Ir al contenido principal

Los investigadores de lo sobrenatural /04

No cabe duda de que Blade el Cazavampiros es mucho más popular actualmente que nuestro anterior personaje, Carl Kolchak, gracias en buena medida a la trilogía fílmica protagonizada por Wesley Snipes. En el cine Blade es un frío y expeditivo cazador de chupasangres (medio humano-medio vampiro a causa de las excepcionales circunstancias de su nacimiento) a los que combate armado con una katana, estacas de plata, blindaje corporal y demás parafernalia que le proporciona su mentor y aliado Abraham Whistler.
Como reza la publicidad, a lo largo de su andadura cinematográfica Blade se enfrentó al Dios de los vampiros (Blade, Stephen Norrington, 1998), a sus demonios (Blade 2, Guillermo del Toro, 2002) y finalmente a su señor, el mismísimo Drácula, interpretado para la ocasión por el célebre actor Dominic Purcell, a.k.a. John Doe (Blade: Trinity, David S. Goyer, 2004) para seguir librando a continuación su peculiar batalla contra los no-muertos más allá del celuloide.
Sin embargo, el Blade original de los años 70 difería en no pocos aspectos de su versión fílmica. Fruto de la Blaxplotiation de los años 70 fue creado por Marv Wolfman y Gene Colan dentro de las páginas del comic-book The Tomb of Drácula, y formaba parte de un grupo más amplio de cazavampiros que incluía a Rachel Van Helsing, Quincy Harker o Frank Drake, entre otros. Este Blade setentero vestía chupa de cuero y gafas de correa tipo aviador, e iba armado con estacas y cuchillos de madera. Sin embargo, pese a toda la mala actitud que se gastaba era básicamente humano (salvo por un breve periodo de tiempo que tuvo un doble vampírico).
A la hora de trasladarlo a la pantalla, el guionista David S. Goyer y los responsables de Marvel pensaron que un Blade “humano” no resultaría demasiado espectacular ni eficaz a la hora de combatir vampiros, así que decidieron fusionar su personaje con el de otro secundario del comic, el detective vampirizado Hannibal King. Eso explica porque cuando King aparece definitivamente en Blade: Trinity su background ha cambiado por completo. Como detalle anecdótico, en dicha película Goyer hace que Drácula use el pseudónimo de Drake, que era el nombre de otro de los protagonistas del comic el cual, irónicamente, era el último descendiente del Señor de los Vampiros allá por los años setenta. Guiños y más guiños al comic original que pueden pasar desapercibidos al espectador ocasional, pero no a quien haya tenido la ocasión de leer las antiguas colecciones de Vértice o la más reciente Biblioteca Grandes del Comic: La Tumba de Drácula de Planeta DeAgostini.
Tras el cierre de la colección original de comic de los setenta Blade prolongó su andadura en viñetas a través de varios especiales y one-shots e incluso formó parte, a pincipios de los 90, de un nuevo grupo de cazadores de vampiros junto con Frank Drake y Hannibal King. Por aquel entonces en la Marvel hubo un auténtico revival del comic de terror que incluyó desde títulos nuevos como Hijos de la medianoche a la renovación de personajes clásicos de la casa, como Morbius, el Hombre Lobo (Jack Russell, no John Jameson), Hellstorm o el Motorista Fantasma, entre otros. Dicho revival evitó que el interés por Blade decreciera e incluso le impulsó como firme candidato a protagonizar su propia saga cinematográfica. Blade se convirtió así en la primera película basada en un personaje Marvel que funcionaba decentemente en taquilla y abrió el camino a otras posteriores como los X-Men, Spider-Man, Daredevil, Hulk, Punisher, los 4F o muy pronto el Hombre Cosa. Y también, como no, a sus propias secuelas que a su vez han insuflado nueva vida al personaje del comic.
Quizás la clave del éxito de Blade sea que este le da la vuelta por completo al rancio concepto del cazavampiros tradicional, ya que frente a los decimonónicos Van Helsing o Hesselius, o los más recientes Kolchack y Martín Mystere, el personaje que nos ocupa parece más bien un secundario de Las noches rojas de Harlem, Foxy Brown o cualquier película actual de Tarantino: violento, machista, mal hablado y mal encarado, y políticamente incorrecto hasta la médula; características estas que curiosamente han acabado jugando a su favor durante más de tres décadas.
Y esto es todo por ahora, en la próxima entrega será el turno de Martín Mystere, Dylan Dog o Teddy London, entre otros. Como diría Gandalf, el fin del viaje se aproxima, pero lo mejor todavía está por llegar. Nos vemos o nos leemos en unos días. Beam me up, Scotty.

Comentarios

Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Sigo aquí enganchado, no lo dudes
Anónimo ha dicho que…
Hola Alejandro, has estado tan acertado como siempre en tu comentario. Saludos, jose manuel.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Gracias por su apoyo y aportaciones, en breve haremos 50 añitos, digo entradas, y espero celebrarlo con todos Uds. Excelsior, que diría Stan Lee
Jorge Iván Argiz ha dicho que…
¿Me puedes hablar de una escritora que se llama MARIANNE DE PIERRES y de su trilogia iniciada con NYLON ANGEL? ¿Te parece tan buena como dicen?
Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
Personalmente me gustan mucho las películas de Blade, si bien nunca he tenido el gusto de leer sus cómics. ¿Has visto el animé? ¡Es formidable! La serie de imagen real nunca la he visto, pero recuerdo con mucho cariño su intervención en el programa animado de Spiderman de los noventa.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Pues no, Elwin, aunque si recuerdo haber visto la (fallida) serie de TV en imagen real que rodaron tras la 3ª película, y que apenas duró una temporada. Los comics están bien, aunque yo me quedo con la etapa clásica de Marv Wolfman y Gene Colan. ¡Saludos!

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…