Ir al contenido principal

Faneditores 4

Ya que en la anterior entrada hemos hablado de las novelas de Star Wars de Alberto Santos editor, aprovechemos la ocasión para continuar el repaso a la lista de faneditores que últimamente proliferan en nuestro país; y hacerlo precisamente con el arriba aludido.
Quienes hagan memoria recordarán que la casa Alberto Santos comenzó publicando guias acerca de personajes de comic como Spider-Man, Conan o aquella monumental cronología X en cuatro volúmenes; o de sagas cinematográficas como Aliens, Terminator o Star Wars; o de temas tan variopintos como el cine gore, o un libro dedicado a mayor gloria de Jacinto Molina, más conocido como Paul Naschy.
Pero el gran pelotazo de la editorial tiene lugar cuando se hacen con los derechos para publicar las novelas de Star Wars en castellano; derechos que hasta entonces estaban en manos de Martínez Roca, una editorial famosa para todos los aficionados a la CF gracias a su célebre colección Super Ficción. MR había empezado a publicar novelas de Star Wars allá por el año 1991, coincidiendo con el relanzamiento de la franquicia en los EEUU de mano de la editorial Bantam. Sin embargo, MR se limitó a las novelas de la serie principal, es decir, las protagonizadas por Luke, Leia, Han y compañía, dejando de lado las antologías de relatos o series paralelas como el Escuadrón Pícaro (del que sólo se llegó a publicar en castellano el primer volumen). Sin embargo, a partir de 1999 la actividad de la editorial fue decayendo, y pese al acontecimiento que supuso el estreno del Episodio I apenas aprovecharon el tirón para aumentar su producción.
Es entonces cuando Alberto Santos se hace cargo de la franquicia, centrándose en las novelas ambientadas en la nueva trilogía. Paralelamente se publican la serie juvenil "Aprendiz de Jedi" y las 4 primeras entregas de la Nueva Orden Jedi. Con el estreno del Episodio II Alberto Santos pasa a centrarse en casi en exclusiva en publicar las novelas ambientadas durante las Guerras Clon.
Recientemente se ha hecho con los derechos para publicar las novelas de Buffy, de las cuales han aparecido tres hasta la fecha.
También han publicado varias adaptaciones de películas de superhéroes, como los X-Men 2, Spider-Man o Hulk; aunque estas no han funcionado tan bien en el mercado como las anteriores.
Es de suponer que entre sus proyectos de futuro, además de continuar publicando guias tan buenas como a las que nos tienen acostumbrados, estén el continuar las series de Buffy y Star Wars con nuevas entregas. De todas formas, Alberto Santos no deja de ser una editorial modesta, con una capacidad de producción muy ajustada (por ejemplo, en España sólo han aparecido las 4 primeras entregas de la Nueva Orden Jedi, mientras que en los EEUU la serie hace tiempo que ha terminado - son 19 novelas - y ya se habla incluso de secuelas). Otro handicap son los precios, a veces demasiado elevados, aunque justo es reconocer que la calidad del producto - en especial en los libros de tapa dura - también es considerable.
Curiosa editorial, que pese a sus modestos comienzos ha conseguido hacerse con un hueco en el mercado y con los derechos de publicación de dos franquicias tan interesantes como Buffy y Star Wars, en detrimento de otras casas con más fama o respaldo económico. Esperemos que el éxito acompañe a su iniciativa y poder seguir disfrutando en castellano de esas aventuras ambientadas hace mucho, mucho tiempo, en una galaxía muy lejana...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…