Todos los Jack Ryan

Jack Ryan: cuatro actores para un mismo personaje
Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayor abundamiento, sus adversarios carecen del glamur de Smersh o de Ernst Stavro Blofeld, lo que no los hace necesariamente menos peligrosos, ya sean terroristas árabes, una facción radical del IRA, narcotraficantes, o el propio gobierno norteamericano, tal y como ocurre en Peligro inminente.
Clancy publicó en vida 15 novelas protagonizadas por Jack Ryan, de las cuales tan sólo cuatro de ellas se han llevado a la gran pantalla, aunque de forma desordenada con respecto a la cronología interna del personaje. Señalar también que sobre el papel Ryan llegaba a convertirse en presidente de los EEUU, algo que en el cine todavía no parece que vaya a tener lugar, ya que en general los productores han preferido narrar una y otra vez sus orígenes, descartando así la posibilidad de verlo evolucionar en pantalla.
El primer actor en ponerle rostro a Jack Ryan fue Alec Baldwin en La caza del Octubre Rojo (John McTiernan, 1990). Un tipo que ha envejecido francamente mal, pero que en los 90 era todo un sex simbol y el 50% de la pareja de moda formada por Kim Bassinger y él mismo. Como tal, Baldwin se aleja un poco de ese concepto del "héroe común" creado por Clancy, pese a lo cual la película tuvo un notable éxito gracias, en particular, al buen hacer de su director que supo pulir el guión hasta dejarlo reducido a un apasionante thriller de acción que apenas da tregua al espectador desde el principio hasta el no menos impactante desenlace.
Sin embargo, Baldwin no repitió para su secuela, Juego de patriotas (Philip Noyce, 1992). Se dice que fue el propio actor el que propuso como sustituto a Harrison Ford, que sería el que finalmente se hiciese con el papel. Ford encarna a un Jack Ryan distinto, más maduro (el actor ya había cumplido los cincuenta por aquel entonces), casado, padre de familia, mucho más cercano al espíritu del personaje original. A mayor abundamiento, Ford es uno de esos interpretes que borda como pocos el rol del hombre común dispuesto a enfrentarse a cualquier amenaza que ponga en peligro a su familia o, por extensión, a su país, además de resultar más que convincente en las escenas de acción, por difíciles o arriesgadas que parezcan. Como detalle anecdótico, señalar que según la cronología interna del personaje, Juego de patriotas debería ser anterior a La caza del Octubre Rojo, aunque en el cine las hayamos visto en orden inverso, tal y como apuntábamos poco antes.

