Ir al contenido principal

XX Semana Negra 1

Bueno, pues ya estamos metidos en el fregado de nuevo. Quienes se hayan pasado por ahí ya habrán tenido ocasión de echar un vistazo a nuestras flamantes carpas: la Expocomic (dedicada este año al ciclo "Los Irreverentes"); y la carpa espacio A Quemarropa, más conocida como Carpija, la cual este año ha sido decorada por el eficiente equipo de Ikea como si de un cabaret berlinés de los años 30 se tratase, lo que nos ha valido un aumento del nivel de los chistes y cachondeos que habitualmente recibimos por parte de nuestros compañeros.
El viernes fue un día tranquilo en la Carpija, ya que aparte de la inauguración oficial a las 9 la única actividad programada era la primera entrega del nuevo ciclo de cine del mítico Iñaki Huidobro, El Manga se hizo carne, en concreto El lobo solitario y su cachorro que gracias a Dios comenzaba a las 11 de la noche, lo que nos permitió llegar relativamente pronto a casa.
Más estresante fue tener la Expocomic a punto para las 7 de la tarde, pero gracias al esfuerzo combinado de Norman, Rafa, José Manuel, Carmen y yo mismo todo estuvo listo a tiempo.
Para el sábado el nivel de actividades ya era sensiblemente superior. A la una tuvimos que abrir la carpa para que un equipo del comercio entrevistara a los artistas protagonistas de la nueva entrega del Nuevas Miradas, para a continuación acompañar a comer a los autores, regresar a toda leche a la Semana para abrir ambas carpas, y prepararlo todo para las actividades de la tarde.
Personalmente yo tuve uno de mis habituales momentos de éxtasis al tener la oportunidad de entrevistar en la carpa grande al mítico escritor de ciencia ficción Samuel Delany, uno de los grandes del género todavía en activo. Delany ha sido toda una - agradable - sorpresa, es todo un caballero y un tipo genial, divertidísimo, increíblemente culto y sin embargo sin pelos en la lengua. La hora se me quedó corta para todo lo que me hubiera gustado preguntarle y charlar con él. Esto es lo que no logro hacerle entender a la gente: momentos como este son lo que definen a la Semana. ¿Donde sino iba a poder charlar y tomar algo con un autor de la talla de Delany?
La otra cara de la moneda la pone mi plaza de aparcamiento. En un principio recibí la número 33 que no existe porque está ocupada por uno de los contenedores-aseo. En su lugar me dieron la 39... que ya tiene asignada un tío del restaurante oficial. Una de las amables chicas de las oficinas tuvo el detalle de dejarme aparcar en la suya y resultó que a ella también se la había okupado algún conductor desaprensivo. Al final dejé el coche tirado cruzado donde pude y me largué deseando que a algún caza bombardero norteamericano camino de la Rota se le cayese una bomba incendiaria en el parking e incinerase todos los vehículos allí aparcados incluyendo el mio.
En fin, espero estar de vuelta en un par de días para contarles más anécdotas divertidas que seguro que pasarán. Entretanto pueden localizarme en el recinto de la Semana. Soy el que da vueltas alrededor del parking buscando un hueco donde aparcar. Feliz verano y unas mejores aun vacaciones. Nos vemos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…