Recordando a Sean Kirkpatrick (1952-1996)

Kirkpatrick, en una imagen promocional de los ochenta en el Jazz Café de Glasgow
Hace poco se cumplía el veinte aniversario del fallecimiento de Sean Kirkpatrick, una de las mejores y más originales voces del terror escocés contemporáneo, cuya prometedora carrera se truncó - de forma prematura - un 19 de septiembre de 1996 en un accidente de circulación al salirse de la carretera a lomos de su Norton Commando Fastback de 1969. Injustamente olvidado hoy día, fue coetáneo de Clive Barker y su influencia puede rastrearse en la obra de autores posteriores como Neil Gaiman o Ben Aaronovich, por poner un par de ejemplos.
Oriundo de Glasgow, donde nació un 3 de marzo de 1952, Kirkpatrick disfrutó de una infancia acomodada. Contra los deseos de sus progenitores abandonó la carrera de derecho para dedicarse en cuerpo y alma a la escritura. Entre 1979 y 1981 envió (sin éxito) tres originales a diversas editoriales de Escocia e Inglaterra, pero no fue hasta la publicación de La lección del asesino (1983) que su carrera comenzó a despegar. Esta inquietante historia acerca de la enfermiza relación entre un asesino en serie y una estudiante de psicología adicta a las emociones fuertes se convirtió en uno de los best seller del año, y estuvo a punto de ser llevada al cine por Nicholas Roeg, con Oliver Reed y Charlotte Rampling en los papeles principales, aunque finalmente el proyecto no saliese adelante (1).

Glasgow, en la década de los setenta
Al abrigo del éxito de La lección del asesino sus primeros trabajos fueron viendo por fin la luz, como su ópera prima The last trip of William Scott (1979), la futurista London 1999 (1979) y la sobrecogedora Los Hijos de la Noche (1981), protagonizada por un culto satánico vagamente inspirada en la celebre familia Manson. En 1986 se publicaría su antología Las diez caras del miedo, un ambicioso proyecto a través del cual Kirkpatrick quería revisar y actualizar varios de los mitos del terror universal, como el vampirismo, la licantropía o las mansiones encantadas. Aunque la mayoría de los relatos fueron escritos ex profeso para el libro, uno de ellos era una versión primeriza y resumida de Los Hijos de la Noche, mientras que el penúltimo ("Turno de noche") fue desarrollado a partir de una idea original de la poetisa Brenda McCallum, que por aquel entonces era su pareja sentimental, y con la que poco antes había publicado Dark Shadows, una selección de poemas escritos bajo el pseudónimo de Lukas Hallenford (2).
En 1993 llegaría su obra más ambiciosa: La emperatriz de los ocultos, primera entrega de una saga centrada en la magia arcana y vagamente inspirada en la trilogía de las Madres de Dario Argento (3). Un monumental volumen de casi ochocientas páginas que narra las aventuras de un grupo de cazadores de brujas a través de diferentes épocas y paises pero que, pese a su desmesura, no supera a la antedicha La lección del asesino. Por desgracia, la temprana muerte de Kirkpatrick dejó la saga inconclusa, aunque por aquel entonces llevaba escritas unas doscientas páginas de la siguiente entrega, Our Lady of light and darkness, cuyo primer capítulo fue publicado en 1998 por la revista London Review. En 1997 apareció su obra póstuma, Tempus Fugit, una especie de autobiografía literaria protagonizada por un maduro profesor de literatura que se siente atraido por una de sus jóvenes y prometedoras alumnas. Terriblemente convencional, se dice que la primera versión del libro era mucho más oscura y políticamente incorrecta, pero que el editor obligó a revisar el texto antes de su salida al mercado, eliminando los pasajes más escabrosos y cambiando el desenlace original previsto por su autor.

