Ir al contenido principal

Iain M. Banks y la Cultura 3

Parecía difícil superar lo precedente, pero Banks volvió a conseguirlo con su siguiente obra, El uso de las armas (1990), una compleja novela que narra – en dos líneas temporales distintas – las aventuras pasadas y presentes de Cheradenine Zakalwe, el mejor agente de Circunstancias Especiales, la sección de élite de La Cultura para la que ningún medio resulta reprobable: la guerra, el espionaje o incluso el asesinato son perfectamente lícitos cuando lo que está en juego son los intereses de la civilización. En esta ocasión Banks combina un trepidante argumento con una emocionante puesta en escena a base del uso reiterado del flash-back y los continuos cambios temporales que, gracias a su habilidad como narrador, en vez de dificultar la comprensión de la historia, hacen de su lectura una experiencia fascinante por lo perfectamente ensambladas que están todas las piezas. Como detalle anecdótico, apuntar que el Uso de las armas que conocemos es la versión final de una novela de juventud que Banks retocó para su publicación con la ayuda de su amigo el asimismo escritor de ciencia ficción Ken Mc Leod.
A los tres títulos anteriores habría que sumar The State of the Art (1989) una antología de relatos cortos más la novela breve que le daba título y que exploraban diversos aspectos de la sociedad de La Cultura.
Entre 1990 y 1996 publicó cuatro nuevas novelas: dos más vinculadas al mainstream (The Crow Road, 1992; y Complicity, 1993) y otras dos de ciencia ficción, como Iain M. Banks, pero esta vez ajenas al ciclo de La Cultura (Against a Dark Background, 1993 y Feersum Endjinn, 1994). En el 96 regresó al universo de Horza, Gurgeh y Zakalwe con Excession, para muchos la mejor entrega de la serie. En esta ocasión, Banks nos narra como La Cultura lidia con un misterioso objeto que aparece en un rincón remoto de la galaxia y aparenta ser más viejo que el universo mismo. Pese a su aparente sencillez, hay varias tramas secundarias que se desarrollan de forma paralela al argumento central, como una conspiración de varias Mentes artificiales para solucionar el problema de la Anomalía. Buena parte del misterio gira en torno a la nave Sleeper Service, la cual ha permanecido vagando por el espacio de La Cultura durante milenios, alojando a gente que ha decidido permanecer en sueño profundo hasta un punto indeterminado del futuro. Ahora, la Mente de la nave ve la posibilidad de cambiar su misión gracias a la Anomalía, con la colaboración de una de las pasajeras, llamada Dajeil Gelian. Entretanto, un embajador de la Cultura (Byr Genar – Hofoen) es enviado a la Sleeper Service para contactar con la memoria de un capitán estelar que, aparentemente, descubrió la Anomalía dos milenios atrás… el resto, es mejor dejar que sea el lector quien lo averigüe por si mismo. Es interesante señalar que cuando Banks comenzó a escribir Excession tenía en mente que fuese su último libro sobre La Cultura, que iba a desaparecer en sus páginas, pero fue cambiando de idea sobre la marcha.
A día de hoy la serie se completa con Inversions (1998), que narra dos historias paralelas ambientadas en un mundo con nivel tecnológico típico de los siglos XVII/XVIII, aparentemente separadas entre si salvo para un seguidor de la serie, que enseguida identifica a los protagonistas como agentes de Contacto; y el último título aparecido hasta la fecha, look to Winward (2000), donde nos cuenta las aventuras del chelgriano Ziller, un compositor de gran renombre, embarcado en una misión que puede iluminar el futuro de La Cultura, así como su mismo pasado.
Y eso es todo de momento, o al menos lo más destacado. En otro momento me gustaría escribir sobre las novelas de Banks ajenas al ciclo de la Cultura o al género de ciencia ficción, como es el caso de El Puente. Pero eso será tras la Semana Negra. Espero verles a la vuelta. Un abrazo y hasta pronto.

Comentarios

Anna ha dicho que…
hola,

descubrí tu blog precisamente preparando una entrada para el mío sobre El Jugador, y lo encontré de nuevo al escribir otra sobre El uso de las armas, libros que acabo de leer.

Tengo que reconocer que El uso de las armas se me hizo bastante pesado a excepció de la última parte, aunque hay algunos flashbacks muy buenos también al principio. Para mí, el mejor de los tres (me refiero a los primeros) es, sin ninguna duda, El Jugador.

Ahora, pero, me has hecho entrar el gusanillo de los que quedan, deberé buscarlos porque éstos no los tengo en casa!
Alejandro Caveda ha dicho que…
Hola Anna, veo que compartimos la pasión por Banks, aunque personalmente yo me inclino más por "El uso de las armas", tal vez porque fue el primer libro que leí de este autor, antes que "Pensad en Flebas" o "El jugador", quizás por eso lo recuerdo con más cariño. Si te ha entrado el gusanillo, la Factoría de Ideas está publicando muchos libros nuevos de Banks a la par que reedita los antiguos, por lo que no deberías tener problemas en localizarlos en cualquier librería. Merecen la pena. Un saludo y espero verte más veces por aquí.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…

Las aventuras de Han Solo

Harrison Ford está viviendo una madurez espléndida. Tras interpretar por cuarta vez a Indiana Jones en 2008 (1), hemos podido verle en títulos tan llamativos como Cowboys & Aliens (2011), El juego de Ender (2013) o Los Mercenarios 3 (2014). En el 2015 retomó su papel como Han Solo en el Ep. VII: El despertar de la Fuerza, en breve podremos verle de nuevo como el caza-replicantes Rick Deckard en Blade Runner 2049 (Dennis Villenueve, 2017) y es posible que vuelva a dar vida al veterano arqueólogo en un nuevo proyecto, aun por concretar, previsto para 2020.
A mayor abundamiento, [Spoiler] su "muerte" en el momento álgido del Ep. VII [/Spoiler] ha despertado el interés por Han Solo, un personaje que si bien forma parte importante de la cultura popular de las últimas décadas, rara vez ha tenido ocasión de brillar por separado, compartiendo la mayoría de sus aventuras junto a la princesa Leía, Luke Skywalker, Lando Calrissian y, cómo no, R2D2 y C3PO. Sin embargo, en algunas oca…