Ir al contenido principal

Lecturas a la orilla del mar


Tiempo, tiempo, tiempo, o más bien, falta de él. Aunque estemos de vacaciones, con tantas tareas pendientes se me acumulan las lecturas (y las consiguientes reseñas), por lo que he decidido hacer un Mix o, más bien, una recomendación conjunta de algunos de los libros que he disfrutado últimamente y que me parecen de especial interés por diversos motivos que expondré a continuación. Para evitar suspicacias, no las comentaré en el orden en que las he leído, si no en orden alfabético según el apellido del autor, criterio que me parece más justo y objetivo.
Con esa idea en mente nuestra primera recomendación sería Sucios y malvados, de Juanjo Braulio, el nuevo thriller policiaco del autor de la exitosa El silencio del pantano que en esta ocasión vuelve por sus fueros con una tensa (y a ratos, inquietante) novela negra ambientada en la ciudad de Valencia que, de acuerdo con los cánones más clásicos del género, se convierte en un personaje más de la trama. Un suicidio, misteriosos asesinatos y un cargamento perdido confluyen en un adrenalínico final de los que (literalmente) cortan la respiración. Destacar que aunque esta sea su segunda novela, Braulio no es ningún novato en estas lides, ya que se ha curtido durante años como articulista y redactor, algo que se nota en su estilo pulcro y cuidado, además del endiablado ritmo narrativo que engancha al lector desde la primera página.
En un registro distinto encontramos Diario de un suicida, de Juan L. Mira; la crónica de un suicida en potencia, llamado Marcos, que con mucha ironía y haciendo gala de un sentido del humor más que negro, negrísimo, nos va narrando sus experiencias a la vez que los motivos que le llevan a plantearse el suicidio como única salida a su peculiar existencia. Una historia divertida, algo loca, pero quizás no apta para todos los paladares ante la crudeza de algunas de las expresiones e ideas de su protagonista, que a día de hoy pueden resultar muy políticamente incorrectas. En palabras de su propio autor, Diario de un suicida es "Una comedia ácida y cabrona, no apta para cardiacos". Sin embargo, quien sepa superar esos prejuicios iníciales, podrá disfrutar sin tapujos de su lectura. Destacar que Juan L. Mira ejerce de escritor a tiempo completo y ya tiene preparada su siguiente novela: La Zona, una historia de terror sobre un mundo dominado por 15 razas de vampiros, que está previsto vea la luz a principios de 2018, esperemos que con tanto éxito como este Diario.


Begoña Pérez Ruiz irrumpió en el género como una locomotora a través de un muro, debutando con una trilogía (ni más ni menos) cuya primera entrega, Azul: El poder de un nombre (Eride, 2015) tenía una extensión de unas 800 páginas, todo un tour de force para una autora novel (aunque lectora compulsiva, y con un estilo muy pulcro y esmerado) que no obstante hace gala de una gran imaginación al desarrollar este espectacular Space Opera de raíces clásicas y resonancias Tolkenianas, centrado en la figura de una heroína de pasado misterioso y brillante futuro, en la mejor tradición de Robert A. Heinlein. En el ínterin entre entrega y entrega, la escritora ha sorprendido a propios y extraños con este Cuentos del mañana para ayer, una antología de relatos cortos y temática variada que va del sentido del humor de "El peor restaurante del universo" al espiritualismo de "Único", pasando por la revisión de los mitos que supone "El flautista", gracias a la cual podemos hacernos una idea mucho más completa acerca de los gustos e influencias de su autora. Por lo demás, en esta obra menor (en extensión, que no en calidad) permanecen inmutables muchas de esas señas de identidad de la escritora que ya hemos apuntado hace unas líneas, lo que hace de este Cuentos del mañana para ayer una excelente introducción para quienes no hayan leído todavía Azul, y que prefieran empezar por el entrante antes de abalanzarse sobre el plato fuerte del menú.
Por último (pero no menos importante) es necesario mencionar Operación Hades, la ópera prima de Francisco Sainz Silva, un emocionante thriller bélico protagonizado por un comando aliado que debe destruir una fábrica de armas secretas alemanas durante los momentos finales de la IIª Guerra Mundial. Una novela interesante, que peca quizás de cierta precipitación al final, en un desenlace que por otro lado resulta más abierto de lo habitual en este tipo de obras, lo que podría sugerir una hipotética secuela con los mismos personajes en algún momento posterior de su carrera. En otro orden de cosas, destaca el interés del autor por la reconstrucción histórica (que se evidencia a través de las frecuentes e ilustrativas notas de página), así como por la introspección y el desarrollo psicológico de los personajes, no sólo de los protagonistas, sino también de los villanos, obligándonos a ver el conflicto desde ambos puntos de vista, de tal manera que las barreras entre el blanco y negro se difuminan hasta dar en algunos matices de gris, como ejemplifica ese oficial aliado dispuesto a todo con tal de asegurar el éxito de la misión y que a ratos apenas se diferencia del enemigo al que han ido a combatir. Una meritoria primera novela en un género además tan arriesgado como es el bélico, aunque puede que el reciente éxito del Dunkerque de Christopher Nolan la vuelva a poner de actualidad. En cualquier caso, nos quedamos con ganas de saber más de Francisco Sainz Silva en el futuro, así como de los demás autores que hemos ido comentando a lo largo del camino. Cuatro obras muy distintas, pero que juntas forman un auténtico poker de ases capaz de arrasar en Internet, en las librerías, o simplemente disfrutando de su lectura bajo la sombra de una palmera a orillas del mar, tal y como invita a hacer este largo y cálido verano.

Ficha Técnica:

- Braulio, Juanjo. "Sucios y malvados". Ediciones B, 2017. ISBN 978-84-666-6071-6.
- L. Mira, Juan. "Diario de un suicida en potencia". Amazon Books. ASIN B00PEWC728.
- Peréz Ruíz, Begoña. "Cuentos del mañana para ayer". Éride Ediciones, 2017. ISBN 978-84-16947-36-2.
- Sainz Silva, Francisco. "Operación Hades". Good Books, 2015. ISBN 978-84-9436-1-7.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…