Diario de Carcosa /05


Entrada #29 (05/05/2017)

Al final, he tardado un par de días en poder acercarme hasta la librería central de Los Ángeles para poder buscar información sobre Chambers y su obra, pero tras una rápida consulta informática localicé no menos de diez entradas, aunque me centré en El rey de amarillo (1895), que era el título del libro cuya portada ocupaba un lugar destacado en el mural de Marten. Efectivamente, en buena parte de la obra se mencionaba el Signo Amarillo en relación con una misteriosa entidad conocida como el Rey de Amarillo, así como una obra de teatro - de la que sólo se citan fragmentos - del mismo nombre. Al parecer, el Signo Amarillo atrae la desgracia, la locura y la muerte sobre todos quienes tienen la mala suerte de encontrárselo, tal y como ocurría en la película de Janos de 1929. Sin embargo, para mi sorpresa, en otro de los libros de Chambers encontré un relato corto titulado "The maker of moons" cuyo argumento era muy similar al del filme, aunque en la narración no se hacía referencia expresa al Signo Amarillo. Aquello ponía en entredicho la influencia de Sax Rohmer, ya que el relato era muy anterior a la película, más concretamente, de 1905. No fue esa la única sorpresa que me llevé. Si bien la palabra Carcosa aparecía mencionada varias veces en el libro de Chambers, en realidad era fruto de la imaginación de Ambrose Bierce, que la había usado por primera vez en una historia corta llamada "An Inhabitant of Carcosa", escrita el 5 de diciembre de 1886, poco antes de la publicación de El Rey de Amarillo.
Ambrose Bierce fue un personaje curioso: editorialista, periodista, escritor satírico y de misterio, publicó numerosos relatos macabros que influyeron en toda una generación de autores coetáneos y posteriores a él, entre los cuales se encuentra Chambers y, por extensión, Lovecraft y su círculo. Bierce desapareció (presumiblemente muerto) en 1913 cerca de Chihuahua, a donde se había desplazado para cubrir los eventos de la Revolución Mexicana. En sus historias, Carcosa es una antigua ciudad situada en la tierra de los muertos y poblada por fantasmas. Chambers retomó el concepto, aunque transformando Carcosa en una ciudad extraterrestre situada junto al neblinoso lago Hali y a la ciudad de Alar. A su vez, estos lugares se ubican en un planeta de las Híades, cerca de Aldebarán. En su firmamento se alzan estrellas negras en lo que parece ser un sistema solar binario, como el de Tatooine. Otros autores como Derleth o James Blish terminaron de pulir el mito (o de adulterarlo, según algunos). Las referencias al Signo Amarillo me trajeron a la cabeza una de las inscripciones que Marten había dejado a lo largo del puzle, escritas a mano y en mayúsculas. Esta, en concreto, rezaba: CARCOSA?? y quizás implicaba que mi compañero había llegado al mismo punto muerto que yo. ¿Fantasmas? ¿Ciudades alienígenas? Basura gótica. Y sin embargo... Hay demasiadas coincidencias. Empiezo a vislumbrar un orden dentro del caos, un orden que no pertenece a este mundo, pero que de alguna forma, en ocasiones, logra interconectarse con él. ¿Era eso lo que Marten había percibido? Y en ese caso ¿Cómo nos afecta? Para mi próximo paso he decidido dar un salto en el tiempo e investigar al grupo de música The Yellow Sign, a fin de descubrir si había alguna relación con todo lo previo, o podía descartarlo como una pista falsa. Al fin y al cabo, ¿qué pueden tener en común un libro escrito a fines del XIX, una película de 1929 y un grupo de Hard Rock de los años setenta? Pero tengo miedo de averiguar la respuesta, y que no sea precisamente la que quiero encontrar.

(Continuará)
 
© Alejandro Caveda (Todos los derechos reservados).
Este relato ha sido registrado en Safe Creative (Registro de la propiedad intelectual) de forma previa a su publicación en el Zoco.

Comentarios