Tensión sexual no resuelta (2010)

Hay gente que siente una prevención instintiva hacia cualquier película rodada en nuestro país, hasta tal punto que con sólo ver los títulos de crédito cambian de canal o abandonan la sala de cine como si se tratara de una enfermedad contagiosa. Y sin embargo, en España hay buenos directores, guionistas, interpretes y técnicos de todo tipo capaces de rodar filmes muy estimables. Y cuando alrededor de un proyecto se junta un equipo de profesionales capaces y con talento, el resultado final puede ser un título tan interesante como el que nos ocupa. En ese caso, renunciar a disfrutar de ella sólo por su origen es un prejuicio tan estúpido como creerte superior por el mero hecho de ser hombre o haber nacido con un color de piel determinado.
Tensión sexual no resuelta (Hacer click sobre el título para ver la ficha de la misma en FilmAffinity) es una entretenida comedia que te engancha desde el principio y te mantiene sentado en la butaca hasta el último fotograma, pendiente de cada sorpresa y giro inesperado del guión. Un divertido juego de traiciones, desencuentros y venganzas construido a base de dialogos ágiles y frases memorables ("Mi soledad y yo estamos muy a gusto las dos. No necesitamos que venga la soledad de otro a darnos por el culo") y habilmente puesto en escena por Miguel Ángel Aijon y Miguel Ángel Lamata, el cual se encarga también de las labores de dirección. Por otro lado, los actores están espléndidos en sus respectivos papeles, y hay que destacar en especial la gran interpretación de Adam Jeziersky, actor por el que reconozco que sentía una cierta prevención debido a sus trabajos previos, pero que aquí se revela como uno de los mejores talentos al alza de la escena española del momento. Y no nos olvidemos del debut en la gran pantalla de Pilar Rubio, que siempre merece la pena por sí misma.
Personalmente hace tiempo que valoro más las películas bien hechas y entretenidas - como esta - que otros filmes que arrasarán en los Goya pero que no son más que vanos ejercicios de estilo con ínfulas de trascendencia, como Ágora (y perdonenme las comparaciones, que siempre son odiosas). Por contra, Tensión sexual no resuelta demuestra que aquí también se pueden hacer buenas películas que no tienen nada que envidiarles a algunas costosas superproducciones extranjeras. Así que lo dicho: no dejen que prejuicios estúpidos les arruinen la posibilidad de disfrutar con uno de los títulos más divertidos del momento. Ya me lo agradecerán.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ole tus cojones, la primera vez que veo que se compara "Agora" con "Tensión sexual no resuelta". Saludos, jose manuel.
Anónimo ha dicho que…
Ole tus cojones. La primera vez que alguien tiene valor para poner en su sitio "Agora" -y encima comparándola con la peli de la Pilar Rubio-. Eres el más grande, aunque es posible que más de un gafapasta ande buscándote por ahí para ajustarte las cuentas.

Coincide plenamente con tu valoración sobre los prejuicios que hay en un sector importante del público ante el estreno de cierto de películas como "Tensión sexual no resuelta".

Saludos, jose manuel.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Tienes razón, la venganza puede ser terrible. Pueden lapidarme bajo una montaña de ejemplares de "Teoría y práctica del buen cine" de Lars Von Smorrensson todos ellos sin desprecintar :)