Ir al contenido principal

XIX Semana Negra 2

Tras varios días de arduo trabajo por fin ayer tuvo lugar la inauguración oficial de la Semana y salvo puntuales problemas relativos a la instalación eléctrica (que dió guerra hasta el último minuto) conseguimos, una vez más, haciendo honor a nuestra fama, que todo estuviera a punto para el paseillo de visitantes oficiales, entre los cuales, además de esponsores y organizadores, se encontraban como es habitual el Sr. Presidente de esta nuestra comunidad (al que tuve el honor de estrechar la mano) y la sra. alcaldesa, haciendo gala de su simpatia y cordialidad habituales.
Siempre he dicho que lo más gratificante de la Semana no es la paga final ni los vales gratis de comida (bueno, todo eso también, pero de forma secundaria) sino las oportunidades para conocer gente o reencontrarte con viejos conocidos que no sueles ver durante el resto del año, como es el caso de Roberto (un abrazo muy fuerte desde aquí), los chicos de producción, los Setos o el personal de secretaría (todos ellos puntales indispensables de la Semana) y una lista demasiado extensa de más personas de las cuales tampoco quiero olvidarme. Este año quiero también hacer una mención expresa a nuestro compañero, Justo Vasco, recientemente fallecido, cuya presencia todavía se deja sentir en la Semana entre todos los que tuvimos el placer y el privilegio de conocerle.
En breve llegaran más viejos conocidos, habituales de la Semana, como el infatigable dibujante Enrique Vegas (que estoy seguro de nuevo tendrá un éxito envidiable con sus sesiones de firmas y dibujos) y el Gran Escritor, con letras mayúsculas, León Arsenal, autor de las recientes y excelentes novelas "El espejo de Salomón" y "La boca del Nilo" (¿que no las han leido todavía? ¿Y a que esperan?).
En el apartado de nuevos conocidos, ayer tuve la ocasión de pasar varias horas en compañía del escritor búlgaro de CF Khristo Poshtakov, un nombre relativamente desconocido aun en nuestro país donde sólo se han publicado dos de su, por otra parte, excelentes trabajos: la novela "Industría, luz y magia" (en Bibliopolis Fantástica) y su antología de relatos "La Transformación" (en Neverland Ediciones). Un hombre cordial y fascinante, tanto en su faceta de escritor como persona. Sus historias, impregnadas de un fino sentido del humor, se caracterizan por introducir lo fantástico en ambientes cotidianos de una forma natural, al tiempo que subvierte los tópicos habituales del género y les da un nuevo enfoque, más humano y divertido. Si ya se sienten tentados de leerlo, les aconsejo que le den una oportunidad y seguro que coincidiran conmigo en que merece la pena. Puestos a mojarme, mi historia favorita de Poshtakov es "La transformación", el relato que da nombre a la antología del mismo título, y que ha sido traducida al castellano precisamente por el antedicho Arsenal.
Y eso es todo de momento. Hoy por la tarde, segunda jornada maratoniana que empieza a las 6 con una presentación de
Poshtakov a cargo de Germán Menéndez, seguida a las 7 del documental "Cuatro miradas privadas" del conspicuo Germán (si, el mismo de hace un par de lineas), una tertulia policiaco-literaria a cargo del escritor del género Alejandro Gallo, la presentación de Primalitera y Literaturas.com, una charla sobre el género Gótico y por último, pero no menos importante, la primera entrega del ciclo de cine Yakuza coordinado por el experto Iñaki Huidobro, "Battles without human and humanity 1", que contará para la ocasión con la compañía del crítico de cine Jesús Palacios. ¿Y se lo van a perder?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…