Ir al contenido principal

XX Semana Negra 2

Así como quien no quiere la cosa hemos llegado al ecuador de la Semana, de hecho ayer ya hemos tenido que despedirnos de algunos de nuestros amigos e invitados habituales como Enrique Vegas, Iñaki Huidobro, Kenny Ruiz, Victor Santos o el matrimonio Straub. Otros permanecerán aun algunos días más con nosotros, caso de Bef o los colaboradores de Los Otros, título de la última - hasta la fecha - colaboración entre Pepsi y la Semana Negra.
Por mi parte, lo que queda de semana se presenta más relajada. Ayer tuve la última de las presentaciones que me correspondían, por lo que a partir de ahora tan sólo me resta repasar a diario la Expocomic y echar una mano en la carpija. En general, una vez que pasa el ecuador del evento la cosa es más relajada hasta que llega el día del reparto y entrega del susodicho libro. ¿Han visto alguna vez en la tele esas parodias de rebajas cuando un ejército de consumidores ansiosos asaltan los grandes almacenes? Pues algo parecido sólo que con libros. La frase más oída del día es: "Oye, soy amigo de Fulano, ¿puedes darme una docena de esos libracos?". Nunca verán cientos de ejemplares desaparecer tan rápido. Como si los regalaran. Anda, si es que los regalan. Pues nada. Si pasan por ahí nos veremos. Soy el tío que aparca en diagonal en el hueco que sobra entre los aseos y la fragoneta del repartidor. Un cordial abrazo y en breve estoy de nuevo con ustedes.
PD - Lo mejor de la Semana hasta la fecha: la impagable sesión de cine con que se nos despidió el colega Huidobro, una inclasificable película manga japonesa ambientada en un convento de monjas (como suena) donde pasaba de todo: sexo lésbico, azotes, violaciones y demás perversiones varias. La panzada de reír que nos pegamos fue histórica. Hasta los setos se paraban a ver de que nos estábamos riendo. Memorable. No cabe duda de que Iñaki le ha puesto el listón muy alto al señor Palacios, pero confiamos en su talento para afrontar el reto.

Comentarios

LEOFUMOPIO: ha dicho que…
muy interesante tu blog.
saludos
y aguante la ciencia ficcion el pulp, y las novelas de a duro
Alejandro Caveda ha dicho que…
Hombre, otro amante del pulp. Coincido contigo, espero que estés siguiendo la nueva colección La Biblioteca del Laberinto de Francisco Arellano que es todo un homenaje al género. Y en cuanto pase la Semana las próximas entradas de este blog irán dedicadas a Sax Rohmer, Fu Manchú y el peligro amarillo. Salu2
Juanan ha dicho que…
¡Hola Alejandro!

Todavía no sé si quiero ver la peli esa de las monjas, ahora que recuerdo la portada.
Espero que el resto de la Semana Negra haya ido más suave para uds.

Un abrazo desde Tenerife
Miguel Cane ha dicho que…
Y bueno, de los Semaneros los hay que no se van del todo. Mi plumaje (jajajajajajajaja) es de esos.

Espero una reseña de La Tierra de las Sombras algún día.

Nos vemos por Gijón, ¡vecino!

Y gracias por la visita.

PD: Para que sepas. Le causaste a Delany una muy buena impresión. Nótese.
Alejandro Caveda ha dicho que…
A Juanan:
Me alegra ver que has llegado bien a las islas, espero que te lo hayas pasado bien y verte de nuevo la próxima Semana Negra. Un abrazo de parte de todo el equipo del Espacio A Quemarropa. Salu2
Alejandro Caveda ha dicho que…
A Miguel:
A sido un placer compartir otra semana negra con Ud., ya nos tropezaremos cualquier día por Gijón, entretanto sigo con tu libro que me tiene enganchado. Nos leemos por aquí. Un abrazo y salu2
juanan ha dicho que…
muchas gracias Alejandro:

La vuelta fue larga pero conseguí hacer los enlaces. Eso sí, al llegar a Tenerife, me paró la Guardia Civil, supongo que por estos rasgos nórdicos míos.

De verdad, me gustaría volver otro año; hacía tiempo que no me divertía tanto, en serio. No tengo más que buenas palabras para la Semana y sus organizadores.

Un abrazo muy fuerte

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…