Ir al contenido principal

El Ilusionista vs. El Truco Final

Por una de esas extrañas casualidades de la vida han coincidido en nuestras pantallas dos películas de temática y estética similares, como son El ilusionista y El Truco Final (El Prestigio). No se trata del típico caso en que se ruedan dos películas casi iguales, una de calidad y otra más pobre, para el mercado del video, aprovechándose del reclamo de su hermana rica. El ilusionista es una historia original escrita por Neil Burger a partir de un relato corto de Steven Millhauser, mientras que El Truco Final está basado en la novela El Prestigio, del gran escritor de ciencia ficción Christopher Priest. El director, Christopher Nolan y el guionista, su hermano Jonathan, llevaban varios años trabajando para adaptar la compleja trama de la novela en un guión cinematográfico. Por el camino a Nolan le surgió la oportunidad de dirigir Batman Beguins, lo que le sirvió para completar el reparto con la incorporación de Christian Bale y Michael Caine.
En El Ilusionista el actor y realizador Edward Norton se mete en la piel del Gran Eisenheim, un mago en la mejor tradición de Harry Houdini que se enemista con el príncipe heredero del trono austrohúngaro ya que ambos están enamorados de la misma mujer. El príncipe encarga a su jefe de policía que investigue a Eisenheim para descubrir sus trucos y detenerle por fraude. No añado nada más porque la película aun está en pantalla y hay gente que todavía no la ha visto, tan solo terminar diciendo que así comienza un emocionante juego de trampas y engaños en el que nada es lo que parece.
El Truco Final, por su parte, narra la relación de amistad, primero, y enemistad después entre dos aprendices de magos, interpretados por Hugh Jackman y Bale. Ambos intentan sabotearse mutuamente a la vez que superar a su rival desarrollando el truco perfecto que les convierta en los magos más famosos de su época. El personaje de Jackman, en concreto, se mueve entre el rencor y la admiración hacia su adversario, y está dispuesto a sacrificar su felicidad e incluso su vida con tal de descubrir los secretos de este. Pese a eliminar muchos elementos de la novela, Nolan se las arregla para desarrollar una historia compleja y subyugante, a la altura de sus mejores películas. Sin embargo, su talento es también su debilidad. La trama de El Ilusionista es más lineal y sencilla y por lo tanto más fácil de visionar que El Truco Final, cuyo complejo guión, lleno de flashbacks, saltos temporales, y diversos puntos de vista, resulta menos explícito y deja más trabajo a la imaginación del espectador. Teniendo en cuenta que a este por lo general le gusta que se lo den todo bien masticadito, es de temer que la mayoría preferirán El Ilusionista (sin que esto suponga una crítica o desmérito para la película de Norton) antes que la densa y fascinante adaptación que de Priest realiza Nolan. Sin embargo, si me permiten el consejo, denles una oportunidad a ambas y difícilmente se arrepentirán, sobre todo en el caso de El Truco Final.

Comentarios

Iván Olmedo ha dicho que…
Sin querer hacer un juego de palabras (¿o sí?) a mí "El ilusionista" me ha desilusionado. La verdad es que esperaba más de esa película, con todos los ingredientes a favor, y una vez vista, resulta que se trata de un argumento resuelto facilonamente y de forma harto predecible. Lo mejor, sin duda, los actores y la ambientación.
En cuanto a "El truco final", los pejigueristas ya han empezado a hacer de las suyas: no me parece que sea una película fallida ni mucho menos. Eso sí: en ambas se ven las barbas postizas; el "El truco final" tiene más gracia.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Caray, amigo Iván, que rápido eres... ¿Has hecho sesión doble en los cines de la Calzada? Bromas aparte, "El Ilusionista" es previsible, si, y a mi también me ha gustado más la de Nolan, aunque me temo que la mayoría de la gente se decante por la primera porque es más facil de ver y "entretenida" entre comillas. Que se le va a hacer. Y yo tampoco entiendo como es posible que se engañasen mutamente con lo que cantaban los disfraces, en efecto.
sofia martínez ha dicho que…
Es agradable!! Muy buena opción para pasar el rato, por cierto me recuerda a una serie de HBO llamada El Hipnotizador (una propuesta original y bastante cautivadora), bueno el punto es que esta película que como todas tiene elementos a favor y en contra, una historia que no es mala pero que se ejecutó sin mucho interés, es poco más que aquellas cintas cuya única ambición es el final, descuidando el inicio y estereotipando la transición, toda una ilusión. Sin embargo es necesario hacer mención de la magnífica banda sonora dirigida por de Philip Glass, exquisita, tenue, minimalista, toda una creación desperdiciada en un producto que no le da la talla, una pena. Otro punto rescatable es la evidente ambientación que resalta y se siente, acoge lúgubremente, la fotografía y el montaje son sobresalientes, la dirección artística es pulcra y el vestuario aunque un poco gris y opaco, se encuentra acertado según lo que sugiere la cinta. No obstante nos encontramos con algunos efectos especiales poco trabajados.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…