Ir al contenido principal

El Batman de Doug Moench y Kelley Jones

Los noventa fueron una buena década para el Señor de la Noche. Chuck Dixon escribía historias vibrantes y repletas de acción, las más de las veces apoyado en el grafismo dinámico de Grahan Nolan. Alan Grant y Norm Breyfogle aportaron un soplo de aire fresco al reparto de enemigos de Batman, con incorporaciones tan memorables como el Ventrílocuo, Mr. Zsasz, Anarquía, Kadaver o el Ratonero, entre otros (1). Pero si hay un equipo que haya destacado por encima de los demás ese fue el formado por Doug Moench y Kelley Jones, que entre marzo del 95 y marzo del 98 sacaron adelante una de las mejores y más recordadas etapas del personaje.
En realidad, Moench ya tenía algo de experiencia previa con el guardián de Gotham City, ya que a mediados de los ochenta se había encargado durante una larga temporada de la cabecera principal del personaje, sucediendo a otros guionistas como Len Wein o Gerry Conway, además de escribir varios Anuales y miniseries para Legends of the Dark Knight (como "Presa" y su secuela) (2). Sin embargo, Moench es uno de esos autores que - entre otras virtudes - se caracterizan por saber adaptar sus historias al estilo del dibujante de turno. Mientras que con Gulacy, por ejemplo, se mueve a medio camino entre la ópera espacial (Slash Maraud, Six from Sirius) y el género de espías (Master of Kung Fu), con Kelley Jones su prosa se vuelve oscura, densa, introspectiva, más cercana al género del terror, con préstamos e influencias que van desde el cine en blanco y negro de la Universal al expresionismo alemán, pasando por los filmes clásicos de la Hammer.
En realidad, la primera colaboración entre ambos autores tuvo lugar en la novela gráfica Batman & Drácula: Red Rain de 1991 (3), uno de esos Elseworlds tan de moda por aquel entonces, pero que tuvo una acogida muy superior a la media, lo que propició que a este le siguieran dos secuelas: Bloodstorm (1994) y Crinsom Mist (1999). Sin embargo, ese adelanto de lo que Moench y Jones podían hacer con el Señor de la Noche y su entorno sirvió para abrirles (como apuntábamos más arriba) las puertas de la serie mensual de Batman en marzo de 1995. Pocas veces Gotham City (y el propio Batman) han parecido tan oscuros y amenazadoras, como un remedo del clásico Londres a medianoche (4) de Lon Chaney Sr. En manos de Jones el Señor de la Noche se convierte en un coloso musculado de pétrea mandíbula, cuya capa fluye a su alrededor como algo vivo. Todo en el comic tiene un estilo retro (las casas, los vehículos, el mismo Batmovil) e incluso la tecnología adopta un aire extraño, arcaico a la vez que futurista, pero de un innegable atractivo visual, lo que explica en buena medida el éxito de esta etapa.
Moench se planteó su estancia en la serie como una sucesión de episodios autoconclusivos y pequeños arcos argumentales a través de los cuales repasaba la extensa galería de villanos del Señor de la Noche, con especial hincapié en aquellos que mejor se adecuaban al estilo de Jones, como Killer Croc, el Espantapájaros, el Pingüino o el Joker, además de añadir algunos villanos de nuevo cuño y traerse algunos invitados ocasionales, entre los que cabe destacar a la Cosa del Pantano o Deadman. Pese a esa atmosfera singular, la colección estaba perfectamente integrada con el resto de cabeceras del Universo Batman, con constantes alusiones a la situación familiar de Jim Gordon, o a la lucha por hacerse con el control de la alcaldía de Gotham, que también se desarrollaban en las demás series del personaje, aunque en esta ocasión el elemento diferenciador viniese señalado por el dibujo de Kelley Jones, cuyo estilo bebía a partes iguales de artistas tan consagrados como Michael Golden o - sobre todo - Bernie Wrightson, por poner un par de ejemplos.

