Ir al contenido principal

Diario de Carcosa /07


Entrada #31 (13/05/2017)

Ayer me pasó algo extraño. O no. No estoy segura, y eso es lo que me reconcome por dentro. Después de un largo y duro día de trabajo decidí acercarme a la cantina de la redacción (que como ya he explicado, no estaba exactamente en la redacción). Mientras me tomaba una cerveza un joven alto, moreno y en buena forma se acercó a charlar o flirtear conmigo. Aunque no estaba interesada (aun me duraba el recuerdo de mi primera experiencia lésbica, tres días atrás) el tipo era guapo, divertido, y consiguió arrancarme una sonrisa, así que compartimos un par de rondas.
Lo siguiente que recuerdo es despertar a la mañana siguiente en mi casa. Estaba tumbada desnuda boca abajo en la cama, mientras que mi ropa yacía hecha un ovillo en el suelo, algo que no es muy habitual en mi (soy una maniática del orden). También tenía un dolor de cabeza monumental, aunque por lo general hacían falta mucho más que un par de cervezas para que yo me levantase con resaca. Mi primera parada fue la ducha, donde permanecí un buen rato bajo el chorro de agua fría antes de salir, ponerme unos shorts y una camiseta de tirantes, e irme a la cocina a preparar un café. La puerta de casa estaba cerrada por dentro, con las llaves todavía puestas en la cerradura, por lo que parecía lógico pensar que nadie había entrado conmigo y, sin embargo, tenía la extraña sensación de que alguien más había estado ahí. Todo parecía igual y, a la vez, diferente, de una forma sutil pero inequívoca, como si el misterioso visitante nocturno hubiese registrado mis notas y papeles y después se hubiese esforzado en dejarlos tal y como estaban. Pero, si todo parecía normal, ¿por qué no podía quitarme la idea de la cabeza? ¿Y si el atractivo joven de la noche anterior había aprovechado un momento de descuido para echarme algo en la cerveza? Una dosis masiva de Lorazepam podía explicar los síntomas físicos que sentía, pero ¿cómo había salido el intruso, sin hacer ruido y dejando la puerta cerrada tras él? ¿Era Spider-Man, o acaso me estaba volviendo paranoica?
En cualquier caso, el grueso de mi investigación está a salvo en mi portátil y en un disco duro de respaldo que tengo escondido en la oficina, por lo que el visitante (imaginario, o no) tan sólo habría podido tener acceso a varios cuadernos de notas escritos con mi taquigrafía personal, indescifrable hasta para un experto en lenguas muertas. Pero a partir de aquí tendré que tener más cuidado, vigilar con quien hablo, pedir sólo botellas de agua que vengan cerradas, y no perder el vaso nunca de vista.
Sólo por si acaso.

(Continuará)
 
© Alejandro Caveda (Todos los derechos reservados).
Este relato ha sido registrado en Safe Creative (Registro de la propiedad intelectual) de forma previa a su publicación en el Zoco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…