Ir al contenido principal

De Cine: Daniel Calparsoro

Al hilo de un anterior post sobre la teleserie Inocentes quería aprovechar el mismo para conocer un poco mejor a su director y guionista, Daniel Calparsoro, el cual me parece uno de los cineastas más destacables del actual panorama del cine español, pero cuyo talento no siempre ha sido debidamente valorado en su justa medida. Autor de un buen puñado de títulos más que interesantes, su nombre fue uno de los que sonaron con más fuerza para hacerse cargo del eterno proyecto sobre el Capitán Trueno que finalmente ha rodado Antonio Hernández. Destacar además que en general las labores de Calparsoro no se limitan a la dirección de sus filmes, ya que es habitual que escriba o colabore en la redacción del guión, ejerciendo un control casi absoluto sobre el resultado final.
Su debut tuvo lugar en 1995 con Salto al vacío, una cruda historia protagonizada por Alex (Najwa Nimri), una chica que mantiene a toda su familia a través del contrabando de armas, a la que seguirían otros títulos emblemáticos como Pasajes (1996), A ciegas (1997) o Asfalto (2000), una peculiar mezcla de historia de amor y acción con final trágico (algo que, por otra parte, es una seña distintiva de este realizador). Poco después llegaría Guerreros, tal vez su trabajo más personal hasta la fecha que, sin embargo, tuvo una tibia acogida por parte de la crítica y del público. Lo mismo ocurrió con su posterior filme, Ausentes (2005), un intenso thriller de suspense protagonizado por Ariadna Gil. Tal vez por ello Calparsoro decidió tomarse un tiempo, reorientando su carrera hacia el mundillo de la televisión en un momento en el que las TV Movies estaban de moda y las diversas cadenas buscaban nuevos profesionales y proyectos con los que rellenar sus parrillas. Así, en el 2005 escribe y dirige para Antena 3 la polémica El castigo, que narra las desventuras de varios jóvenes rebeldes que participan en un reality cuyo objetivo es reeducarles recurriendo a cualquier medio imaginable, tortura incluida. Los buenos resultados de share hicieron que en Tele 5 se fijasen en Calparsoro y le ficharan para realizar una nueva trilogía de temática y estética similares, de las cuales se han rodado y estrenado hasta la fecha las dos primeras entregas. La idea detrás de esta trilogía era tomar como punto de partida alguna noticia o acontecimiento que hubiese conmocionado a la opinión pública para, a partir de ahí, desarrollar una trama completamente nueva, tal y como hace en La ira (2009) e Inocentes (2010), centrada en el submundo de la prostitución y la trata de mujeres, y que en un principio iba a titularse La lujuria. Pese a ser trabajos pensados y realizados para el medio televisivo, hay que destacar la impecable factura formal de los mismos así como la crudeza del guión y de algunas de sus escenas o imágenes, que no obstante (como ya hemos apuntado) son marca de la casa. Con frecuencia a Carpalsoro se le ha criticado por recrearse en exceso en la violencia, obsesión esta que le acerca - más en espíritu que en la estética - a la obra de cineastas como Peckinpah o Tarantino. Sin embargo, no ir más allá sería terriblemente injusto, ya que en Calparsoro dicha fascinación por la violencia convive con una ácida reflexión acerca de su naturaleza y en especial de las consecuencias de la misma, al igual que hace el gran Clint Eastwood (y perdonen las comparaciones, que siempre son odiosas) en títulos como Sin perdón (1992), Mystic River (2003) o la más reciente Gran Torino (2008). En Inocentes, por poner un ejemplo, el comportamiento inmoral y delictivo de Marcos (Alex González) le acaba pasando factura no sólo a él mismo, sino también a su novia, Sonia (Michelle Jenner), y la mejor amiga de esta, Celia (Aida Folch), en una espiral de violencia que impregna toda la segunda parte de la teleserie. Es de agradecer que su creador no haya cedido a la tentación de optar por un Happy End en aras de la comercialidad más descarada, y que en su lugar haya elegido un final tan desazonador como impactante.
Curiosamente, estas TV Movies han relanzado - con toda justicia - la carrera cinematográfica de Calparsoro. Para el futuro inmediato tiene pendiente de estreno la miniserie Tormenta para A3 Films así como el largometraje Invasor, basada en el best-seller de Fernando Marias. En cualquier caso, mal que les pese a sus detractores, Calparsoro tiene genio y talento de sobras para sacar adelante estos y otros muchos proyectos, a cual más interesantes, y yo espero estar ahí para seguir disfrutando con ellos como hasta la fecha. Como decía un hombre sabio: "Ladran, luego algo estamos haciendo bien". Pues eso.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me huelo que este post es sólo una burda excusa para volver a poner una foto de Michele Jenner...

GMF
Alejandro Caveda ha dicho que…
Saludos, maese.
Hombre, con semejante idea le haces un flaco favor al talento de Mr. Calparsoro, que es uno de mis cineastas favoritos, pero para que vamos a engañarnos, cualquier excusa es buena para volver a ver a Michelle ;)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…