Ir al contenido principal

Tu blog y las Redes Sociales ¿Una pareja perfecta?

Hacía tiempo que tenía la idea de escribir un artículo sobre las Redes Sociales y el papel que estas pueden desempeñar en la difusión de tu trabajo, ya sea un blog, un artículo, o cualquier otra clase de actividad profesional escrita. No de todas ellas, sino de las cuatro que más frecuento y que mejor conozco, como son Facebook, el Google +, Twitter e Instagram. Por fin, con el cambio de año, me he decidido a poner manos a la obra para inaugurar así esta nueva temporada del blog.
Sin duda alguna, Facebook sigue siendo la reina de la fiesta. La red social de Mark Zuckenberg es cotilla, intrusiva, incómoda de configurar y repleta de paja y contenidos intrascendentes, pero es como el censo: si no estás ahí, no existes. Como bien dice Borja (Manuel Burque) en Requisitos para ser una persona normal (Leticia Dolera, 2015), "Hasta mi abuela tiene Facebook". Es por eso por lo que mucha gente aprovecha las ventajas de esta red social para mandar docenas, sino cientos, de solicitudes de amistad con el fin de aumentar su popularidad y llegar a un público cada vez más amplio al que publicitarle algún producto o página web (los ya clásicos "Fulanito te ha invitado a hacer Me Gusta en su página"). A este respecto, hay que destacar las facilidades que esta red social ofrece para crear una página pública dedicada a cualquier clase de celebridad, ya sea un intérprete, músico, escritor o modelo, ya sea oficial o hecha por sus fans.
Más limitado parece - a priori - Google + que nació como la gran apuesta de la casa en el terreno de las redes sociales, pero que nunca terminó de despegar del todo pese a su atractivo diseño, su facilidad de configuración (en especial, en todo lo que tiene que ver con la privacidad) y la integración con el resto de servicios de la casa. Tras varias especulaciones sobre su futuro, en Google han decidido darle una nueva oportunidad, rediseñando su imagen y potenciando lo que mejor funcionaba: las colecciones y comunidades, que son una especie de foros donde los usuarios se reúnen para compartir información sobre intereses y aficiones comunes.
Twitter es el otro gran rival de Facebook. A mucha gente no le gusta por la limitación de los 140 caracteres, aunque a título personal a mi me parece uno de sus principales atractivos, por la rapidez e inmediatez de su contenido. Pensada para ser usada (y disfrutada) sobre todo a través del teléfono móvil, el gran desafío de Twitter es encontrar la clave para ser rentable, algo que si ha conseguido su principal competidor gracias a la publicidad (también el G+, en menor medida). Pese a todo, sus responsables no han dejado de trabajar en mejorar el diseño y ofrecer nuevas funcionalidades, como la posibilidad de grabar y subir videos sobre la marcha, la carga múltiple de imágenes, o la opción de descargarte todos los tuits publicados en una copia de respaldo, entre otras novedades.
Por último, pero no menos importante, hay que mencionar Instagram, una red social para publicar y compartir imágenes con el resto de usuarios que ha experimentado un gran crecimiento durante los dos últimos años gracias al uso que de ella han hecho numerosas celebridades y a la reciente adquisición por parte de Facebook, que ha conllevado una mayor integración con la red social por excelencia de Mark Zuckenberg. Aunque hay quien piensa que sólo sirve para que chicas monas estén publicando selfies de continuo, puede ser una herramienta interesante para fotógrafos amateur que quieran experimentar con la cámara del móvil, o profesionales que quieran difundir su trabajo gráfico. También resulta útil a la hora de recomendar un libro, comic, disco o película, acompañando el comentario de la imagen correspondiente.


Yendo ya a un terreno más personal ¿cuál de ellas puede ser más interesante para alguien que, como yo, tenga un blog y quiera intentar darle la mejor difusión al mismo? Desde mi muy discutible punto de vista, yo opino que Twitter y Google +, y a continuación paso a exponer mis razones.
Si no eres especialmente famoso, Facebook te da una proyección limitada, sobre todo si (como es mi caso) tu perfil es privado y tan sólo tus amigos pueden ver lo que publicas. A mayor abundamiento, en Facebook los videos y enlaces suelen pasar muy desapercibidos (no así las imágenes), lo que incluye los enlaces a tu blog o a cualquier artículo que hayas publicado en otra página. En mi mejor día, puedo haber conseguido que media docena de personas hicieran "Me gusta" y un par de comentarios, como mucho. La mayoría de las veces, ni eso.
Algo parecido se podría decir del Google +, sobre todo si tu perfil es privado (como en Facebook) y sólo compartes información con tus Círculos. Sin embargo, el Plus tiene una ventaja al respecto: las comunidades, donde puedes compartir el contenido del blog con otras personas y acumular +1 que ayudan a posicionar cada entrada (y el blog en general) en los resultados de búsqueda de Google. Dicho de otro modo, a hacerlo más visible. A mayor abundamiento, si tienes tu blog en Blogger, la integración con el G+ es total, al contrario de lo que ocurre en Facebook, donde muchas veces falla la previsualización de enlaces o directamente no funciona.
En este sentido Twitter gana por goleada. El contador de visitas de mi blog no empezó a animarse en serio hasta que abrí perfil en esta red social y empecé a compartir las novedades que iba publicando en el mismo. Cada FV (ahora "Likes", como los del Facebook) o RT te permiten llegar a mucha más gente (sobre todo estos últimos) y alcanzar una difusión mucho mayor que con el Caralibro. La otra cara de la moneda es Instagram, que por su propio carácter visual no sirve para promocionar blogs (no permite incluir enlaces, ni hacer RT) aunque si puede ser útil (como decíamos un poco más arriba) para recomendar libros o películas, o para promocionar tu propia obra, por poner un par de ejemplos, tal y como apunta el colega Ricardo Bosque. En resumen, Facebook e Instagram me parecen como más personales (y familiares) mientras que Twitter y G+ pueden ser más útiles a la hora de difundir tu trabajo de forma más profesional. No puedo opinar sobre otras redes sociales como Linkedin o Tumbrl porque no las conozco, así que se agradecería cualquier comentario al respecto.
Hago notar que aquí sólo hemos hablado de promocionar tu blog y difundir sus contenidos, no de sacarle partido, que creo que son dos cosas completamente distintas. En mi blog yo escribo por amor al arte, y mi interés por popularizarlo es sólo por intentar llegar a la mayor cantidad de gente que comparta mis mismos gustos y aficiones, ya sea en el terreno musical, literario o cinematográfico. Lo de hacerse rico escribiendo ya sería tema para otro artículo, y en otro momento.

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
No me atraen las redes sociales y por eso no uso. Solo ocupado "guasap", por una cosa de comodidad y ahorro de tiempo y dinero a través de mi cell. No obstante encuentro muy interesante tu texto e instructivo.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Yo tampoco soy mucho de redes sociales, Edwin, aunque reconozco que algunas son más útiles que otras a la hora de promocionar el blog y con él, tu trabajo. Claro que todo depende de a cuanta gente desees llegar, y como. Un saludo cordial, feliz año y nos seguimos leyendo.
Consuelo ha dicho que…
Twitter, se usaba -hace tiempo- de forma algo más profesional. Ha degenerado mucho...a ratos parece una página de contactos. Linkedin, de momento se mantiene y es interesante para compartir experiencias profesionales. Google+, es aceptable para compartir blog.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…