Harrison Ford ¿El Ryan definitivo?
Tras Juego de patriotas vino Peligro inminente (Philip Noyce, 1994), nuevamente con Ford como Jack Ryan. En realidad, ambas películas se rodaron prácticamente de un tirón, con el mismo reparto, director, y buena parte del equipo de rodaje. Como en el caso anterior Peligro inminente se inspiraba en otra novela de Clancy, aunque no la que iba justo a continuación de Juego de patriotas (que sería El cardenal del Kremlin, de 1988), con lo que se acentúa la diferencia entre el Ryan de las novelas y el de las películas. ¿De haber seguido Harrison Ford vinculado a la franquicia hubiésemos visto al analista de la CIA como presidente de los EEUU? Todo es posible, aunque por desgracia, el actor se desvincularía de la saga tras el estreno de Peligro inminente. En el ínterin su carrera había adquirido un nuevo (y gran) impulso gracias al éxito de El fugitivo y, por otro lado, los productores buscaban a alguien más joven para relanzar la saga desde un nuevo principio. Sin embargo, no falta quien ve en Air Force One (Wolfgang Petersen, 1997) un guiño al propio Ryan y, de hecho, el presidente James Marshall que interpreta Ford aquí tiene muchos puntos en común con el personaje creado por Clancy. Como él, está casado, tiene una hija adolescente, un pasado militar, experiencia en combate, y no le duelen prendas a la hora de enfrentarse a unos terroristas rusos que se han hecho con el control del avión presidencial.
Ryan regresaría a las salas de cine ocho años después, esta vez con los rasgos de Ben Affleck, en una nueva entrega (la 4ª) que - al igual que las anteriores - partía de una historia de Tom Clancy titulada La suma de todos los miedos (1991), la cual se rebautiza ahora como Pánico nuclear (Phil Alden Robinson, 2002). No fue este el único cambio que sufrió el argumento, ya que se sustituyó a los villanos originales por radicales de extrema derecha, y la película se nos presenta además como la primera aventura del personaje, que aquí todavía está soltero y apenas ha empezado a trabajar para la CIA. Pese a todo, la idea de hacer un reboot de la saga con Affleck como un nuevo y más joven Jack Ryan no funcionó. Sin ser una mala película, este Pánico nuclear no supera a sus predecesoras, al igual que Affleck - mejor cineasta que interprete - no consigue hacernos olvidar (ni de lejos) a Harrison Ford.
El 1 de octubre de 2013 fallece Tom Clancy, a menos de un año del estreno de la quinta entrega de las aventuras de Jack Ryan, titulada Operación Sombra. Un filme que traía importantes novedades con respecto al resto de la saga. Para empezar, no adaptaba ninguna novela de Clancy, sino que tan sólo se inspiraba en su personaje para crear una nueva historia que sirviese de punto de partida para resetear la franquicia desde el principio, tal y como se había intentado en su momento con La suma de todos los miedos. Pero ahora el proyecto venía respaldado por un cineasta del prestigio y la solvencia de Kenneth Brannagh que venía de rodar Thor (2011) para los estudios Marvel; Adam Cozad y David Koepp firmaban el guión, mientras que el reparto incluía nombres tan interesantes como los de Chris Pine (como Jack Ryan), Keira Knightley, Kevin Costner o el propio Kenneth Brannagh. A mayor abundamiento, Pine (famoso por su rol como un joven James T. Kirk en el reboot de Star Trek filmado en 2009 por J.J. Abrams, ya había interpretado a un agente secreto en la película Esto es la guerra (McG, 2012). Sin embargo, pese a todo lo dicho, Operación Sombra tuvo una acogida discreta y no sirvió para relanzar la saga, al menos en las salas de cine, ya que Amazon ha mostrado interés por recuperar al personaje para una serie de televisión protagonizada por John Krasinski, un actor que se ha curtido sobre todo en la pequeña pantalla, pero al que hemos podido ver también en filmes como No es tan fácil (2009), Algo prestado (2011), Una aventura extraordinaria (2012) o Tierra prometida. La serie, que está en proceso de pre-producción, puede significar, ahora sí, la consagración definitiva tanto del personaje como del actor que lo interpreta, aunque para muchos aficionados (entre los cuales me reconozco humildemente incluido) Jack Ryan es - y siempre será - Harrison Ford, tal vez el actor que mejor ha sabido acercarse a ese concepto del héroe corriente acuñado por Tom Clancy, lo que no es óbice para que desde aquí le deseemos a Krasinski toda la suerte del mundo, ya que a la postre el éxito de la serie redundaría en la popularidad del propio Ryan y sus perspectivas de futuro más allá de la muerte de su creador, al igual que ocurrió con el agente 007. El tiempo lo dirá aunque entretanto podemos ir haciendo boca con las novelas (y películas) originales, tal y como aquí las hemos recordado.

John Krasinski, un Ryan para el futuro inminente

Filmografía:

- La caza del Octubre Rojo (John McTiernan, 1990). Alec Baldwin. (Novela: 1984).
- Juego de patriotas (Philip Noyce, 1992). Harrison Ford. (Novela: 1987).
- Peligro inminente (Philip Noyce, 1994). Harrison Ford. (Novela: 1989).
- Pánico nuclear (Phil Alden Robinson, 2002). Ben Affleck. (Novela: 1992).
- Operación Sombra (Kenneth Brannagh, 2014). Chris Pine. (Inspirada en el personaje creado por Tom Clancy).
- Jack Ryan Amazon TV Series. (Pre-producción). John Krasinski. (Inspirada en el personaje creado por Tom Clancy).

Para saber más:

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
A mí me gustaron mucho las primeras cuatro pelis sobre el personaje, siendo que la quinta aún no la veo; creo con humildad que todas ellas hacen su buen aporte a la saga. Un detalle que creo se te pasó por alto, en cuanto a la continuidad de al menos las tres primeras cintas, es que el gran James Earl Jones interpretó al mismo personaje (algo así como el mentor de Jack Ryan si no me equivoco) en todas ellas, lo que le otorga cierto aire de evolución al protagonista en su cronología.
Pasando a otro tema, te cuento que fue gracias a tu blog que pude leer una segunda entrada sobre "El Ministerio del Tiempo", de modo que me hiciste terminar por interesarme al respecto...¡Pues ya me la vi todita y me encantó! Hasta le dediqué un post en mi propio blog.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Hola Elwin. Ciertamente, James Earl JOnes interpretó al mismo personaje en las tres primeras películas de Jack Ryan, con una salvedad: se supone que la tercera de ellas ("Pánico nuclear") sería en realidad la primera y, sin embargo, en ella es donde muere el personaje de Jones, así que ¿cómo puede estar vivo para las dos posteriores (según la cronología de la serie) de Harrison Ford? He ahí el misterio...