudo en medio de un círculo despejado de maleza en una isla deshabitada cercana a la costa de Seattle. Doe lo ignora todo sobre su pasado, pero sabe todo lo demás: su cerebro contiene información sobre todos los campos imaginables del saber humano o disciplinas físicas (como las artes marciales). Curiosamente, no puede distinguir los colores y solo ve en blanco y negro. Doe recala en Seattle donde utiliza sus talentos para ganarse la vida – bastante bien, por cierto – y colaborar con la policía local con la esperanza de conseguir…

Galactica is back!

Es terrible, pero no puedo evitarlo. Desde hace un par de semanas el friki casposo y post-adolescente que aun pervive en mi interior, está más alborotado y despierto que si al irse a dormir se hubiese encontrado a la Spears desnuda en la cama diciéndole con voz sugerente “Hazme tuya”. Y es que, señores, ¡Galáctica ha vuelto!No, no me refiero a la mítica serie de finales de los 70 apadrinada por el no menos mítico Glen A. Larson, pero casi; se trata de un moderno remake de la misma hecho a primera vista con mejores medios y efectos especiales, aunque quizás con menos encanto naif que su predecesora (y es que los uniformes de los pilotos coloniales, o el de los cilones, tenían su miga).Esta nueva Galáctica – que se puede ver los miércoles por la noche en Calle 13 – sigue de cerca el argumento general de su predecesora, es decir, la guerra entre los cylones y los humanos habitantes de las 12 colonias, la derrota de estos y la posterior persecución por el espacio mientras los supervivient…

Opar la fantástica

Opar es una palabra de resonancias exóticas y múltiples significados. Para los lectores de Edgar Rice Burroughs, es aquella ciudad en ruinas perdida en el interior del África misteriosa donde la bella sacerdotisa La intentaba mantener su dominio sobre una raza decadente. Años más tarde, Philip Jose Farmer nos ayudaría vislumbrar parte del fastuoso pasado de la urbe en sus novelas protagonizadas por Hadon, el héroe de la antigua Opar.
Opar fue también el nombre de un fanzine de vida breve pero intensa y emocionante: un fanzine de aventuras en la mejor tradición del género que no logró superar su cuarto número de existencia, pero se creo un hueco en el ánimo de todos aquellos que tuvieron ocasión de leerlo o incluso - como fue mi caso - de colaborar, aunque fuese ya casi in extremis (Alfonso Cobo dixit).
En la actualidad, Opar es el nombre de un elegante siames de porte aristocrático y caracter afable, pero también el de una librería, uno de esos oasis de cultura y entretenimiento que uno…

Las huellas de la Fundación

¿Qué aficionado a la CF no se ha leído la serie de las Fundaciones de Asimov? La obra del buen doctor es algo así como la Biblia de todo buen iniciado, al menos entre los que ya peinamos alguna que otra cana. Como el propio Asimov se encargaba de recordarnos con un sano sentido del humor no exento de orgullo, la serie de las Fundaciones era la única que había obtenido un premio Hugo especial, en 1966, a la mejor serie de toda la historia de la ciencia ficción. Casi nada. Y lo cierto es que la serie lo merece. Un servidor, cuando era mucho más joven, devoró con fruición aquellos relatos que narraban la decadencia y ruina del Imperio Galáctico, el ascenso de la Primera Fundación, la lucha entre esta y los restos del moribundo Imperio, la irrupción del Mulo y sus efectos sobre el Plan Seldon, y la lucha entre sombras de los miembros de la misteriosa Segunda Fundación por reconstruir el Plan y hacer realidad el sueño de Hari Seldon. “Diez meses antes, el Primer Orador había contemplado aq…

Shambleau y otras aventuras de C.L. Moore

Una de las preguntas más frecuentes por parte de los lectores habituales del blog es de donde proviene el nombre del mismo. Pues bien, Lakkmanda es una de las imaginarias ciudades marcianas frecuentadas por el aventurero espacial Northwest Smith según la fértil imaginación de su creadora, Catherine Lucille Moore. Es, de hecho, en el zoco de Lakkmanda donde Smith encuentra ese chal de intrincado diseño que le transportará en sueños a una tierra poblada de seres hematófagos donde una misteriosa criatura va aniquilando a sus habitantes uno por uno ante la hastiada indiferencia de estos (Sueño Escarlata, 1934). Nacida en Indianápolis en 1911, C.L. Moore (como gustaba de abreviar su nombre) tuvo una infancia enfermiza que devino en un carácter introvertido e imaginativo. El crack del 29 la obligó a trabajar como empleada en un banco para ayudar a su familia y muy pronto comenzó a escribir para complementar sus ingresos. Con su primer relato, Shambleau (1933) creó al prototipo del héroe espa…