Ir al contenido principal

De Aniversario

No sé si alguno de los seguidores habituales de este blog se habrá dado cuenta de que la anterior entrada hizo la número 50, un a cifra modesta pero que no deja de tener su significado simbólico. Parece que fue ayer cuando animado por Jorge Iván Argiz y Germán Menéndez Florez me lancé a la gratificante tarea de poner en marcha mi propio blog. De eso hace ya seis meses. Por el camino han quedado muchas anécdotas y experiencias memorables y otras no tanto, pero que caray, hemos perseverado y aquí estamos para seguir mientras ustedes quieran acompañarnos.

Me consta que a mucha gente que me conoce y me vincula sobre todo al mundo del comic, debido a mi colaboración en revistas como el Dentro de la Viñeta o El pequeño Nemo, amén de eventos culturales como la Semana Negra o las Jornadas del Comic de la Villa de Avilés, les ha chocado el que haya creado un blog centrado (o al menos esa era la idea) en la CF más clásica y pura; aunque aquellos que me conocen un poco más saben que esa ha sido siempre mi pasión poco secreta, menos aun oculta y casi confesa a gritos desde que compre aquella Selección 1 de Asimov en Musidora hace ya tantos años que solo había dos cadenas y la uno no retransmitía de 3 a 7 de la tarde. Incredible, but true.

Sacar este blog adelante con mayor o menor regularidad no dejaba de ser todo un reto para un negado de la informática como yo; pero poco a poco, asesorado por gente más experta que un servidor, como GMF, Iván Olmedo o Carlos Sueiro he logrado ir descubriendo como subir imágenes o crear hipervínculos. Aun me queda por averiguar como poner links o enlaces en el lateral de la página, pero prometo ponerme las pilas y poder ofrecer dentro de poco atajos a otros blogs de interés como Desde mi mundo o sitios de Internet de interés como Estación de Tinieblas o el recientemente galardonado Sitio de Ciencia Ficción (Enhorabuena).

Pero sobre todo quería aprovechar esta oportunidad para dar las gracias a todos los visitantes más o menos asiduos del Zoco. Sin vosotros, esto no sería más que los desbarros inconexos de un friki aburrido y con demasiado tiempo libre (bueno, no tanto). Por lo tanto muchas gracias a todos los que alguna vez le habéis robado un minuto al tiempo para pasaros por aquí y tomaros la molestia de leer mis entradas e incluso a veces de aportar vuestros comentarios, aportaciones y sugerencias. Un millón de gracias, de verdad. Espero seguir contando con vuestra compañía en el futuro, que durará tanto como nosotros queramos. Hasta el infinito y más allá.

Comentarios

Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Enhorabuena. Ahora a por las 100 entradas, jeje
Anónimo ha dicho que…
Felicidades Alejandro, a ver si lo podemos celebrar el viernes y nos invitas a comer y de paso a un bayleys. Saludos, jose manuel.
Iván Olmedo ha dicho que…
¡Ay!, yo no he podido serte de tanta ayuda, sorry, ya que no has podido con los links, por ahora. De todas formas espero que nadie que me conozca lea eso de "más experto en el tema", donde estoy incluído, porque se iban a descohonar.
Mi sincera enhorabuena por un blog tan interesante y centrado. ¡A perdurar!
Alejandro Caveda ha dicho que…
Bueno, pero mi incompetencia no es culpa tuya; pese a todo haré todos los esfuerzos posibles, aunque tenga que meter los enlaces a pelo en cada artículo, que eso si se como hacerlo. Por cierto, muy buenos tus comentarios de opinión para el sitio de CF, te he dejado algún que otro comentario, aunque o hayas reconocido mi nick :o)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…