Ir al contenido principal

Regreso a Carcosa /03


Tras los primeros temblores Camille cayó en un profundo coma sólo interrumpido por ocasionales gemidos y el movimiento frenético de sus pupilas bajo los párpados. Pero yo sabía que aquella calma era aparente. Bajo la piel, su metabolismo estaba trabajando a marchas forzadas para adaptarse a sus nuevas necesidades, a medida que mi ADN iba recodificando el suyo a nivel celular. Todo aquello suponía una cantidad ingente de energía, y ella estaba en las últimas, por lo que tendría que proporcionarle mucho líquido y proteínas a fin de evitar que su cuerpo se consumiese a sí mismo. Más dinero, más trabajo, más molestias. Y todo por no haber seguido la ruta más directa de vuelta a casa.
Mientras terminaba de vaciar la nevera y la alacena no pude evitar preguntarme si estaba haciendo lo correcto, y por los motivos correctos. Soy viejo, increíblemente viejo, y llevo sólo más tiempo de lo que me gusta recordar. Tanto, que a veces pienso que, si sigo vivo, es porque hasta la propia muerte se ha olvidado de mí. Pero si todo salía bien, Camille sería sangre de mi sangre: lo más parecido a una familia que puede que tenga jamás. Tan sólo esperaba que nunca me lo echase en cara.
Afuera ya era noche cerrada, aunque conceptos como “noche” y “día” son terriblemente confusos en Carcosa, y tienden a despistar a los recién llegados. Pero yo sabía que aun faltaban varias horas para saber si Camille saldría adelante o, por el contrario, si la había condenado a una muerte aun más horrible que la peor de las adicciones, así que me acomodé de nuevo en la mecedora para cerrar los ojos y descansar un rato. No es que lo necesite, pero a veces me gusta fingir que todavía soy humano.

Cuando salí de mi letargo, ella ya estaba despierta y en pie, observando la realidad a través de sus nuevas pupilas. Lo noté en su forma de moverse y de estudiar su propia mano, como si nunca la hubiese visto.
- ¿Qué tal?
- Alucinante. ¿Siempre es así?
- Más o menos. Ya te acostumbrarás.
- ¿Y podré hacer todo lo que haces tú?
- Con el tiempo y algo de práctica, sí.
- ¿Incluso lo de matar a tanta gente con las manos desnudas?
- Sabe, señorita, vamos a tener que trabajar mucho para pulir esa actitud – le repliqué, bajándola de la cama antes de que empezase a trepar por las paredes, o se le ocurriese salir reptando por la claraboya -. Recuerda que ya no estás con tus colegas del Signo Amarillo. Nosotros somos diferentes. Más responsables. Y a propósito de eso ¿tienes alguna forma de contactar con ellos?
- Si. ¿Por?
- Porque ese es un cabo suelto que tenemos que solucionar cuanto antes, a menos que quieras tener que pasarte el resto de tu vida vigilando tu espalda – repuse -. Pero antes deberías darte una ducha. Y tenemos que buscar algo que ponerte, porque salir así vestida a la calle es poco menos que salir desnuda.

Por suerte, encontramos una boutique de ropa vintage a la vuelta de la esquina. Apenas habíamos cruzado el umbral cuando la encargada apareció, acompañada de varias solícitas dependientas, para encargarse de Camille. La cosa iba para rato, por lo que me recosté en un sillón dispuesto a esperar lo que hiciese falta. Casi una hora después mi acompañante reapareció, completamente transformada. Se había deshecho de su vieja indumentaria, y ahora lucía un vestido largo y muy ajustado, de influencia oriental y corte asimétrico, en combinación con unas botas de piel de media caña y una cazadora de cuero negro estilo militar. De paso, habían aprovechado para arreglarle el pelo e incluso hacerle una manicura completa.
- ¿Qué tal estoy? – me preguntó, con esa timidez característica suya.
- Ahora sí que pareces una princesa – le respondí, y era sincero. A la salida, la encargada se acercó a ella para regalarle un pañuelo a juego con el vestido, a la vez que le decía, en tono afectuoso:
- Debería deshacerse de esos tatuajes, querida. Son terriblemente inadecuados para una jovencita tan elegante como usted.
Camille enrojeció y no dijo nada, pero una vez en el exterior se acercó a mí para susurrarme al oído:
- En su momento…
- …Parecía una buena idea, sí. Lo sé. Todos hemos hecho alguna locura por el estilo – repliqué, arrancándole una sonrisa de agradecimiento tan sincera y hermosa que hubiese podido conmover a alguien menos curtido que yo. Aun era temprano para acudir al lugar de la cita, por lo que nos sentamos en la terraza de un viejo café a tomar una bandeja de brownies de chocolate blanco acompañados de una jarra de limonada fresca. Qué diablos, incluso los condenados a muerte tenían derecho a una última comida decente, ¿no?

(Continuará...).
© Alejandro Caveda (Todos los derechos reservados).
Este relato ha sido registrado en Safe Creative de forma previa a su publicación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…