Ir al contenido principal

Diario de Carcosa /02


Entrada #26 (27/04/2017)

Una exhaustiva búsqueda en la IMDB ha arrojado algunos resultados interesantes. Al parecer esta fue la única película de William Marshall como director, salvo que William Marshall no exista como tal y se trate del seudónimo de alguno de los muchos realizadores de cine de serie B que trabajaban en Hollywood durante los años 20, lo que parece bastante probable. Más suerte he tenido siguiendo la ruta del dinero. The Yellow Sign estaba financiada por una productora llamada Janos, fundada en 1925 por un exiliado centroeuropeo llamado Peter Janos el cual, según algunas fuentes, habría nacido en Hungría en 1864. Al parecer, Janos era un sujeto bastante peculiar. Decía ser aristócrata, se vanagloriaba de haber conocido en su juventud a Aleister Crowley (el autoproclamado hombre más malvado de Inglaterra) y corrían rumores de que durante la Gran Guerra había actuado como agente doble (e incluso triple) para ambos bandos. En 1923 emigró a los EEUU y se instaló en los Ángeles para estar más cerca de la incipiente industria del cine. Su currículo tan sólo incluía tres filmes, de los cuales The Yellow Sign (1929) era el que había tenido mayor repercusión en su momento.
Siempre según la IMDB, el argumento de la película estaba muy influido por las historias de Sax Rohmer sobre Fu Manchú y el peligro amarillo, y giraba en torno a un misterioso culto oriental que avisaba a sus víctimas de que estaban amenazadas de muerte enviándoles el Signo Amarillo dentro de una carta sin remitente, en lo que venía a ser una variación de las semillas de naranja de Conan Doyle, o la Mota Negra de los piratas de Stevenson.
The Yellow Sign fue el primer y último éxito de Janos. En 1931 algo ocurrió en un sitio llamado Club Social Carcosa, durante una fiesta a la que asistía gente del mundillo del celuloide y algunas celebridades menores. Míriam Levine, una joven aspirante a actriz que iba a protagonizar el siguiente proyecto de Janos, falleció aquella noche en circunstancias poco claras y, aunque no hubo ninguna investigación oficial, a partir de ahí el productor prácticamente desapareció de la vida pública. De hecho, no pude encontrar más referencias a su persona salvo un certificado de defunción a nombre de un tal Peter Janos Horváth, que había muerto en 1976 en Orange County a la edad de 92 años. Sin embargo, eso querría decir que Horváth había nacido en 1884, y no en 1864, como Janos. Era imposible que se tratase de la misma persona... ¿o no? A estas alturas de la película, ya no estaba segura de nada.
En otro orden de cosas, la referencia al club Carcosa llamó mi atención porque era otro de los lugares mencionados en el esquema de Marten, donde había varias servilletas y posavasos con el emblema del mismo, un signo en espiral muy parecido al de la película de Marshall y Janos. Al parecer, el Carcosa era uno de esos clubes privados que florecieron en la ciudad durante el primer tercio del siglo XX, aunque no encuentro ninguna mención sobre el club o sus socios a partir de 1950. ¿Otro punto muerto? ¿O ha llegado el momento de pedirle ayuda a alguien con más experiencia que yo?

(Continuará)
 
© Alejandro Caveda (Todos los derechos reservados).
Este relato ha sido registrado en Safe Creative (Registro de la propiedad intelectual) de forma previa a su publicación en el Zoco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…