Ir al contenido principal

Robert Sheckley: In Memoriam 3

Sheckley también se escribe con Ñ

Hay una larga y estrecha relación entre nuestro país y el autor que nos ocupa. Aparte de la temporada que residió en Ibiza, Sheckley ha regresado ocasionalmente para acudir a convenciones y festivales como la Semana Negra de Gijón. Editorialmente hablando, ya en 1964 apareció su primera novela de ciencia-ficción traducida al castellano: Mañana Será Así, en el número 16 de la colección Galaxia, de ediciones Vértice.

Sin embargo, su época dorada coincidió con el boom de la ciencia-ficción en España durante los años setenta, gracias sobre todo a la admiración que el equipo directivo de la mítica revista Nueva Dimensión sentía por su obra, a la que dedicaron el ND Extra número tres y los números 4 y 15 de su colección de libros (Peregrinación a la Tierra y El Arma Definitiva, respectivamente). Por esa misma época, otras editoriales como Acervo (La Décima Víctima y Los Viajes de Joenes, ambas en Gaudeamus) o Edhasa (que puso en el mercado títulos suyos como Paraíso II, Ciudadano del Espacio o Dimensión de Milagros, entre otros, en Nebulae) contribuyeron a acercar su producción literaria al lector español. Sin embargo, desde que la extinta Martínez Roca publicó Dramocles en 1984 con el número 92 de su colección Súper Ficción Sheckley ha permanecido prácticamente ausente de las librerías españolas, salvo por la edición que Plaza & Janés hizo en 1999 de Trueque Mental. Más recientemente, la organización de la Semana Negra de Gijón decidió editar este pasado verano un librito con uno de sus relatos más conocido (Ciudadano de la galaxia) que se ofreció al público asistente al certamen por el simbólico precio de un euro, y cuya recaudación se destinó íntegramente a sufragar parte de las facturas médicas del escritor. De ese modo, en palabras del organizador, Paco Taibo II, se intentaba eludir “El mero donativo”, al tiempo “que se pone en contacto al autor con su público”.

Pese a lo loable de esta y otras iniciativas finalmente el destino ha sido inexorable y Sheckley ha escrito la última página de su biografía. Pero no menos cierto es que un genio como el suyo no desaparece del todo mientras perdure su legado en forma de todos sus libros y relatos. Quien sabe, tal vez ahora que el autor no está entre nosotros algún editor patrio se anime a reeditar su obra completa o al menos una selección de sus mejores trabajos, al estilo de las recopilaciones de Fredric Brown que recientemente ha publicado Gigamesh. Entretanto, siempre podemos consolarnos releyendo sus viejos títulos y recordando porque se le consideraba, con justicia, como uno de los clásicos indiscutibles del género.

(Con este apartado termina y cierro esta trilogía dedicada a recordar la figura y obra de este gran escritor. Sirvan estas líneas, pues, como humilde homenaje póstumo en forma de repaso sobre la vida y obra de uno de los últimos maestros del género).


Comentarios

Alejandro Caveda ha dicho que…
Publiqu´esta entrada el día 1, y hoy día 3 a las 15:18 sigue sin aparecer en la página web correspondiente de Blogger a disposición de todos los lectores... Mis disculpas por lo que en realidad no es un fallo mio, sino del dominio que de un tiempo a esta parte tarda horas, cuando no días, en publicar las entradas editadas.
Jorge Iván Argiz ha dicho que…
¿Cuándo más? ¿entramos impacientes pero nada de nada!
Alejandro Caveda ha dicho que…
Ya tiene Ud. la siguiente entrada. Como primicia, tras Aeon Flux la próxima Femme Fatale protagonista de este blog será Natasha Herstridge. ¿Satisfecho?

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…