Ir al contenido principal

Flinx in flux

Curiosamente, una de las entradas que más interés parecen haber despertado de este blog es la titulada "Los héroes olvidados de la CF". Varios asiduos, por email o en persona, tomando una cerveza, han mostrado interés por esos personajes y series inéditos o parcial y malamente editados en nuestro país, y me han pedido que amplie información sobre algunos de ellos. Dado que han dejado en mis manos elegir por donde empezar, lo haré por uno de mis autores favoritos: Alan Dean Foster y la serie de novelas protagonizadas por los intrépidos Flinx y Pip.
Foster es un autor poco conocido para el aficionado medio español que como mucho lo tiene catalogado como un correcto novelizador de películas o colaborador de franquicias. Verdad es que a lo largo de su carrera Foster ha hecho muchos trabajos de este tipo (Star Wars, Alien, Krull, Outland, entre otros) pero es también autor de una extensa e interesante obra propia, de ficción y no-ficción, que va desde la CF, fantasía, terror, novela policiaca e histórica, western, o ficción contemporanea.
Su pasión por lo exótico le ha llevado a viajar y recorrer mundo, visitando lugares como Tahití y la Polinesia francesa, Europa, Asia, Tanzania, Kenya, Méjico, Perú y numerosas islas del Pacífico. Actualmente reside en Prescott, Arizona, con su mujer JoAnn Oxley.
Como escritor de CF su estilo es clásico y académico, lejos del experimentalismo de un Silverberg o un Delany, por poner 2 ejemplos. En su lugar, Foster ofrece mucha imaginación, espíritu aventurero y sentido del humor. Sus historias suelen estar ambientadas en lugares fascinantes y exóticos, mientras que sus protagonistas son personajes normales y corrientes enfrentados a situaciones que les superan y de las que pueden salir airosos gracias a una combinación de suerte y talento.
Dentro de su producción destaca la serie de Flinx, el huérfano-ladrón-aventurero, siempre acompañado por su mascota y amigo Pip, que recorren mil y una aventuras en una galaxía plagada de peligros mientras Flinx intenta averiguar quien es en realidad, el misterio de su origen y su destino.
La serie comenzó en 1972 con The Tar-Aiym Krang, a la que siguieron títulos como Bloodhype (1973) o The end of the matter (1977), así hasta un total de 11 entregas, la última de las cuales, Running from the deity, apareció en el 2005. Señalar que existe también un volumen omnibus, The Tar-Aiym Krang/Orphan Star del 2002 que recoge los 4 primeros títulos de la saga.
En castellano solo han aparecido 2 de las aventuras de Flinx, publicadas ambas por la editorial Edaf en su primera colección de CF, la de los años 70 (que se nutría del catálogo de CF de la editorial norteamericana Ballantine/Del Rey): el número 7 (El Krang de los Tar-Aiym) y el 17 (Abandonado en las estrellas) que se corresponden con los números 1 y 4 de la serie USA. Para ver un listado completo de la misma, así como ampliar más información acerca de este autor, los interesados pueden consultar su página web:

Comentarios

Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Interesante post, si señor. Muy completo y con enlace a la página web de regalo.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Gracias por su valoración :o) En la medida de lo posible intentaré dar siempre enlaces para que la gente amplie o confirme lo que lea aquí. ¿Qué tal van las jornadas? Cada vez queda menos.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…