Miles Warren y la conspiración del clon

I. Introducción

La galería de villanos de Spider-Man es tan variada y atractiva que todo el mundo puede tener su preferido, desde el Dr. Octopus hasta Veneno, pasando por el Lagarto o el Duende Verde. Pero a título personal, un servidor siempre ha reconocido una especial debilidad por Miles Warren, alias el Chacal, uno de esos adversarios puntuales cuya figura se ha ido acrecentando con el tiempo hasta convertirse en un rival de altura. Warren es de los pocos personajes que ha descubierto la doble identidad de Peter Parker / Spider-Man, y además, ha mantenido el recuerdo a través de todos los cambios de realidad y borrados de memoria colectivos que han afectado al resto del planeta. Ha regresado de la muerte en varias ocasiones e incluso se las ha arreglado para volver del revés la vida de Peter Parker desde la tumba, como un fantasma rencoroso que se resiste a desaparecer. Pero ¿quién es Miles Warren, y dónde radica el motivo de su odio por Spider-Man?

II. La primera saga del Clon

Al principio, Warren era uno de los profesores universitarios de Peter Parker, un hombre maduro y educado que siempre parecía dispuesto a ayudar a sus alumnos, en especial al esquivo pero prometedor joven Parker. Pero Warren tenía un oscuro secreto: estaba profundamente enamorado de Gwen Stacy, aunque él confundiese ese sentimiento con otro más paternal y protector. Cuando la chica murió tras el enfrentamiento entre Spider-Man y el Duende Verde, algo cedió en la mente de Warren, que decidió criar un clon de Gwen en su laboratorio de la Universidad. Descubierto por su ayudante, Anthony Serba, Warren reaccionó de forma violenta, eliminando a este y terminando de enloquecer, desarrollando una nueva personalidad como el genio del crimen conocido como el Chacal. Bajo esta identidad Warren acosó a Spider-Man - al que creía culpable de la muerte de Gwen - a través de intermediarios como el Castigador, Grizzly, el Escorpión o Tarántula, aunque al final buscó el enfrentamiento directo con su enemigo atrayéndolo al estadio Shea usando a Ned Leeds y al clon de Gwen como cebo. Una vez allí Spider-Man se encontró con una sorpresa extra: un clon suyo, idéntico a él en todos los aspectos, hasta el punto de que era casi imposible distinguir a uno del otro. Las cosas pintaban mal para el héroe, pero en el último momento Gwen le arrancó a Warren la máscara y le obligó a enfrentarse consigo mismo. Aparentemente, el villano tomó la decisión correcta y se sacrificó para que Ned, la chica y Peter pudieran sobrevivir, tal y como establecieron Gerry Conway y Ross Andru durante su etapa al frente de Amazing Spider-Man, entre 1972-1975.

¿Spider-Man o Spider-Clon?
 III. ¿Qué fue del clon original?

Al día siguiente Spider-Man le pide ayuda al doctor Connors para averiguar si él es el clon o el Peter Parker original, pero al final del episodio (escrito por Archie Goodwin) declina revisar el informe del científico, ya que está convencido de ser el auténtico gracias a la atracción que siente por Mary Jane, mientras que el clon aun seguiría enamorado de Gwen. Posteriormente, ya durante la etapa de Len Wein al frente de la colección, Spider-Man se deshace del cuerpo de su doble arrojándolo por la chimenea de un complejo industrial, mientras que el clon de Gwen se despide para empezar una nueva vida por su cuenta, lejos de Peter y Mary Jane. De esta manera se cierran todos los cabos sueltos aunque en falso, como el tiempo se encargará de demostrar.

