De Extraterrestres y otras cosas del corazón, por Nacho Vigalondo


No pocos autores opinan que la segunda obra (ya sea una novela, una película o un nuevo videojuego, tanto da) es mucho más dificil y arriesgada que la primera, sobre todo cuando esta ha sido todo un éxito, ya que las comparaciones además de odiosas son inevitables, y nunca faltará quien examine a la recién llegada con lupa para ver si el talento sigue ahí o se agotó con el primer triunfo: tal y como le ha ocurrido a Nacho Vigalondo con su segundo proyecto cinematográfico aunque el cineasta cántabro puede vanagloriarse (no sin razón) de haber pasado el examen con matricula de honor. 
Extraterrestre se ha hecho de rogar (casi un año entre su rodaje y la fecha del estreno), pero la espera ha merecido la pena. Por el camino se ha presentado con notable éxito en festivales de tanto prestigio como el de Toronto o San Sebastián, lo cual, unido a una inteligente campaña promocional a través de Internet y las redes sociales, ha terminado por despertar el interés de un amplio sector del público que considera a Vigalondo como el J.J. Abrams del cine español. Por si fuera poco, la película se ha beneficiado de la enorme popularidad que su protagonista femenina ha cosechado durante estos últimos meses gracias a su nominación al Goya como Mejor Actriz Revelación por No tengas miedo (2011) de Montxo Armendáriz, además de otros no menos importantes galardones.
Vaya por delante (a riesgo de parecer poco objetivo) que Extraterrestre me ha gustado. No sé si acabará por convertirse en una obra maestra, o un título llamado a marcar un antes y un despues en la historia del género (el tiempo lo dirá), pero no cabe duda de que se trata de un nuevo trabajo redondo de su realizador, a la altura de Los Cronocrímenes, su opera prima del 2006.
En realidad, el título de la película es un poco engañoso. Extraterrestre no es una película de invasiones al uso y, de hecho, los tan traidos y llevados extraterrestres ni siquiera aparecen en persona a lo largo de todo el metraje... ¿o sí? Porque con Vigalondo, nada es lo que parece, y las sorpresas acechan a la vuelta de cada fotograma. En cualquier caso los alienígenas no son más que el catalizador de la acción: el elemento distorsionador que altera la rutina de los protagonistas y les obliga a enfrentarse a sí mismos para terminar descubriendo su propia naturaleza. A efectos prácticos, se podía haber conseguido el mismo resultado con una horda de zombies o una plaga de trifidos, pero que duda cabe que la forma en que Vigalondo subvierte los postulados clásicos del género no deja de despertar una cierta simpatía cómplice entre el espectador friki. 
Extraterrestre es un buen ejemplo de como hacer una gran película con los medios justos pero con mucho talento, un guión inteligente y un grupo de grandes actores, entre los que destaca por méritos propios una Michelle Jenner en estado de gracia que tras sobrecogernos con su magistral interpretación como Silvia en No tengas miedo, ahora nos demuestra que también se mueve como pez en el agua en el terreno de la comedia, y a la que da la réplica un no menos inspirado Julián Villagrán que, en el mejor estilo de Humphrey Bogart en Casablanca (1942), (¡Atención! Spoilers) opta por sacrificarse para que su chica pueda encontrar el amor verdadero. Como él mismo actor afirma al final de la película, "Los extraterrestres somos así de raros". ¿O se refiere a nosotros mismos? Con Vigalondo todo es posible. Y es que el realizador puede ser la única persona que haya descubierto el auténtico sentido de la existencia: si la vida es un teatro del absurdo, el humor es la única respuesta.


 PD - Por cierto que a estas alturas ya he visto Extraterrestre dos veces (y tengo las entradas para demostrarlo): una para disfrutar de la película, y otra para volver a disfrutar con la imagen de Michelle saliendo de la ducha (sí, así de superficial soy; excusez moi). Y conste que la segunda vez me gustó tanto, sino más, que la primera (me refiero a la película, claro, aunque la misma reflexión podría hacerse a propósito de la Sta. Jenner. ¿Qué le voy a hacer? Si yo fuese Superman, ella sería mi kriptonita).

PD2 - Leo en Internet que los resultados de Extraterrestre durante su primera semana de proyección no han sido todo lo brillantes que se esperaban. Otra víctima colateral de la terrible crisis que nos atenaza. Así y todo, soy de los que prefieren ver el vaso medio lleno: creo que a esta película aun le queda mucho camino por recorrer y que las cifras pueden remontar a medida que el boca a boca funcione y más y más gente la recomiende. Además, gracias a George Lucas sabemos que un filme puede generar ingresos mucho más allá de las salas de cine, por ejemplo con el merchandasing. ¿Para cuándo una colección de figuritas de acción de Extraterrestre de McFarlane Toys? (Yo me pido la de Julián Villagrán con el bote de melocotones). Excelsior!


Comentarios

Dr. Gonzo ha dicho que…
Una verdadera lástima la recaudación de risa que ha tenido esta película y la penosa distribución. De hecho, yo todavía no he podido verla debido a esto último que menciono.
También es una pena que, cuando un director talentoso, como lo es el bueno de Vigalondo, apueste por algo nuevo e innovador, el público opte por ir a ver lo de siempre (aunque luego tienen los santos huevos de quejarse por la falta de originalidad en el cine...).
Bajo mi punto de vista, la escasa recaudación de esta película no es culpa de la crisis, sino del pésimo modelo de espectador que tenemos en este país, lleno de prejuicios y sin interés por descubrir cosas distintas.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Gonzo, cuando una buena película no funciona como debería no siempre es fácil saber que es lo que ha fallado. Puede que en parte sea por lo que tu apuntas, aunque creo que la crisis en efecto puede haber influido y también es posible que la campaña promocional fallase al hacer demasiado hincapie en que era una película friki y para frikis, ahuyentando al público general que pensaba que iba a ver una parodia o algo peor, vaya Ud. a saber. Espero que poco a poco las cosas mejores gracias al boca a boca, las críticas positivas y el tión que tiene la bellísima Michelle Jenner. Un saludo y gracias por tu comentario :)