Ir al contenido principal

Los investigadores de lo sobrenatural /03

Tras el inciso dedicado a la necrológica del IAM retomamos la serie dedicada a los más célebres investigadores de lo insólito arribando a la mágica década de los setenta, época de cambios y revoluciones que, todo hay que decirlo, comenzaron a fraguarse a finales de la década anterior con fenómenos tales como el movimiento hippy, las manifestaciones pacifistas en contra de la intervención en Vietnam, las revueltas estudiantiles de mayo del 68, Luther King, Malcom X y la Nación Negra, la psicodelia de Hendrix o el pop-art de Andy Warhol, entre otras corrientes de muy diversa índole que cristalizan definitivamente en los años setenta; los años de la blaxplotation, la música disco y el funky, Studio 54, el cine porno de John Holmes y Garganta Profunda, o los spaghetti-western de Sergio Leone, entre otros eventos memorables. Una época marcada por aperturismo y el afán de libertad, o como reivindicaba Ian Dury, el mítico líder de los Blockheads, “Sexo, drogas y rock & roll” (1977).
Todos estos fenómenos tienen repercusiones a muy distinto nivel, tanto políticas como sociales o culturales, a las que no son ajenos ni el género de terror ni el linaje de los investigadores de lo sobrenatural. Frente a los pulcros y académicos Van Helsing, Hesselius o Silence, el primer y mejor representante de esta nueva era es Carl Kolchak, periodista de investigación, cuyo trabajo le lleva a involucrarse frecuentemente con vampiros, científicos locos, zombies, fantasmas, extraterrestres y otras criaturas igualmente desagradables.
Creado en 1972 por el novelista Jeff Rice (en su libro The Kolchak Tapes), este intrépido reportero con los rasgos físicos del actor Darren McGavin fue el protagonista de dos telefilmes (en 1972 y 1973) y una serie de TV (entre 1974-75) que si bien no tuvo mucho éxito en su momento, con el tiempo alcanzó la categoría de “Obra de culto” y marcó a toda una generación de escritores y realizadores vinculados al fantástico, como Chris Carter o Frank Spotnitz. Frente a sus ilustres, cultos y elegantes predecesores, Kolchack se caracteriza por su vulgaridad en el mejor sentido de la palabra: gasta un look desaseado al estilo Colombo; siempre anda corto de dinero; nunca consigue pruebas definitivas de sus aventuras; y las autoridades se ríen de él y le toman por loco, cuando no le echan de la ciudad a puntapiés. Para nostálgicos y aficionados a la cultura pop, el guión del segundo telefilme (Kolchack, The Night Strangler, 1973) es obra del genial escritor de terror Richard Matheson (autor de las no menos célebres Soy leyenda - 1954 -  y El increible hombre menguante, 1956), responsable también de buena parte de la estética y atmósfera de la posterior serie televisiva, en colaboración con el mismo Rice o el productor Dan Curtis.
Desde el 2002, la editorial norteamericana Moonstone ha rescatado al personaje a través de una serie de comics y números especiales, y acaba de lanzar al mercado una antología con 26 nuevas historias cortas escritas por gente del calibre de Mike W. Barr, Stuart Kaminsky, Chuck Dixon, Peter David o Max Allan Collins, entre otros nombres ilustres (Kolchack: The Night Stalker Chronicles, Moonstone Books, 2005). Para los interesados, el enlace a la página web de la editorial es:
Pese a su simpática vulgaridad (o más bien, gracias a ella) Carl Kolchack ha creado escuela. Chris Carter, el responsable de Expediente X y Millennium nunca ha ocultado su pasión por el personaje, con el cual el famoso agente Mulder comparte no pocas características; lo que explica, asimismo, que Darren McGavin apareciera como actor invitado en algún episodio de las aventuras de Mulder y Scully.
Y esto es todo de momento, o al menos acerca de Carl Kolchack. Para quienes deseen profundizar más en la serie y el personaje les recomiendo el excelente artículo escrito por Carlos Díaz Maroto para Pasadizo a través del siguiente enlace
Y ahora si, nos despedimos hasta dentro de pocos días en que continuaremos la serie de la mano de Blade, el cazavampiros. El original de los años 70, no Wesley Snipes. Hasta entonces, un abrazo. Nos vemos, leemos o lo que ocurra primero.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ya era hora Alejandro, que nos estabamos mordiendo las uñas de impaciencia a la espera de que siguieses con esas crónicas de los detectives de lo paranormal. Me podrias aclarar si a principios de los ochenta hubo un intento de resucitar a Kolchack en un par de telefilmes que dio televisión española en Estrenos TV. Saludos, jose manuel.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Pues no, tu debes estas pensando en los 2 telefilmes originales: "The Night Stalker" (1972), adaptación de la novela original, y "The Night Strangler" (1973), una historia inédita escrita por el gran Richard Matheson. A continuación se rodaría la serie televisiva. Digo que esos deben ser a los que te refieres porque en España, en efecto, los emitiron por esas fechas. La serie, en cambio, permanece inédita hasta la fecha... aunque en estos tiempos del DVD ya nada es inasequible :o)
Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Hola, Alejandro:

Por diversos problemas llevaba sin entrar por aquí más tiempo del que quería así que me he dado un atracón de leer para recuperar el tiempo perdido, jeje.

Como siempre enhorabuena por tu trabajo aquí.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…