George Langelaan y los "Relatos del Antimundo"


Langelaan pasará a la historia del género como el autor de ese pequeño clásico que es el relato "La mosca" donde narra con ritmo hipnótico las nefastas consecuencias que un experimento de teletransportación tiene para su protagonista cuando durante del mismo su ADN se mezcla con el de una mosca común. Una historia clásica acerca de los peligros de la ciencia que ha sido llevada a la gran pantalla en dos ocasiones: una en 1958 por Kurt Neumann, y ya en 1986, de la mano del gran cineasta canadiense David Cronenberg, en una adaptación más libre pero que supera con creces a su predecesora y que se beneficia además de la buena química que había entre sus protagonistas, Jeff Goldblum y Geena Davis, que por aquel entonces eran pareja en la vida real. De hecho, el éxito del la versión de Cronenberg propició que se rodase una secuela, La mosca 2, muy inferior y completamente ajena a la obra de Langelaan.
El relato en sí forma parte de una antología génericamente conocida como los Relatos del Antimundo que recoge lo mejor de la producción de este escritor de origen franco-británico nacido en París el 19 de enero de 1908. Periodista de profesión, Langelaan colaboró con los servicios de inteligencia aliados durante la IIª Guerra Mundial, algo que se evidencia en su obra, donde no faltan alusiones al conflicto, así como al pasado militar de muchos de sus personajes protagonistas. A comienzos de la década de los cincuenta sus relatos comenzaron a aparecer en diversas revistas como la famosa Play Boy donde también publicó otro de los grandes del género, Ray Bradbury, con el que el autor que nos ocupa guarda no pocas similitudes que van desde el transfondo humano de sus relatos a un marcado interés por lo sobrenatural y el más allá, además de una cierta desconfianza hacia la ciencia y sus peligros, fruto tal vez del peso que la segunda guerra mundial y, en especial, las bombas atómicas de Hirosima y Nagasaki, tuvieron en su generación.
Respecto a la antología en sí fue editada en castellano en 1976 por Luis de Caralt Editor dentro de su serie Caralt CF, con los números 2 (Relatos del antimundo) y 4 (Robots pensantes) aunque hay que aclarar que se trata de la misma antología. Releyéndolos con la perpectiva que da el tiempo son historias sencillas, bien escritas y agradables de leer, aunque cabe pensar que algo del estilo personal de su autor se haya perdido con la traducción. En general, se pueden clasificar tres grupos bien diferenciados en base a su temática:
1. Un primer grupo de relatos de anticipación o cercanos a los parámetros de lo que entendemos como ciencia ficción, entre los que cabría incluir "La dama de ninguna parte", "Tiempo muerto", "Robots pensantes" o "La mosca".
2. Otro puñado de historias que tienden más hacia el suspense cuando no abiertamente hacia lo sobrenatural, como "La otra mano", "El milagro", "Caida en el olvido", "La ronda del diablo" o "La última travesía", un poco al estilo del también escritor y coetaneo suyo Roald Dahl.
3. Y un tercer grupo de historias más inclasificables que van desde el ambiente misterioso y noir de "Salida de emergencia" al humor de "Deducciones desde la butaca" o "El tigre recalcitrante".
Por desgracia, ninguno de ellos ha tenido la repercusión de "La mosca" aunque como hemos dicho todos mantienen un notable nivel de calidad. Langelaan era un narrador competente que sabía como condensar una buena historia en pocas páginas cautivando el interés del lector desde las primeras líneas. A título personal, reconozco que siempre me he sentido fascinado por su relato "Tiempo muerto" y esas inquietantes descripciones de un mundo congelado en el tiempo, así como la forma paulatina en que el protagonista descubre la terrible realidad del misterio que le rodea.
La antología ha sido reeditada con posterioridad, por la misma editiral Caralt y por Planeta, dentro de su serie Obras Maestras de la Ciencia Ficción (2001), en un intento por aprovechar el éxito de la película de Cronenberg, aunque en esta ocasión el título de la misma se sustituyó por el de La mosca y otras historias. Es un libro interesante pero díficilmente accesible para el gran público excepto a través de librerías especializadas o páginas web como Iberlibro. Sin embargo, el esfuerzo merece la pena, no sólo por "La mosca" sino por todos y cada uno de los demás relatos en él incluidos y aquí comentados.

Para saber más:

El Baúl de los Recuerdos: Caralt CF
Reseña de Relatos del Antimundo en el Sitio de Ciencia-Ficción

Comentarios