Ir al contenido principal

Diario de Carcosa /05


Entrada #29 (05/05/2017)

Al final, he tardado un par de días en poder acercarme hasta la librería central de Los Ángeles para poder buscar información sobre Chambers y su obra, pero tras una rápida consulta informática localicé no menos de diez entradas, aunque me centré en El rey de amarillo (1895), que era el título del libro cuya portada ocupaba un lugar destacado en el mural de Marten. Efectivamente, en buena parte de la obra se mencionaba el Signo Amarillo en relación con una misteriosa entidad conocida como el Rey de Amarillo, así como una obra de teatro - de la que sólo se citan fragmentos - del mismo nombre. Al parecer, el Signo Amarillo atrae la desgracia, la locura y la muerte sobre todos quienes tienen la mala suerte de encontrárselo, tal y como ocurría en la película de Janos de 1929. Sin embargo, para mi sorpresa, en otro de los libros de Chambers encontré un relato corto titulado "The maker of moons" cuyo argumento era muy similar al del filme, aunque en la narración no se hacía referencia expresa al Signo Amarillo. Aquello ponía en entredicho la influencia de Sax Rohmer, ya que el relato era muy anterior a la película, más concretamente, de 1905. No fue esa la única sorpresa que me llevé. Si bien la palabra Carcosa aparecía mencionada varias veces en el libro de Chambers, en realidad era fruto de la imaginación de Ambrose Bierce, que la había usado por primera vez en una historia corta llamada "An Inhabitant of Carcosa", escrita el 5 de diciembre de 1886, poco antes de la publicación de El Rey de Amarillo.
Ambrose Bierce fue un personaje curioso: editorialista, periodista, escritor satírico y de misterio, publicó numerosos relatos macabros que influyeron en toda una generación de autores coetáneos y posteriores a él, entre los cuales se encuentra Chambers y, por extensión, Lovecraft y su círculo. Bierce desapareció (presumiblemente muerto) en 1913 cerca de Chihuahua, a donde se había desplazado para cubrir los eventos de la Revolución Mexicana. En sus historias, Carcosa es una antigua ciudad situada en la tierra de los muertos y poblada por fantasmas. Chambers retomó el concepto, aunque transformando Carcosa en una ciudad extraterrestre situada junto al neblinoso lago Hali y a la ciudad de Alar. A su vez, estos lugares se ubican en un planeta de las Híades, cerca de Aldebarán. En su firmamento se alzan estrellas negras en lo que parece ser un sistema solar binario, como el de Tatooine. Otros autores como Derleth o James Blish terminaron de pulir el mito (o de adulterarlo, según algunos). Las referencias al Signo Amarillo me trajeron a la cabeza una de las inscripciones que Marten había dejado a lo largo del puzle, escritas a mano y en mayúsculas. Esta, en concreto, rezaba: CARCOSA?? y quizás implicaba que mi compañero había llegado al mismo punto muerto que yo. ¿Fantasmas? ¿Ciudades alienígenas? Basura gótica. Y sin embargo... Hay demasiadas coincidencias. Empiezo a vislumbrar un orden dentro del caos, un orden que no pertenece a este mundo, pero que de alguna forma, en ocasiones, logra interconectarse con él. ¿Era eso lo que Marten había percibido? Y en ese caso ¿Cómo nos afecta? Para mi próximo paso he decidido dar un salto en el tiempo e investigar al grupo de música The Yellow Sign, a fin de descubrir si había alguna relación con todo lo previo, o podía descartarlo como una pista falsa. Al fin y al cabo, ¿qué pueden tener en común un libro escrito a fines del XIX, una película de 1929 y un grupo de Hard Rock de los años setenta? Pero tengo miedo de averiguar la respuesta, y que no sea precisamente la que quiero encontrar.

(Continuará)
 
© Alejandro Caveda (Todos los derechos reservados).
Este relato ha sido registrado en Safe Creative (Registro de la propiedad intelectual) de forma previa a su publicación en el Zoco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…