Ir al contenido principal

Una de jueces

Erase una vez un juez que, estresado por su trabajo, decidió ir a pasar varios días de vacaciones a una casona rural. Sin embargo, al poco de hallarse en aquel idílico lugar, el probo funcionario comenzó a aburrirse a más no poder, hasta que cansado de la vida tranquila y apacible del campo fue a buscar a su casero para ofrecerse a echarle una mano.
- Pero eso no puede ser - respondió el honrado hostelero -. Usted ha venido aquí a descansar, y no sería correcto por mi parte ponerle a dar el callo. Además, usted es un hombre de estudios y no está acostumbrado a este tipo de tareas.
- No se preocupe - le respondió el togado -. Me apetece hacer algo. De hecho, tanta inactividad me altera los nervios. Usted diga en que puedo echarle una mano, y yo se la echo encantado.
- Pues no se... Ahora mismo iba a acogotar seis gallinas para la comida de mañana, pero es una tarea muy desagradable y seguro que usted...
- No se preocupe, delo por hecho.
Y en efecto, al cabo de apenas 20 minutos el juez hallábase de regreso, frotándose las manos y con una más que evidente sonrisa de satisfacción pintada en su rostro.
- Ya está. ¿Qué más hay que hacer por ahí?
Sorprendido, el hostelero le repuso:
- ¿Ya ha terminado? Que rapidez. A mi me hubiera llevado el doble... Hombre, puestos a hacer hay una cosa, pero no estoy seguro de que un caballero como usted...
- ¿De que se trata?
- De vaciar el establo de estiercol y amontonarlo afuera. Sacar el cucho, vamos. Pero no creo yo que un señor juez...
- No se preocupe, deme una pala y delo por hecho.
No había pasado una hora cuando el justiciero funcionario estaba de regreso, sudoroso pero con otra sonrisa de satisfacción pintada en los labios.
- Ya está amontonado el estiercol, ¿que va ahora?
- Pues no lo sé - replicó el asombrado hombre de campo -. Ha hecho usted solo en una hora el trabajo de cinco hombres en media jornada. Es usted una máquina. Ya no sé que más pedirle... Bueno, si, hay una cosa que para un hombre como usted será pan comido.
- ¿De qué se trata?
- En el almacen hay un enorme montón de patatas y varias cajas de madera. Se trata de que las separe y clasifique por colores y tamaños. ¿Le supondría mucha molestia...?
- En absoluto - dijo el juez, alejándose. El hostelero continuó con sus tareas habituales. Pasaron las horas sin que su huesped regresase. Cayó la noche, el cielo comenzó a oscurecerse, y ni rastro del hombre de leyes. Intrigado, el campesino cogió una linterna y se dirigió al almacen, donde encontró al juez en actitud pensativa delante de un gran montón de patatas y otro de cajas vacias.
- No lo entiendo - exclamó -. Arregló lo de las gallinas y el estiercol en un tiempo record, y en cambio ni siquiera ha empezado con las patatas. ¿Qué problema tiene?
A lo que el nervioso juez le respondió:
- Mire usted, yo soy un funcionario del Ministerio de Justicia. Cuando se trata de cortar cabezas y llevar mierda de un lado a otro, no tengo ningún problema, pero ¡NO ME PIDA QUE TOME DECISIONES, QUE ME BLOQUEO!

(Para José Manuel Estebanez Izquierdo, hombre de leyes, comiquero, friki y gran amigo, con cariño).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Que GRAN diplomático se ha perdido con usted, Sr. Caveda!!!!!
El Libano, Iran, Corea del Norte, lo del ruído en el Barrio de la Arena... todos esos conflictos que preocupan a la humanidad serían ahora nada más que recuerdo si usted usted hubiera mediado en ellos!
(.... por cierto el chiste muy bueno!)
G M F
Alejandro Caveda ha dicho que…
Y si hubiera nacido y vivido en los USA no te quiero ni contar..
Anónimo ha dicho que…
Con amigos así, quien necesita enemigos. Saludos, jose manuel.
Rafa ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
Vaya, vaya. Se ve que seguimos cultivando ese fino e irónico
sentido del humor que le caracteriza, ¿eh?
Saludinos, RGM
Alejandro Caveda ha dicho que…
Se hace lo que se puede, aunque hay malas lenguas que insinuan que mi sentido del humor es diplomática y políticamente incorrecto. A ver cuando quedamos para tomar algo con el resto de la panda, Mr. RGM

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…

Las aventuras de Han Solo

Harrison Ford está viviendo una madurez espléndida. Tras interpretar por cuarta vez a Indiana Jones en 2008 (1), hemos podido verle en títulos tan llamativos como Cowboys & Aliens (2011), El juego de Ender (2013) o Los Mercenarios 3 (2014). En el 2015 retomó su papel como Han Solo en el Ep. VII: El despertar de la Fuerza, en breve podremos verle de nuevo como el caza-replicantes Rick Deckard en Blade Runner 2049 (Dennis Villenueve, 2017) y es posible que vuelva a dar vida al veterano arqueólogo en un nuevo proyecto, aun por concretar, previsto para 2020.
A mayor abundamiento, [Spoiler] su "muerte" en el momento álgido del Ep. VII [/Spoiler] ha despertado el interés por Han Solo, un personaje que si bien forma parte importante de la cultura popular de las últimas décadas, rara vez ha tenido ocasión de brillar por separado, compartiendo la mayoría de sus aventuras junto a la princesa Leía, Luke Skywalker, Lando Calrissian y, cómo no, R2D2 y C3PO. Sin embargo, en algunas oca…