Ir al contenido principal

El regreso del club de la lucha (1996-2016)

Brad Pitt, dándolo todo en el ring

I. Introducción:

Aunque parezca extraño, en su momento El club de la lucha tuvo una tibia acogida. En el prólogo a la recopilación de la secuela en comic (recientemente publicada por Dark Horse) el editor Gerald Howard recuerda las dificultades que tuvo en su momento para publicar el libro, debido a lo arriesgado e inclasificable de su argumento. Algo parecido ocurre con la película de David Fincher, que tampoco fue un éxito desde el principio, aunque con el tiempo haya acabado convirtiéndose en eso vulgarmente conocido como "Obra de culto", aglutinando a su alrededor a toda una legión de admiradores que disfrutan con la filosofía y las radicales ideas de Tyler Durdeen, además de esperar ansiosos una secuela que no terminaba de llegar, al menos hasta ahora, aunque no haya sido en formato cinematográfico sino como una serie limitada de comic books firmada, eso sí, por el propio Palahniuk, que no ha dejado pasar la ocasión de incluirse a sí mismo como personaje invitado. Pero vayamos por partes, como diría el asesino en serie.


II. La novela:

El club de la lucha empezaría su andadura como un relato corto que luego creció hasta alcanzar la extensión y contenido que ahora conocemos. Dicho relato pasó a convertirse en el capítulo sexto de la novela, a la vez que Palahniuk introducía nuevo material para desarrollar esa perturbadora historia sobre un protagonista esquizoide que, de modo inconsciente, crea un club clandestino de boxeo como terapia para enfrentarse al mundo que le rodea. Muchos de los elementos más populares de la historia ya están presentes, como Marla, las reuniones de autoayuda, Robert Paulson o los monos espaciales del proyecto Mayhem, aunque todo ello de forma sintética, un tanto abocetada, con muchos flecos pendientes, achacables tal vez a la premura con que el autor tuvo que extender el relato en libro para su publicación en 1996.
Así y todo este Fight Club resultó, como decíamos, una lectura lo suficientemente original e inquietante como para despertar el interés de Hollywood, pese a lo limitado de su difusión. El resto, como se suele decir, es historia.



III. La película:

Hay películas que, contra todo pronóstico, triunfan gracias a una concatenación - casual, o no - de talento y buenas ideas. El club de la lucha tiene el sello de un David Fincher en su mejor momento creativo, que venía de triunfar con The Game (1997) y, sobre todo, con Seven (1995), donde ya había tenido ocasión de trabajar junto a Brad Pitt. La película se beneficia además de la excelente química entre sus protagonistas, el ya aludido Pitt y un solvente Edward Norton como Jack / protagonista / identidad principal de ambos. Ah, y también estaba Helena Bonham Carter como Marla, en uno de los papeles más atípicos de su ya de por sí extravagante trayectoria artística. Con la colaboración del propio Palahniuk, Fincher terminó de rellenar los huecos presentes en la novela, acentuando su carga crítica y convirtiendo en personajes reales, de carne y hueso, lo que no eran poco más que clichés medio esbozados y vacios de contenido, además de darle a la película esa atmósfera inquietante y malsana que ya es marca de fábrica del director, pero que aquí se adapta como un guante al enfermizo universo urdido por el autor de Monstruos invisibles (1999), Fantasmas (2005) o Fight Club 2 (2015-2016), entre otros títulos indispensables de su bibliografía.
La película, en cierto modo, se puede dividir en dos partes: una primera, que dura hasta que Jack (Norton) descubre (y con él, el espectador) que Tyler (Pitt) y él son la misma persona, y una segunda, a partir de ahí, donde los acontecimientos se precipitan y Norton tiene que luchar contra el tiempo y contra sí mismo para intentar detener los planes que ha urdido su cada vez más rebelde alter ego. Para el recuerdo quedan algunas de las escenas y líneas de diálogo más impactantes (y memorables) del cine de las últimas décadas, como aquella en la que Jack / Tyler enumera las reglas del club de la lucha ante un grupo de recién llegados. Al igual que el libro, la película cosechó mejores críticas que resultados en taquilla pese a lo cual, como ya adelantábamos, se convirtió en objeto de culto para varias generaciones de espectadores que ansiaban saber que había sido de sus protagonistas tras el apocalíptico final del filme. Y cuando por fin llegó la respuesta, lo hizo en forma de una maxiserie de comic publicada en los USA por Dark Horse y muy poco después en España por Reservoir Books, prácticamente con el mismo formato pero traducida al castellano por Carlos Mayor.


IV. La secuela:

Han pasado diez años desde los eventos de la historia original. Ahora Jack se hace llamar Sebastián, está casado con Marla, tienen un hijo de cinco años y viven la clase de vida aburrida y rutinaria que ambos solían despreciar. Sebastián asiste a terapia y toma cada día un auténtico coctel de pastillas para mantener a su otro yo a raya, pero Marla ha sido una chica mala: echando de menos el fuego de su antiguo amante, ha comenzado a adulterarle la medicación de tal manera que Tyler empieza a escaparse, poco a poco al principio, y cada vez con más frecuencia, sin que Sebastián se dé cuenta hasta que ya es demasiado tarde. En esta ocasión Palahniuk da una vuelta de tuerca todo lo que creíamos saber al sugerir que Tyler no es un desdoblamiento de la personalidad de Jack, sino una especie de virus conceptual que se transmite en su familia de generación en generación. En cierto modo, las ideas nos aparean, tal y como sugiere el propio autor, que aprovecha la ocasión para introducirse como personaje invitado en la trama y, con él, a todo su club de lectura. El resultado es una historia delirante, a ratos genial y a ratos confusa, que se aleja definitivamente del realismo lógico para transitar por los derroteros de la paranoia más desenfrenada. Y no digo más, que probablemente haya mucha gente que no lo haya leído todavía. Tan sólo señalar, a modo de anécdota, que Cameron Stewart (intencionadamente, o no) ha dibujado a los protagonistas de tal forma que apenas recuerdan a los actores que les dieron vida en la adaptación de David Fincher, algo que por otro lado no afecta al desarrollo de la trama; mientras que Palahniuk aprovecha la ocasión para ajustar cuentas, señalando las incongruencias entre el libro y la película, y rescatando ahora algunas escenas que se descartaron en su momento por su crudeza, como aquella en que Marla le dice a Tyler que desearía tener un aborto suyo. El resto, como se suele decir, es mejor descubrirlo por uno mismo.

"La primera regla del club de la lucha es no hablar nunca del club de la lucha. Veo muchas caras nuevas, lo que quiere decir que alguien no ha cumplido esta regla".

Material:

Novela (Chuck Palahniuk, 1996).
Película (David Fincher, 1999).
Secuela en comic (Chuck Palahniuk & Cameron Stewart, Reservoir Books, 2015).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…