Ir al contenido principal

Bajo el Signo Amarillo (Una tragedia en tres actos) /02


Casi sin darme cuenta, Camille se convirtió en una presencia habitual en mi apartamento. Solía andar por ahí a todas horas, con una de mis viejas camisetas (que le quedaba varias tallas grande) por única vestimenta. Cuando no estábamos el uno en brazos del otro, se tumbaba en el sofá frente al televisor, con las piernas en alto, para hacer zapping sin fijarse en ningún canal en concreto, o solía ojear alguno de los libros que tenía tirados por casa, incluido "El rey de amarillo", que parecía ejercer una especial fascinación sobre ella.
- ¿Sabías que hay un personaje que se llama casi como yo?
- Sí. Y según la historia, es una princesa. Una de las herederas al trono imperial de Hastur.
- Entonces, si soy una princesa, tu obligación es obedecerme y satisfacer hasta el menor de mis caprichos - decía ella, mientras se sentaba sobre mi regazo y se despojaba de la camiseta, dejándome disfrutar con la vista de su hermoso cuerpo desnudo.

Un día Camille desapareció. Yo había quedado con Lucia para intercambiar algunos objetos personales y hacer un último y desesperado intento de arreglar las cosas.
- No es tan sencillo - me dijo ella.
- Claro que sí. Sólo hay que tener interés.
- A veces no basta con tener interés. Puedes estar enamorado de alguien y, sin embargo, no poder seguir a su lado.
- Te quiero - repliqué, y era sincero. Pero ella se limitó a sacudir la cabeza e irse, sin volver la vista atrás ni una sola vez. Cuando regresé al apartamento Camille ya no estaba. Se había ido, y se había llevado con ella mi ejemplar original de "El rey de amarillo". Sorprendido y muy, muy cabreado, me di cuenta de que en realidad no sabía nada sobre mi invitada: ni su dirección, ni su número de teléfono, ni siquiera si tenía trabajo o sólo iba por ahí engañando a pobres incautos como yo para vivir de gorra en su casa hasta encontrar un sitio mejor. Pero sobre todo me dolía la pérdida del libro, ya que sin él no tenía artículo y, por otro lado, era una obra que se cotizaba a muy buen precio en Internet.

Mi primera reacción fue volver al Starbucks para intentar localizar a Camille, sin éxito. El personal del establecimiento respondió a todas mis preguntas con un encogimiento de hombros. Por ahí pasaban muchas personas al cabo del día, me explicaron, y la mayoría de ellas eran clientes ocasionales. Imposible acordarse de todos y cada uno de ellos. Por un momento pensé en pedirles que me llamasen si Camille regresaba al local, pero en ese caso, reflexioné, tendría que darles demasiadas explicaciones que no me dejaban en muy buen lugar, por lo que opté por mantener la boca cerrada.
Tras pasar un par de días en casa enfurruñado y bastante molesto conmigo mismo decidí retomar mis viejas rutinas y salir a deambular por la ciudad, haciendo especial hincapié en las librerías de segunda mano, con la secreta esperanza de encontrar otro ejemplar de "El rey de amarillo" o, tal vez, el mismo que me había sido robado. Como si el rayo pudiese caer dos veces en el mismo sitio. La mayoría de los libreros no sabía de qué les estaba hablando, y los pocos que reconocían las referencias a Carcosa, Hastur y el lago de Hali me decían que estaba perdiendo el tiempo. Que ese libro no existía, y no había existido jamás, salvo en la enfermiza imaginación del propio Chambers. Sin embargo, yo sabía que eso no era cierto. Lo había tenido en mis manos, lo había leído, y de hecho recordaba cada frase, cada párrafo, como si los llevase grabados a fuego dentro de mi cabeza. Recordaba al Fantasma Pálido y la Máscara de la Verdad, y las desgarradoras palabras de Cassilda al final del segundo acto: "¡No a nosotros, oh Rey, no a nosotros!"

(Continuará...).

 © Alejandro Caveda (Todos los derechos reservados).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…