Ir al contenido principal

Dylan Dog de Tiziano Sclavi, en Aleta

"Llámeme Dylan; señor Dog suena ridículo".

Así como quien no quiere la cosa, el pasado mes de agosto de 2015 Aleta publicó el número 10 de su colección Dylan Dog de Tiziano Sclavi, dedicada a reeditar las primeras aventuras de este célebre personaje de la Bonelli, aunque a partir de cierto punto no todas ellas estén escritas por su creador, el antedicho Sclavi. Con este número 10 se alcanza el 41 de la edición original italiana ("¡Golconda!", febrero de 1990), con ánimo de seguir avanzando, lo que hace que Aleta se convierta así en la editorial que ha publicado más historietas, y durante más tiempo, de Dylan Dog en nuestro país (aunque las cifras de ventas no se acerquen ni de lejos a las italianas) superando así con creces los esfuerzos previos de Zinco y Ediciones B.
Zinco, de hecho, tan sólo llegó a publicar los 6 primeros números de la colección (1), siguiendo muy de cerca la edición original italiana, aunque cambiando el formato por otro más básico y económico (de grapas). Su sucesora, Ediciones B, intentó cambiar el concepto enfocando la colección hacia un público más selecto y adulto, con álbumes más caros y de mayor tamaño, y con nuevas portadas diseñadas ex profeso para la ocasión por Alfonso Font, publicando así otros 10 números, del 8 al 17 italianos (2). Después vendrían varios años de olvido editorial hasta que Aleta reemprendió la publicación de sus aventuras en castellano (en 2006), con una salvedad: desde Bonelli insistieron en que los nuevos responsables de la serie publicasen historias más recientes, a partir del número 159 italiano (3), con lo que los 142 episodios intermedios entre el 17 y este quedaron inéditos (143, si contamos el nº 7). Sin embargo, la gente demandaba la reedición de las aventuras clásicas del personaje, en general, y de la etapa de Tiziano Sclavi en particular, por lo que en 2008 en Aleta deciden liarse la manta a la cabeza y sacar al mercado una nueva colección, la ya mencionada Dylan Dog de Tiziano Sclavi, de forma paralela y alterna a la que publica sus historias más recientes.

Los Dylan Dog 100 y 200
Al margen han publicado varios números especiales fuera de colección, en formato de tapa dura, bien en blanco y negro, bien a color, como Historieta (4) que incluye cuatro historias cortas dibujadas, respectivamente, por Enrique Breccia, Lito Fernández, Alfonso Font y José Ortiz; o La historia de Dylan Dog, que recupera el episodio original número 100, de enero de 1995, en el que el propio Sclavi resolvía muchas de las incógnitas sobre el personaje que había ido dejando caer desde los comienzos de la colección. A título anecdótico, Aleta también ha publicado el número 200, dentro del álbum regular La ley de la jungla (Aleta, 2008) aunque en esta ocasión Sclavi cede el testigo a Paola Barbato y Bruno Brindisi para contarnos la historia nunca contada de los primeros días de Dylan Dog como detective de lo sobrenatural a la vez que ahondan en la estrecha relación entre Dylan y el inspector Bloch. Puede que Sclavi hubiese abordado el tema de otra manera, pero no cabe duda de que Barbato y Brindisi hicieron un excelente trabajo que no desmerece, en absoluto, a la obra de su creador.

Mater Morbi, o la enfermedad como oscuro objeto de deseo...
¿Qué podemos esperar, de cara al futuro? De momento, Aleta ha conseguido sacar adelante ambas colecciones, la serie regular y la reedición del Dylan Dog de Tiziano Sclavi, aunque con una cadencia irregular que oscila entre el "¿Quién sabe cuándo?" y el "Volvemos enseguida". Respecto a los números especiales, no hay nada previsto por el momento, al menos por parte de Aleta, aunque Spaceman Books ha publicado en castellano una preciosa edición de coleccionista de Mater Morbi (5), el número 280 italiano de Dylan Dog, obra de Roberto Recchioni y Massimo Carnivale, con un nuevo prólogo creado ex profeso para la ocasión y una más que interesante galería de extras que incluye numerosos bocetos y fragmentos del guión. Lástima que ni Spaceman ni Aleta demuestren interés por recuperar más de estas historias, aunque - como decíamos al principio - también es de agradecer que hayamos podido contar con la presencia más o menos continuada de Dylan Dog en nuestras librerías desde 2006, algo que a más de un admirador del personaje (y de su creador) nos hubiese parecido increíble (cuando no imposible) tras los estrepitosos fracasos de Zinco y Ediciones B.

Notas:

(1). En 1988.
(2). El número siete quedó inédito en su momento, por un problema de derechos, y así permaneció durante muchos años hasta la actual reedición de Aleta.
(3). “Percepción extrasensorial” (1 de diciembre de 1999), de Pasquale Ruju, Ugolino Cossu y Angelo Stano (Portadista). A día de hoy, la edición de Aleta ha alcanzado (con diferentes formatos) el episodio original italiano nº 233, "El convidado de piedra" (de febrero de 2006).
(4). Dylan Dog Color Fest Nº 8 (Mayo 2012). Publicado por Aleta en 2013.
(5). Dylan Dog: Mater Morbi. 2015 Bonelli Editores & Spaceman Books.

Para saber más:


Otros clásicos del Fumetto Nero:

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
Uno de los pecados de omisión que más me pesan, es no haberme comprado los grandes tomos de este personaje que llegaron acá a muy bajo precio. En realidad tengo pendiente leer esta versión italiana de Constantine (¿O es muy osado llamar así al personaje?).
Alejandro Caveda ha dicho que…
Sensu estricto, creo que Dylan es anterior a Constantine, aunque por otro lado los dos son muy diferentes, tanto en el fondo como en la forma. Dylan es un buen tipo, mientras que Constantine... es Constantine. Sin embargo, ambos son apasionantes, cada cual a su estilo.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…