Ir al contenido principal

Star Wars: Las Guerras Clon 1

“Años atrás, general, usted sirvió a la Antigua República durante las Guerras Clónicas. Ahora mi padre le ruega que nos ayude nuevamente en nuestra hora más desesperada”. Esta escueta referencia pronunciada por la princesa Leía en el Episodio IV de 1977 estimuló la imaginación de muchos espectadores intrigados por todo lo que tenía que ver con dicho conflicto: ¿Qué fueron las Guerras Clónicas? ¿Cuándo tuvieron lugar? ¿Guardaban alguna relación con el origen del Imperio y la purga de Jedis o eran acontecimientos aislados?
Las siguientes películas no aclaraban ninguna de estas dudas. Muy probablemente el propio Lucas no lo tuviese claro por aquel entonces y prefiriese reservarse todo lo relativo a las Guerras Clon para una futura trilogía-precuela (como efectivamente ha ocurrido), lo que tuvo el efecto secundario de provocar todo tipo de especulaciones y rumores, más o menos certeros o fiables. Por ejemplo, se dice que en los primeros esbozos de guión para El Imperio Contraataca Lando Carlissian era un clon, concepto que finalmente Lucas abandonó por una fotocopia del de Han Solo para el caso de que Harrison Ford no repitiese en las secuelas. Tampoco faltaban quienes – en un claro ejemplo de clarividencia – especulaban con que los soldados de asalto eran clones, ya que eran idénticos y nunca se les veía el rostro, lo que ha terminado siendo cierto. Incluso, rizando el rizo, recuerdo haber leído opiniones acerca de que el Obi Wan que conoce Luke en Una nueva esperanza era un clon ya que el Ben Kenobi original había muerto durante las Guerras Clónicas. El origen de esta curiosa idea es que en inglés el nombre Obi Wan tiene un parecido fonético razonable con las siglas OB 1, un código alfanumérico que podría servir para identificar a los clones. Puede parecer un disparate, pero David Muñoz, en su libro Las galaxias de George Lucas, apunta que Timothy Zahn en su trilogía de la Nueva República había concebido al personaje de Joruus C’Baoth como un clon de Kenobi, pero que ante la negativa de Lucasfilm tuvo que abandonar la idea (La cual, dicho sea de paso, era muy sugerente y tenía bastantes posibilidades, pero ya se sabe que el escritor propone y Lucas dispone).

Los primeros autores del primigenio Universo Expandido (allá por finales de los setenta y principios de los ochenta) tampoco supieron o pudieron ampliar información al respecto. La mayoría de ellos, como Alan Dean Foster o los guionistas de comic Roy Thomas o Archie Goodwin se limitaron a continuar el filme original un tanto a ciegas, ya que ninguno de ellos tenía la menor idea de por donde iba a tirar Lucas en las siguientes películas. Tan sólo Brian Daley aporta algunos datos sueltos en su famosa trilogía de Han Solo (Más allá de las estrellas, Han Solo’s revenge y Han Solo and the lost legacy, entre 1979-1980), ubicada cronológicamente unos pocos años antes de Una nueva esperanza. Aunque en su momento estas novelas disgustaron a muchos seguidores de la saga, los cuales opinaban que tenían poco o nada que ver con la historia de Lucas, con el tiempo han alcanzado la categoría de obras de culto ya que los primeros manuales de rol de West End Games las aceptaron como oficiales y tomaron numerosos datos, fechas y personajes de ellas que con el tiempo han contribuido a cimentar el Universo Expandido, como el Sector Corporativo, la Hegemonía de Tion, Bollux y Blue Max, las motos swoop, los cazas Z-95 (vease arriba), los Medpacks o los destructores estelares clase Victoria. Estos últimos, que son los predecesores inmediatos del clase Imperial, habrían entrado en servicio durante las Guerras Clon según Daley, un dato que ahora se ha comprobado erróneo, puesto que en la nueva trilogía los destructores estelares que aparecen en pantalla son de un modelo distinto al Victoria, por lo que cabría suponer que estos entraron en servicio más tarde, ya finalizado el conflicto y cuando el Imperio estaba consolidado. Años más tarde la escritora A.C. Crispín amplió la trilogía de Daley en su biografía novelada de Han Solo (La trampa del paraíso, El gámbito de los Hutt y Amanecer rebelde, publicadas entre 1996-1998) haciendo algunas escuetas referencias a las Guerras Clon (mencionando, por ejemplo, naves que entraron en servicio durante ese periodo) pero sin ir más allá, ya que por aquel entonces Lucas ya estaba decidido a rodar su precuela y dicho conflicto era terreno vedado.

(Continuará…)

Comentarios

jayne ha dicho que…
Me disculpo para mis habilidades pobres en español. Querría el discurso entero de Princesa Lei en un holograma a Kenobi General en Guerras de Estrella, en español. Tiene parte del discurso (“Años atrás, general, usted sirvió a la Antigua República durante las Guerras Clónicas. Ahora mi padre le ruega que nos ayude nuevamente en nuestra hora más desesperada”.) ¿Lo tiene todo? Grácias.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…