Ir al contenido principal

La Era del Cambio / Anexo


Esta secuela existe gracias a (o por culpa de) Rafael G. M., que después de leer la anterior entrega comentó que el final le parecía muy brusco, y que le gustaría saber que pasaba con los personajes protagonistas una vez que su relación pasaba al siguiente nivel. En realidad, como expliqué en su momento, El largo camino de vuelta a casa era un viejo relato inconcluso de los noventa que retoqué para su publicación en el blog. Como tal, no tenía continuación alguna, aunque rebuscando entre las carpetas de mi disco duro encontré otro relato más o menos de la misma época y ambientación que, con un par de retoques, podía servir a modo de secuela. Sin embargo, al igual que en el caso anterior, tuve que hacerle unas cuantas modificaciones.
En el relato original no aparecía Kirten Sandor. Como "malos" de la película tenía a los lores, una raza de fanáticos religiosos que había desarrollado en otras historias cortas, pero que aquí no hacian acto de presencia hasta casi el final de la trama, y me parecía que necesitaba otro villano que sirviese como catalizador de la acción ya desde el principio, así que me decidí a rescatar a Sandor, un personaje que Pablo C. y un servidor creamos en su momento como perfil para el juego de rol de La guerra de las galaxías. Por lo que recuerdo, Sandor era el oficial al mando de un crucero de asalto Imperial que tras la batalla de Endor se pasaba (junto con la mayoría de su tripulación) al bando de la Alianza, rebautizando su nave como "Estrella rebelde". Tenía incluso un enemigo personal, el barón Havoc, un señor de la guerra imperial que trabajaba a sueldo de las autoridades del Sector Corporativo. Años después, cuando estaba intentando sistematizar mi ciclo de la Sinarquía, decidí incorporar ambos personajes al mismo, de manera que Havoc se convirtió en el lider de la insurgencia y Sandor, un agente de inteligencia a su servicio.
Como detalle anecdótico, a la hora de describir el físico de Sandor, Pablo y un servidor nos inspiramos en el mio propio, e incluso, en la primera versión, el personaje se llamaba Kirten Jandor, aunque luego lo cambié por Sandor por resultar demasiado evidente. Ahora, al releer la escena en la que este es eliminado por Hannah Cross (al final de La era del cambio), no puedo evitar pensar que hay algo alegórico, casi freudiano, en esa imagen del creador empalado hasta la muerte por su creación. ¿Quizás mi subconsciente estaba intentando decirme algo?
Por lo demás, algunos hilos y personajes de la historia apuntan a otros de mis relatos escritos más o menos por la misma época, en especial los tres epílogos, donde hay referencias a la Liga de Hali, el plan maestro de los lores, y aparece por primera vez el personaje de Malcom Price. Con respecto a Hannah y Janine, no conservo ninguna otra historia en la que aparezcan juntas, aunque Hannah Cross reaparece brevemente como secundaria en un relato posterior, mientras que su compañera hace un breve acto de presencia en otra historia cronológicamente anterior a El largo camino de vuelta a casa y a esta Era del Cambio. Claro que quien sabe, si alguien muestra el suficiente interés puede que algún día ambos relatos aparezcan publicados aquí también.

Addenda:

Dos rápidos apuntes.
Cuando escribí La Era del Cambio original, incluí toda una serie de referencias y homenajes más o menos explícitos a determinados aspectos de la cultura popular fantacientífica del momento, como las alusiones al vuelo 19 o el nombre del prospector que alerta a Hannah Cross, Kapra. Al actualizar el relato pensé en cambiarlas pero al final me dije: "¡Qué diablos!". Tienen su función en la historia, y cualquier otro lector tan apasionado del medio como lo era yo disfrutará identificándolas.
Por otro lado, al releer este anexo, me he dado cuenta de que La Era del Cambio se parece, en cierto modo, a una novia el día de su boda: tiene algo nuevo, algo viejo y algo prestado (Sandor). Le falta algo azul, me dirán, pero no; porque si se fijan, para la ocasión, he cambiado el nombre de la nave espía insurgente de "Estrella rebelde" a "Estrella azul", con lo que la tradición se cumple hasta sus últimas consecuencias. Ahora sólo falta que lance hacia atrás el ramo de la novia, a ver quién se apresura a recogerlo.
¿Preparados? ¿Listos?
Ahi vamos.

Comentarios

Rafa ha dicho que…
¿Qué puedo decir? Usando un símil químico, no voy a considerarme el catalizador responsable de la aparición de nuevos productos ("La era del cambio") a partir de reactivos ("El largo camino de vuelta a casa"). Por definición, el catalizador se recupera sin modificación tras el proceso. Pero este no es el caso. Porque tras leer con avidez cada una de las entregas, ahora siento la necesidad de experimentar la llegada del momento del Cambio. La culpa es tuya, de nuevo, por provocar esta sensación de incompletitud a un insaciable como yo. Pero no te preocupes... Te daré el tiempo que necesites...
Alejandro Caveda ha dicho que…
El momento del Cambio llegará, aunque de momento habrá que ir dándole salida a otros artículos, relatos y reseñas. Un abrazo y felices vacaciones. Disfruta, que el tiempo pasa volando...

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…