Moench y Jones permanecieron al frente de la cabecera principal del personaje hasta el comienzo de la macrosaga Cataclismo (Batman Vol. 1 Nº 553) (5), a partir de la cual el artista es sustituido por otros dibujantes como Klaus Janson, aunque esto no marcase el final de sus colaboraciones con Moench ni con el personaje, ya que al año siguiente publicarían la 3ª parte de la trilogía Batman vs Drácula, y en 2010 se reunirían de nuevo para firmar The Unseen (6), donde el Señor de la Noche cruzaba espadas con el Hombre Invisible de H.G. Wells. Asimismo, la influencia de esta etapa es perceptible en trabajos posteriores como la maxiserie Gotham after Midnight (7), escrita por Steve Niles (30 días de oscuridad) e ilustrada por el propio Jones.
La mayoría de los comics comentados en este artículo ya fueron parcialmente publicados en su momento en España por ediciones Zinco, y reeditados con posterioridad por Planeta o ECC, a excepción del Batman de Chuck Dixon, que aun aguarda una recuperación decente en la lengua de Cervantes. Más recientemente, ha sido la antedicha ECC la que ha sacado al mercado cuatro volúmenes que recuperan toda la etapa de Doug Moench y Kelley Jones dentro de su línea genérica Grandes Autores Batman (8). Cuatro volúmenes que recuperan una de las mejores épocas del personaje, antes de la profunda revisión del mito llevada a cabo con maestría por Grant Morrison entre 2008 y 2013 (9), y mucho antes del nuevo Universo DC, que ha alterado (a peor, todo hay que decirlo) muchos de los postulados del Batman post-Crisis. Historias añejas, que puede que sorprendan a los lectores más jóvenes, acostumbrados a un eterno reseteo y volver a empezar desde el principio, pero que no dejarán de arrancar una sonrisa de nostalgia a esos otros aficionados que ya peinan canas y que han crecido leyendo estos comics y otros no menos clásicos. Un adjetivo que, en este caso, no es antónimo de interesantes.

Notas:

(1). Véase nuestro artículo dedicado al Batman de Alan Grant y Norm Breyfogle, en este mismo blog.
(2). Reeditadas conjuntamente en un único volumen por Planeta DeAgostini Comics en 2007.
(3). La trilogía fue igualmente reeditada por Planeta en 2006 en un solo volumen.
(4). Alusión al extraviado clásico de terror rodado por Tod Browning en 1927, con Lon Chaney Sr en el papel protagonista, que ha servido también de inspiración parcial para la novela Londres después de medianoche, del escritor mexicano Augusto Cruz.
(5). Publicada en su momento por Norma Comics, y reeditada poco después por Planeta DeAgostini.
(6). Batman: Lo invisible. Planeta DeAgostini comics, 2011.
(7). Publicada en un solo volumen por Planeta DeAgostini comics en 2009.
(9). Véase nuestro artículo en dos partes sobre el Batman de Grant Morrison, publicado en este mismo blog.
(8).
1. Fundido en negro (Batman 516, marzo del 95, a Batman 524, noviembre del 95).
2. La conexión Deadman (B 525, dic. de 1995 a B 535, octubre de 1996).
3. La Noche Final (B 536, nov. de 1996 a B 543, junio del 97).
4. Génesis Oscura (B 544, julio del 97, a B 552, marzo de 1998).

Para saber más:

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
La dupla que mencionas es formidable y aparte de su Batman vampiro, recuerdo con mucho cariño su otro elseworld "Joker Oscuro", que de seguro también lo has leído.
Por otro lado, en efecto Jones me recuerda mucho a Brightson (uno de mis favoritos), si bien su trazo cae en la técnica del feísmo que no es muy de mi agrado.
Pasando a otro tema a raíz de este texto tuyo...¿No te gusta el Batman del actual UDC?
Alejandro Caveda ha dicho que…
Me temo que no, Elwin. Después de Grant Morrison no ha habido ningún otro guionista que me haya emocionado, y lo que está haciendo Judd Winick en general con el personaje no me gusta nada. De hecho, tengo la esperanza de que las películas sirvan para que haya algún cambio en los equipos creativos y la cosa mejore. También puede tener que ver con la forma de publicar de ECC en España, que a veces es un tanto confusa y desordenada. ¡Saludos!

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…