IV. La llegada de Carroña

La primera saga del clon tuvo un memorable epílogo desarrollado por Bill Mantlo en las páginas de Peter Parker: Spectacular Spider-Man (1979), cuando un nuevo adversario de aspecto cadavérico aparece para perturbar la vida de Peter y sus compañeros de Universidad. Dotado de poderes extraordinarios, y armado con un letal polvo rojo que causaba la muerte instantánea, Carroña se revela con el tiempo como un clon defectuoso de Miles Warren que, ignorante de la redención del profesor, todavía busca venganza sobre Spider-Man. Irónicamente, Carroña cayó víctima de una de sus creaciones, una Spider-Ameba que había creado a partir del ADN de Peter Parker, aunque al igual que el Chacal, esta no sería la última aparición del villano, ni mucho menos.

V. ¿La verdad sobre Miles Warren?

La saga del clon original causó un profundo impacto en todos quienes la leímos por primera vez, ya fuese en los USA, o en España, a través de las ediciones de Vértice. Sin embargo, no faltaron quienes la criticaron, señalando como era posible que un modesto profesor como Miles Warren tuviese unos conocimientos tan avanzados en genética, y presupuesto suficiente como para construir un laboratorio con capsulas de clonación viables y otros ingenios. Tal vez por ello, durante su segunda estancia en las colecciones arácnidas (entre 1988-1991) el propio Conway decidió dar una vuelta de tuerca a todo lo que creíamos saber hasta entonces. Para empezar, el guionista nos revela que durante su juventud Warren había sido discípulo del Alto Evolucionador y que, en realidad, nunca había aprendido a crear clones, sino duplicados genéticos, es decir, convertir a una persona en otra mediante una inyección de su ADN. Pero entonces, ¿qué pasaba con Carroña? Conway salió del paso explicando que el primer Carroña era de hecho Anthony Serba, el ayudante de Warren, transformado en una criatura de ultratumba mediante un virus genético que modificaba el ADN de su portador, lo que dejaba la puerta abierta a que apareciesen nuevos Carroñas en el futuro, tal y como efectivamente ocurrió.

El nuevo y mejorado Chacal de los Noventa
 VI. El regreso del clon (y del Chacal)

A mediados de los noventa las colecciones del Hombre Araña pasaban por un momento delicado. Peter estaba casado, y los guionistas ya habían probado a traer a sus padres de vuelta sólo para descubrir que eran unos impostores y dejar al personaje sumido en una profunda depresión. Fue entonces cuando alguien tuvo la ¿brillante? idea de traer al clon original de vuelta (y con él, a un nuevo y mejorado Miles Warren) para animar el cotarro. Lo que en un principio iba a ser una miniserie-dentro-de-la-serie de poco más de seis episodios acabó estirándose hasta una macrosaga que involucró a todas las colecciones de Spider-Man durante casi tres años. El interés del público obligó a estirar y estirar la trama original, forzándola más allá de lo estrictamente necesario, para disgusto de propios y ajenos, que acabaron abominando del resultado final, cuando en Marvel decidieron que el clon era el auténtico Peter Parker, mientras que el Spider-Man que habíamos conocido (y seguido) desde 1975 era el clon creado en su momento por Miles Warren. La idea era empezar de cero, con un nuevo Spider-Man (Ben Reilly) soltero y libre de todo el peso de la continuidad acumulada durante las dos últimas décadas. Por su parte, Warren revela que su aparente "redención" fue sólo un truco, y que ha pasado varios años mejorándose genéticamente mientras esperaba el momento oportuno para relanzar su proyecto; a saber, exterminar a toda la humanidad con una variedad del virus letal de Carroña, y sustituirla por clones leales a su persona (nada que ver con lo explicado por Conway años atrás). Spider-Man y la Araña Escarlata (Reilly) logran abortar los planes del Chacal, que se precipita a su muerte por segunda (pero no por última) vez.
A la larga el experimento fue un fracaso, que obligó a deshacer lo hecho y volver al estatus quo previo a la irrupción en escena de Ben Reilly, además de dejar en la editorial (y entre el público) un recelo desmedido por todo lo relativo a la palabra "Clon". Sin embargo, justo es decir que esta saga nos dejó algunos momentos memorables, como el episodio escrito por J. M. de Matteis para despedir a la tía May, o secundarios tan interesantes como Kaine (el primer y defectuoso clon de Spider-Man). Pero si por algo mereció la pena, fue por traernos de vuelta a un villano tan carismático como Norman Osborn, alias el Duende Verde, que resulta ser la mano que movía los hilos detrás del Chacal. Un personaje que de la mano de Paul Jenkins, Mark Millar o Brian Michael Bendis se ha convertido en uno de los puntales básicos del nuevo universo Marvel, en sagas como Civil War, Invasión, Asedio o Miedo encarnado, entre otras. Respecto a Warren, ha tenido pequeñas apariciones puntuales en Spider Island (2011) o en el universo alternativo de los Marvel Zombies.