Una Norton Commando Fastback 750 CC similar a la de Kirkpatrick
Las correcciones fueron hechas por el también escritor Liam S. Payne, amigo personal de Kirkpatrick que, descontento con el resultado final, se negó a que su nombre apareciese en portada junto al de su difunto colega. Pese a todo, el libro tiene momentos de auténtica fuerza y tensión sexual, en especial durante las primeras doscientas páginas, que son las menos modificadas por Payne (4).
El repaso no estaría completo sin mencionar su libro London by Gaslight, un ensayo sobre la literatura de terror brítánica desde el último tercio del s. XIX hasta los años ochenta del siglo XX, donde Kirkpatrick reniega de la influencia de Lovecraft y su círculo a la vez que expresa su admiración por otros autores (y cineastas) como Richard Matheson, Michael Moorcock, Dario Argento o Alan Moore (5), por poner varios ejemplos. Aunque en sus comienzos su obra prometía ser original y renovadora, terminó rindiéndose al mainstream y al best-seller convencional, lo que puede explicar el relativo olvido en que ha caido su legado frente al de otros de sus contemporáneos. Aunque su nombre se suele asociar con el género de terror, su prosa alcanza sus mejores registros en historias de corte psicológico, donde explora los aspectos más oscuros y retorcidos de la psique humana, como La lección del asesino o (en parte) Tempus fugit. En España su obra se ha publicado de forma parcial y a día de hoy se haya prácticamente descatalogada, siendo pasto de librerías de segunda mano y foros de compro-vendo-cambio en Internet. No obstante, la celebración de su veinte aniversario parece haber reavivado el interés por su trabajo. Harper Collins planea una reedición de Tempus Fugit, volviendo a la historia original y eliminando las correcciones efectuadas por Payne en la versión de 1997, mientras que el nombre de Kevin J. Anderson suena con fuerza como candidato a concluir Our Lady of Light and Darkness de cara a su publicación, lo que no dejaría de ser una buena noticia para todos los fans de la saga que llevan más de veinte años esperando saber que fue de los protagonistas de la misma tras el abierto final de La Emperatriz de los Ocultos.

"Escribir tiene mucho que ver con sacar a la luz tus demonios interiores". (S. Kirlpatrick)

Bibliografía:

- The last trip of William Scott (1979).
- London, 1999 (1979).
- Los Hijos de la Noche (1981) / Vidorama (1988).
- La lección del asesino (1983) / Jucar. Etiqueta Rota (1990).
- Las diez caras del miedo (1986) / Círculo de Lectores (1989).
- La Emperatriz de los Ocultos (1993) / Ediciones B, Nova Fantasía (1995).
- Tempus fugit (1997).
- Our Lady of light & darkness (Inédita, inconclusa).

No ficción:

- Dark Shadows (1984. Coescrita junto a Brenda McCallum).
- London by Gaslight (1988).

Notas:

1. Aunque finalmente la novela no fuese llevada al cine, no faltan quienes opinan que Juegos Prohibidos (1991) de la directora y guionista chilena Sandra Gutiérrez Espinoza es una versión muy libre de la historia original de Kirkpatrick, adaptada a la realidad del Chile post-Pinochet.
2. El libro está dedicado a la memoria de Jim Morrison, por el que Kirkpatrick sentía una especial devoción (muchas de las citas que aparecen en La lección del asesino son fragmentos de canciones de The Doors).
3. A título anecdótico, en aquel momento tan sólo se habían estrenado dos de las tres películas de la trilogía: Suspiria (1977) e Inferno (1980).
4. Tempus Fugit no está publicada en castellano, aunque circula por Internet una versión digital traducida al español latino, hecha probablemente a partir de alguna edición latinoamericana de los años noventa.
5. En una entrevista de 1994, Kirkpatrick llegó a definir La cosa del pantano de Alan Moore como una de las cinco obras maestras del terror del siglo XX. Por desgracia, ignoro cuales son las otras cuatro restantes a las que hace referencia.

Comentarios