Ir al contenido principal

De Cine: Eric Bana

Al hilo de mi anterior artículo sobre Star Trek quería aprovechar la ocasión para escribir sobre otro de mis actores favoritos, Eric Bana, el cual interpretaba a Nero en el antedicho filme.
Al igual que Hugh Jackman o Dominic Purcell (sobre el cual también hemos hablado aquí en el zoco) Bana es oriundo de Australia, donde nació en 1968, aunque tiene raices croatas por parte de padre. El estreno de Mad Max en 1979 le animó a probar suerte en el dificil mundo de la interpretación. Con tal fin se mudó a Sydney y comenzó a desempeñar los más diversos trabajos (como lavacoches, o camarero) para ir tirando hasta que llegase su oportunidad.
Curiosamente, el joven Bana destacó como comediante en los inicios de su carrera. En 1993 tuvo lugar su debut televisivo en el Steve Vizard´s Tonight Live talk show, tras el cual se incorporaría al elenco de la serie de TV Full Frontal. Durante este periodo Bana se hizo célebre por sus parodias humorísticas de personajes populares como Arnold Swarzenegger, Sylvester Stallone, Tom Cruise o Colombo.
En 1996 debutó con su propio show humorístico, Eric, el cual por desgracia apenas se mantuvo una temporada en antena debido a los bajos índices de audiencia, aunque le sirvió para obtener el premio Logie al Mejor Comediante en 1997.
Ese mismo año tendría lugar su salto a la gran pantalla con la película The Castle; a continuación, Bana cambiaría completamente de registro para interpretar a Read, una famosa figura del bajo mundo criminal australiano. Su siguiente película, Chopper (2000) obtuvo un gran éxito a nivel internacional y le abrió las puertas para formar parte del reparto de Black Hawk derribado (2001) de Ridley Scott, donde compartió cartel con Josh Harnett, Ewan McGregor o Tom Sizemore, entre otros nombres ilustres de Hollywood.
Tras Black Hawk derribado interpretaría a Bruce Banner y su alter ego esmeralda en la personal visión del personaje Marvel que en el 2003 rodó el genial director Ang Lee (Hulk), siendo su trabajo uno de los puntos fuertes más memorables de una película que no cosechó el éxito esperado en su momento. Convertido ya en una gran estrella, Bana se metería en la piel del noble príncipe Hector en Troya (2004) de Wolfgang Petersen, para convertirse a continuación en un ejecutor a sueldo del estado de Israel en el thriller político Munich (2005) de Steven Spielberg.
Bana está casado con la publicista Rebecca Gleeson con la que tiene dos hijos. Actualmente los cuatro residen en Melbourne, adonde Bana regresa siempre que su trabajo se lo permite. A título anecdótico, es un gran aficionado al football australiano, odia las armas de fuego, y disfruta pilotando motos y coches de carreras. Su papel en Hulk incluía la opción para rodar dos secuelas, aunque en la siguiente película el personaje de Bruce Banner sería interpretado por el también actor Edward Norton.
Como vemos, Bana se ha especializado en un tipo muy concreto de personajes, todos ellos hombres de honor, buenos y decentes, que por deber o necesidad se ven obligados a utilizar la violencia para sobrevivir o proteger a los suyos. Por ello la noticia de que Bana interpretaría al malo de la película en la última entrega cinematográfica de Star Trek dirigida por J.J. Abrams no dejaba de tener cierto morbo. Sin embargo, una vez visto el filme y analizado en profundidad el personaje de Nero, es posible darse cuenta de que este no es tan diferente de otros encarnados anteriormente por este actor.
Fecha Estelar 64333.4. Una supernova amenaza la supervivencia del planeta Romulo y todos sus habitantes. Sin embargo muy pocos son conscientes del peligro. Tan sólo el embajador Spock y Nero, líder del gremio de mineros, están dispuestos a hacer lo que sea necesario para salvar Romulo y su gente. A tal fin, deciden viajar a Vulcano para solicitar al Consejo de Ciencias de dicho mundo la Materia Roja, una substancia que puede colapsar la supernova evitando la catástrofe. Sin embargo los vulcanos se muestran divididos ante la idea de entregarles a sus violentos parientes una tecnología tan avanzada y peligrosa.
Impaciente ante los retrasos y temeroso por la suerte de su familia Nero, apoyado por su tripulación, decide regresar a Romulo sólo para ser testigo del fin de su mundo y de sus seres queridos. Desesperado, Nero jura vengarse de Spock y los vulcanos a los que culpa del genocidio de su raza. Como señal de dolor y compromiso, decide raparse la cabeza y cubrir su rostro de tatuajes, acto en el que es secundado por sus tripulantes.
A continuación utilizan una avanzada tecnología borg para transformar su nave, la Narada, en una siniestra fortaleza bélica capaz de autorregenerarse y enfrentarse con ventaja a cualquier nave armada de la Federación.
Nero comienza su venganza atacando y casi aniquilando al Imperio Klingon antes de dirigirse a Vulcano. Entretanto, Spock viaja con un prototipo de nave experimental hacia la supernova en un valeroso esfuerzo por neutralizarla antes de que aniquile más planetas habitados. Por desgracia, la Materia Roja convierte la supernova en una singularidad temporal que arrastra ambas naves, la de Spock y la de Nero, hacia el pasado, entroncando directamente con los eventos de la película de J.J. Abrams, donde pudimos comprobar como Bana interpretaba a Nero con una convicción e intensidad raras veces vistas en la saga desde la memorable interpretación de Ricardo Montalban en La ira de Khan (1982).
Tras este Star Trek Bana tiene varios títulos pendientes de estreno, entre los que destacan The time traveler's wife (2009), Funny People (2009), Armored o Factor X, ambas en preproducción. En cualquier caso, no cabe duda de que este joven australiano que iba para cómico se ha convertido en uno de los más sólidos valores del cine actual, por lo que cabe suponer que en el futuro tengamos muchas nuevas ocasiones de disfrutar con su talento en papeles tan arriesgados y divertidos como su Bruce Banner o este Nero que ya es historia por méritos propios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…