VII. La saga del clon original

Tal y como apuntábamos más arriba, esta segunda saga del clon dejó muy mal sabor de boca en la editorial, que durante años evitó hacer referencias a la misma dentro de las colecciones arácnidas. Sin embargo el tiempo todo lo cura, y finalmente, en el 2009 apareció Spider-Man: La saga del clon, una miniserie de seis números escrita por Tom de Falco que pretendía contar la historia de Ben Reily tal y como fue concebida en un principio, sin ninguno de los añadidos posteriores, y con un final alternativo que también causó cierto revuelo en su momento. Por su parte, Kaine heredaría el rol de la Araña Escarlata, y tras deambular durante un tiempo como secundario por los títulos del Hombre Araña, terminó protagonizando su propia serie en solitario entre 2012 y 2013. Rizando el rizo, la Gwen Stacy original (o al menos, una versión alternativa suya) ha vuelto del limbo de los personajes muertos (aunque nunca olvidados) gracias a los eventos de Universo Spider-Man.

El Chacal del siglo XXI
 VIII. Los muertos viven: La conspiración del clon

Dan Slott, guionista de Spider-Man durante los últimos años, y responsable de algunos de los eventos más divertidos e interesantes de la franquicia gracias a miniseries como la ya comentada Spider Island, o Spider-Man Superior, ha decidido volver (de nuevo) la mirada al pasado para recuperar un adversario de la envergadura del Chacal, ahora con un nuevo y rejuvenecido look. Este Chacal del siglo XXI viste de traje, se cubre el rostro con una máscara de Anubis, se hace llamar El Señor de los Muertos y es dueño de una importante corporación médica desde la cual se propone poner patas arriba (otra vez) la vida de Peter Parker, sustituyendo a algunos de sus conocidos y seres queridos por clones, e incluso "resucitando" a algunos personajes del pasado. Sin embargo, sus motivos no están del todo claros (él insiste en considerarse un altruista, y habla de atraer a Peter al lado correcto), e incluso no es seguro que el hombre que se oculta bajo la máscara sea el propio Miles Warren pero, en ese caso, ¿quién sería el nuevo Chacal? [Aviso: Spoiler] ¿Tal vez un renacido de entre los muertos Ben Reilly? En todo caso, queda poco para saberlo: Panini acaba de publicar el prólogo a la saga en su número 123 mensual, la cual se extenderá durante la primera parte del año, aunque Slott ya lleva algún tiempo dejando caer pequeños detalles y pistas sueltas aquí y allá de cara a este momento, y tratándose de él, cabe pensar que el resultado final no será intrascendente, ni mucho menos. Una nueva época de esplendor para uno de los villanos más clásicos y con más carisma de Spidey, que ha demostrado una notable capacidad de resistencia y una habilidad envidiable para volver de la muerte una y otra vez.

Para saber más:

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
Pese a lo mucho que me gusta Spidey (ahora mismo disfrutando junto a mi sobrinito la última temporada de "Ultimate Spiderman) y a todos los cómics que me he leído de él, nunca me he topado con este villano...Y la verdad es que me encantaría tener "La saga del clon original", que Panini sacó en un muy lindo tomo en tapa dura.
Por cierto, te quedó muy lindo el nuevo formato de tu página, felicitaciones.
A ver si un día de estos te pasas por mi página, que desde el año pasado que no tengo el honor de saber de ti por esos lares.