Ir al contenido principal

Opar la fantástica

Opar es una palabra de resonancias exóticas y múltiples significados. Para los lectores de Edgar Rice Burroughs, es aquella ciudad en ruinas perdida en el interior del África misteriosa donde la bella sacerdotisa La intentaba mantener su dominio sobre una raza decadente. Años más tarde, Philip Jose Farmer nos ayudaría vislumbrar parte del fastuoso pasado de la urbe en sus novelas protagonizadas por Hadon, el héroe de la antigua Opar.
Opar fue también el nombre de un fanzine de vida breve pero intensa y emocionante: un fanzine de aventuras en la mejor tradición del género que no logró superar su cuarto número de existencia, pero se creo un hueco en el ánimo de todos aquellos que tuvieron ocasión de leerlo o incluso - como fue mi caso - de colaborar, aunque fuese ya casi in extremis (Alfonso Cobo dixit).
En la actualidad, Opar es el nombre de un elegante siames de porte aristocrático y caracter afable, pero también el de una librería, uno de esos oasis de cultura y entretenimiento que uno puede tener la sorpresa de encontrarse cuando deambula por la capital.
Todos estos lugares, personajes y lecturas tan dispares están relacionados, y cobran sentido en torno a la figura de Alfredo Lara; lector, aficionado, coleccionista, faneditor, supervisor de colecciones y ahora por fin librero, en el más amplio sentido de la palabra. Con ese aspecto intelectualmente entrañable, como el de un rejuvenecido Woody Allen, Alfredo es uno de esos personajes anónimos pero que sin embargo todo el mundo conoce que tanto y tan bien ha hecho por la narrativa histórica y el fantástico en nuestro país. Ha estado y está detras de proyectos como el ya aludido fanzine Opar; la colección de novela histórica de Valdemar; el nuevo sello editorial Forminge, y por último, pero no menos importante, la librería Opar. Sita en la madrilena calle Duque de Sesto 37, Opar ofrece al visitante que cruce sus puertas, casualmente o a tiro fijo, la mejor selección del catálogo de Valdemar, incluyendo muchos títulos ya descatalogados imposibles de conseguir incluso a través de otras librerías y distribuidoras, amén de un extenso surtido de literatura variada de 2ª mano, en impecable estado, que va desde la CF al terror pasando por la novela de aventuras, fantasía, policiaca o ensayo. Todo ello servido con el buen hacer de Alfredo y sus colaboradores habituales.
Que le voy a hacer, pero me encantan esas librerías antiguas que huelen a libro viejo, con las paredes recubiertas de estanterias de madera y decoradas con posters y reproducciones litográficas; esas librerías donde puedes pasarte horas rebuscando ese número, título o ejemplar que aun te falta sin que un empleado de uniforme te mire mal; esas librerías donde el librero, cuando le preguntas por un autor, título o editorial, sabe enseguida de lo que le estas hablando y no necesita consultar ninguna base de datos en Internet, porque es lo suyo, le gusta y conoce su oficio; esas librerías, en resumen, donde puedes pasarte horas charlando con el librero, u otros clientes, de literatura o lo que se tercie. Esos lugares en los que, hablando en plata, te sientes a gusto. Como era antaño Musidora, o todavía es Paradiso, aquí en Gijón; o como son Miraguano y Opar en Madrid. Y es que ahora que soy viejo - citando a Nino Ortea - no puedo dejar de sentirme nostálgico, como cuando era joven. Esta va por ti, Alfredo.
Para navegantes interesados, el link de la librería es: www.opar.iberlibro.net

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
hola, gracias por el comentario, pude visitar la libreria opar y me encantó, decirte además que averigue que Alfredo Lara tb está detras de la web de novela historica www.bibliolimpo.com que te recomiendo ver y su catálogo ya no está en iberlibro sino en uniliber. salud2
Alejandro Caveda ha dicho que…
Pues muchas gracias por la visita y tus comentarios, mi anónimo amigo, y espero verte por aquí más a menudo. Salu2
Scherzo ha dicho que…
Hola, sólo actualizar la dirección en la que se encuentra actualmente la librería Opar. Ha pasado de estar en Duque de Sesto a esta nueva dirección (y horario):

C/ Goya 99, esc. C, 2º D (28009 Madrid)
Horario: 10:00 - 14:30 horas (Lunes a Viernes) y los Martes también de 17:00 - 20:30 horas (sábados cerrado)

Saludos

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…