Ir al contenido principal

Recordando a Robert April

Pregunta rápida: ¿quien fue el primer capitán de la USS Enterprise? Una mayoría de personas respondería al instante que James T. Kirk, mientras que algún que otro trekkie avispado mencionaría a Christopher Pike; pero muy pocos, o casi nadie, se acordaría de Robert April. Este ha sido, de hecho, uno de los principales damnificados por la revisión de la serie que están llevando a cabo J. J. Abrams y sus colaboradores habituales, ya que en el anterior Star Trek de 2009 la nave salía del muelle espacial bajo el mando de Pike y antes de que acabase la película Kirk ya era el capitán en funciones.
Antes de que algún despistado salga corriendo para hacerse un maratón con todas las series y películas de la saga, conviene mencionar que April apareció por primera vez en un episodio del Star Trek animado (1), que cronológicamente se situa a continuación de la serie clásica (TOS) y antes de los eventos de la película de Robert Wise de 1978. El problema es que durante algún tiempo no estaba claro hasta que punto estos episodios formaban parte de la continuidad oficial de la serie. Sabido es que el universo expandido de Star Trek no guarda la misma concordancia que el de George Lucas, donde se intenta que haya una lógica intrínseca entre las películas, los videojuegos, las novelas y las diversas series de comic, mientras que en el caso que nos ocupa el Canon estaría limitado a las películas y a las cinco series de televisión de imagen real. Sin embargo, con el tiempo, algunas de las novedades aportadas en su momento por TAS - como el propio Robert April - han acabado por formar parte del mito.
Respecto a April, es muy poco lo que sabemos de él. Según la Wikipedia, nació en el año 2195, poco después de la misión de 4 años de la NX-01 (2). Ya en el 2240 se encargó de supervisar la construcción de la Enterprise en los Astilleros Navales de San Francisco, nave que acabaría comandando entre los años 2245-2250. Allí conocería a Sarah, su jefe médico, con la que acabaría casándose poco más tarde. Tras esta primera misión de cinco años april se retiró del servicio activo para pasar a formar parte del cuerpo diplomático hasta su retiro forzoso en el 2270. Sin embargo, tras su colaboración con James Kirk, la Flota Estelar decidió reconsiderar su decisión y devolverle su rango de Almirante.
April ha tenido muy pocas apariciones en los medios, aparte del Star Trek animado. A mediados de los noventa, pudimos verle como invitado de honor en Star Trek: The Early Voyages, una de las colecciones que publicó Marvel Comics durante su segunda etapa al frente de la franquicia de Roddenberry, que narraba las aventuras de la Enterprise durante la primera misión de cinco años de Christopher Pike. En esta ocasión April reaparece para pasarle el testigo de la nave a su sucesor, aunque poco más tarde tendría que volver a ponerse al mando de la Enterprise después de que Pike quedase incapacitado en un accidente. Por desgracia, dicha historia (escrita por Dan Abnett y Andy Lanning, y magistralmente plasmada en viñetas por el español Javier Pulido) quedó inconclusa tras el prematuro cierre de la colección.

 Más recientemente hemos podido ver a un rejuvenecido Robert April en la precuela en comic de la nueva película de Star Trek (3), Into the Darkness, donde Kirk y el resto de la tripulación de la Enterprise se encuentran con él durante una misión de rutina en el planeta Phaedus. Presuntamente muerto desde hacía mucho tiempo, April confiesa haber desertado de su puesto para organizar la resistencia contra los klingons en dicho planeta con la ayuda de una contrabandista llamada Mudd. En esta nueva continuidad, April parece ser una versión madura y rebelde del propio Kirk, o al menos el hombre en el que Kirk podría convertirse de no tener a su lado a Spock y McCoy para atemperar su caracter. Al final del comic su destino es incierto, aunque hay que reconocerles a Roberto Orzi y Mike Johnson el mérito de haber sabido reciclar y darle cierto carisma a un personaje secundario como este, que llevaba varios años lejos del primer plano. El nuevo April es mucho más divertido, intrigante y seductor que su versión previa. Quien sabe, tal vez tenga un papel más destacado en la próxima entrega del Star Trek de Abrams donde parece que, por fin, los klingons serán los villanos de la película.

(1) ST: TAS "The Counterclock Incident".
(2) Enterprise TV Series, 2001-2005.
(3) Editado en los EEUU por IDW y en España por Likantro (ver Ficha Técnica más abajo).


 FICHA TÉCNICA:


Título: Star Trek: Hacia la oscuridad (la Precuela).
Autores: Roberto Orzi, Mike Johnson y David Messina.
Editorial: Likantro.
ISBN: 978-84938135-7-4
PVP: 15 €

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
Hola. Hace tiempo que no tenía el gusto de leer tu blog y me he encontrado con este otro interesante texto tuyo sobre una de mis series favoritas. En verdad el reinicio de Abrahams de la franquicia ha realizado sus grandes cambios en la cronología de este querido universo y hay qué esperar lo impensado frente a las pelis que vendrán más adelante (igual, pese a todo, las dos ya filmadas me encantaron y hasta les dediqué mi propia crítica en el Cubil). Por cierto, me encantaría leer estos cómics.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Hola Elwin, aquí en España hemos tenido la suerte de poder leer algunos de estos comics aunque la mayor parte continua inéditos. Creo que el mayor mérito de Abrams ha sido convertir Star Trek en una franquicia de éxito para todos los públicos, y no sólo para los incondicionales de la saga. Espero con impaciencia su Ep.VII de Star Wars, a ver que tal resulta. Salu2!

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…