Ir al contenido principal

Aeon Flux

Año 2011. Una plaga desconocida aniquila a casi toda la población humana de la Tierra. Un científico llamado Goodchild descubre una cura a tiempo de salvar a unos pocos millones de supervivientes. Unos 400 años más tarde sus descendientes viven en la última ciudad del planeta, un paraíso artificial llamado Bregna y gobernado por la dinastía Goodchild. Sin embargo, no todo es tan perfecto como aparenta: hay frecuentes desapariciones y muertes misteriosas, y un grupo rebelde – conocido como los Monicanos – está dispuesto a enfrentarse a los Goodchild para liberar a lo que resta de la humanidad. Aeon Flux es su mejor baza, una hermosa y letal agente de campo cuyo pasado encierra un secreto que será la clave del misterio que rodea la vida en Bregna.

He aquí un apretado resumen del argumento que no le hace justicia a la película. He de reconocer que había prejuzgado este film antes de verlo, considerándolo como una copia insulsa de Matrix concebido para el lúbrico lucimiento de una oscarizada y hermosísima Charlize Theron; y si bien es cierto que algo de todo eso hay en la película, no menos cierto es que también da mucho más de lo que parece a primera vista al espectador exigente.

Inspirada en una serie de culto de la cadena musical norteamericana MTV creada por el animador Peter Chung Aeon Flux mezcla elementos de series recientes como la trilogía de Matrix con elementos del más genuino cyberpunk y se preocupa sobre todo por ofrecer un guión sólido y bien trabajado junto con una esmerada construcción de escenarios, ambientación y personajes. Ese empeño la acerca más a la estela de novelas como Un mundo feliz de Huxley o filmes como Gattaca o la más reciente La isla de Michael Bay, ya que se presta una especial atención a desarrollar con verosimilitud, hasta el último detalle, la sociedad futura que habita en la aparentemente paradisíaca Bregna. Lo cual no obsta para que la película tenga momentos de acción típicos del más genuino videojuego, como la carrera a través de ese jardín de la muerte repleto de trampas letales; o las secuencias en los subterráneos de la ciudad – mucho mejores que las de la también recién estrenada Doom -; o la espectacular escena final con el tiroteo con la guardia pretoriana de los Goodchild o el asalto al dirigible. Pero los autores, insisto, se han preocupado de que el hilo argumental no desmerezca la fascinante puesta en escena, llevada a cabo con un detallismo minucioso que recuerda a filmes como el Solaris de Soderberg.

Quizás esa mixtura entre película de acción y vanguardismo intelectual es lo que más ha perjudicado a la película, que no obtuvo buenas críticas ni resultados en taquilla durante su estreno en los USA, pese a contar como principal reclamo a la bellísima Charlize Theron, en auge tras su oscar por Monster. De origen surafricano, pasó de ser la chica de un spot de Martini a una de las actrices-revelación con más futuro de los 90; y aunque su carrera no ha tenido el éxito ni la proyección de otras actrices de esa época, es imposible olvidarla gracias a títulos como: The Italian Job, Operación Reno, Las normas de la casa de la sidra, o Pactar con el diablo, entre otros. En Aeon Flux la chica impone su espectacular y elegante presencia física desde el primer fotograma de la película. La cámara la adora y se recrea siguiéndola y filmándola desde todos los ángulos y planos posibles. Su presencia desborda al resto del plantel de actores, incluso a una testimonial Natalie Portman, al convertirse – literalmente – en el eje sobre el que pivota toda la película, ya que en su pasado se encuentra la clave para la solución del misterio que rodea Bregna. Solo por ella se podría y debería ver Aeon Flux; pero es que además la película merece la pena, sobre todo si no se va, como fue mi caso, con ideas preconcebidas y prejuicios trasnochados.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La verdad es que nunca ví la serie de animacion en la MTV. Tenia la impresion de que erá una serie japonesa de manga. Pero reconozco que la pelicula me gusto bastante. Quiza porque me encanta Charlize Pivon. Y quiza porque me esperaba poco mas que unos efectos especiales y el culazo de la Sudafricana oscarizada. Pero el guion esta bien hilvanado y la impresion futurista esta bastante lograda. La verdad es que la recomiendo.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Respecto a la serie de animación, acaban de sacarla completa en DVD; y a mayor abundamiento Norma Comics ha sacado un album con nuevas historias inspiradas en la película, así que parece que aunque la peli no fue un gran éxito, si ha terminado convenciendo a un número suficiente de seguidores como para exprimir el filón.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…