Invasión

Reconozco que pese a que al principio no me llamaba en exceso la atención, esta serie de ciencia ficción creada y desarrollada por el afamado guionista de tv Shaun Cassidy (Caso Abierto, La Agencia) ha terminado por engancharme. Si bien los primeros episodios eran muy lentos y la trama tenía un cierto regusto a algo ya visto demasiadas veces en el pasado, la serie ha arrancado con énfasis a partir de su décima entrega, donde comprobamos que todos los pequeños detalles que parecian superfluos e inconexos tenian sentido, y una vez descubierta la verdadera naturaleza de los "visitantes" los acontecimientos se precipitan de forma absorvente hacia el enfrentamiento final entre ambas comunidades, la humana y los híbridos ¿alienígenas?
Invasión bebe sin tapujos de clásicos inolvidables de la CF de todos los tiempos, aunque ha sabido actualizarlos y darles un toque fresco y original. Sin duda alguna, el precedente más claro es la novela La invasión de los ladrones de cuerpos (1954) del escritor norteamericano Jack Finney y su correspondiente adaptación cinematográfica (Don Siegel, 1956). También se pueden rastrear influencias de otra novela similar, publicada por la misma época: Amos de títeres (1951) de Robert A. Heinlein. Pero mientras que los alienígenas de Heinlein se limitan (es un decir) a parasitar y controlar a su huesped, las vainas de Finney suplantan al ser humano original, al igual que hacen las criaturas acuáticas de Cassidy.
Otro elemento presente en la serie - el enfrentamiento entre los seres humanos "puros" y los híbridos o mutantes que han de reemplazarlos - deriva asimismo de títulos míticos del género, como Los cuclillos de Midwich (1957) del escritor británico John Wyndham; o el Slan (1946) del maestro A. E. Van Vogt, sin olvidarnos de comics como X-Men y su correspondiente trilogía fílmica.
Muchas de estas novelas han sido asimismo trasladadas a la gran pantalla, algunas de ellas más de una vez, como es el caso de la de Finney, que además de la versión de Siegel ha conocido dos remakes posteriores: La invasión de los ultracuerpos (1978) de Philip Kaufman, más siniestra y aterradora si cabe que su predecesora; y la desigual Secuestradores de cuerpos (1993) del, por otra parte, interesante a ratos Abel Ferrara.
Vemos pues que la serie de Shaun Cassidy no es más que el último eslabón, hasta la fecha, de una larga sucesión de filmes y novelas que juegan con la suplantación del ser humano por una especie alienígena y el enfrentamiento entre ambos, y si bien es cierto que eso le puede restar un ápice de originalidad, no menos cierto es que la serie se sobrepone a este handicap inicial gracias al atractivo de sus escenarios, la calidad de sus guiones, un plantel de buenos actores, y a la ventaja añadida que supone el que al ser una serie de televisión los autores tienen tiempo de sobra para desarrollar su idea inicial, siempre y cuando el público responda e Invasión no acabe en el limbo de las series canceladas, como fue el caso en su momento de Tierra2 o John Doe. De momento, podemos seguir los capítulos finales de la primera temporada todos los lunes a través del canal temático FOX, y esperemos que a no mucho tardar se puedan adquirir en DVD. (Gracias a Leo, que me descubrió esta serie y a Verónica Mars).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Uno de los atractivos de la serie Invasión es que entre las diversas combinaciones argumentales que maneja no se limita a narrar un enfrentamiento entre humanos e hibridos sino que tambien plantea la posiblidad de una cierta coexistencia entre los dos grupos con lo que se abre introduce giros inesperados en la evolución de los personajes. Saludos, jose manuel.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Si, al menos la facción liderada por el sheriff Underlay aboga por la coexistencia y la cooperación (al menos, en apariencia) pero existe otra facción, más dura, que es la representada por el agente Sura (el autor de "Robin Hood y la explosión cámbrica") que parece mucho más radical y violenta en sus planteamientos. A ver como evoluciona esta dicotomia en el futuro.