Ir al contenido principal

Crónica de una muerte inesperada

Pido perdón por adelantado a todos los visitantes del blog por interrumpir temporalmente la serie de artículos sobre los detectives de lo sobrenatural para hacerme eco de una noticia que no por inesperada es menos dolorosa: Robel abandona la edición española del Isaac Asimov’s Magazine. Tras 21 números, los últimos 6 de ellos con cadencia bimestral y el doble de páginas, la editorial arroja la toalla cerrando así la que sin duda ha sido la mejor edición en castellano de la célebre revista norteamericana de CF.

Semejante noticia siempre es una mala noticia – valga la redundancia – para el aficionado. Un servidor siempre ha opinado que en el difícil panorama de la CF española no sobra ningún fanzine, revista o colección por poco apetitosa que aparezca en un principio. Ocasiones hemos tenido, y tendremos, de pasar las vacas flacas. Malo es pues que una revista tan digna y atractiva como el IAM desaparezca de nuestras librerías. Robel cierra así otra etapa tras la reciente conclusión del Orden Estelar.

Tal vez alguno de los seguidores de este foro recuerde una entrada reciente titulada “La literatura sobre CF en España” en la que hacia un breve repaso a las principales revistas del género que se publicaban en nuestro país hasta la fecha. Pues bien, a día de hoy habría que tachar ya al IAM, mientras que el Solaris lleva varios meses, casi un año ausente de los escaparates.

Todo ello ha llevado a varios comentaristas a especular con una posible e inminente crisis del sector en España, idea que tal vez resulte un tanto alarmista a priori, aunque no descabellada. Quienes tengan una cierta memoria histórica o recuerden los editoriales de ND sabrán de lo que hablo: en las últimas décadas el mercado de la CF en nuestro país ha pasado por sucesivas etapas de auge y decadencia. El ciclo es siempre similar: en un momento dado, varias editoriales, por motivos que solo ellas conocen, estiman que puede haber negocio en eso de publicar CF y deciden lanzarse al ruedo editando revistas y colecciones por doquier. Por desgracia, la oferta crece mucho más rápido que la demanda. Los lectores habituales se ven incapaces de absorber tantas novedades y se ven obligados a seleccionar. Al final, varias o muchas de dichas revistas o colecciones acaban por cerrar, incapaces de soportar la competencia o la presión de las leyes del mercado.

No digo que sea este el caso del IAM, aunque todo es posible; quizás la desaparición de la revista sea el heraldo de una nueva era de crisis que barra con parte de la oferta actual y nos retraiga a tiempos peores, aunque en la actualidad tenemos al menos el consuelo de Internet para parchear la escasez – ojalá que temporal – de revistas. En todo caso, haya crisis o no, la defunción del Isaac Asimov no deja de ser una mala noticia; como esos casos en los que el barco se está hundiendo y el sobrecargo anuncia que ya no queda sitio en los botes, para añadir a continuación que se olvidaron los chalecos salvavidas en el puerto. Descanse en paz.

Comentarios

Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Hola, Alejandro:

Sin duda una lástima lo de la revista, pero bueno, seguro que alguien retoma la iniciativa ¿o eres negativo en ese sentido?
Alejandro Caveda ha dicho que…
Bueno, negativo, negativo no... El Isaac Asimov Magazine ha muerto y resucitado en castellano hasta cinco veces, esta última ha sido la mejor pero no tiene porque ser la definitiva... Ahora bien, también cabe pensar que si ha pinchado hasta cinco veces, pocas esperanzas de futuro puede tener. Los dioses de kobol dirán.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…