Ir al contenido principal

Presentación de "El club de los cinco minutos" de Andrés Moutas

Sinopsis:

El club de los Cinco Minutos es un proyecto artístico, una inocente pantomima, la última aventura de un grupo de jóvenes que han perdido la esperanza. Tal vez sea una locura, o tal vez no sea nada. Tal vez no sirva para nada. Pero lo cierto es que se ha convertido en un éxito en las redes y en una plataforma de protesta social contra las manipulaciones del gobierno. La gente se manifiesta en las calles y, a pocas semanas de las elecciones generales, una misteriosa bomba explota en el metro. Los políticos, que ven peligrar su candidatura, buscan una cabeza de turco. Para ello contratarán los servicios del extravagante detective Simón Prince.
En esta novela conviven pintorescos personajes que habitan un mundo psicotrópico: políticos que se desdoblan, agentes secretos, chicas que fuman como dragones, conejos esquizos, vellocinos sentimentales, monos de pelo rosa, fantasmas kantianos, libreros espaciales o enfurecidos perros de dos cabezas. Un mundo donde se planchan los cadáveres y se devoran ardientes sopas de ojos. Un circo alucinado en el que destacan los jóvenes fundadores del club, que llevarán su proyecto hasta las últimas consecuencias.

A la izquierda, el autor, acompañado de Alejandro Caveda y Pedro Arrojo
Comentario:

El pasado viernes 25 de septiembre tuvo lugar la presentación del libro El club de los cinco minutos de Andrés Moutas en la Librería de Bolsillo de Gijón, a la que asistieron el propio autor de la obra acompañado del editor así como del portadista y responsable (en el buen sentido del término) de las ilustraciones interiores.
El club de los cinco minutos es un curioso - a la par que atractivo - híbrido de géneros, a medio camino entre la ciencia ficción y la novela policiaca, con algunos toques de realismo social e influencias asimiladas de Philip K. Dick, Ray Bradbury e incluso del Grant Morrison de La Patrulla Condenada. Una obra inclasificable pero entretenida, que engancha desde el principio y se lee de un tirón gracias al estilo ágil y ameno de su autor, puesto al servicio de una imaginación desbordante, que nos deja para el recuerdo ideas tan originales como la que da nombre al libro (ese club que atrasa el reloj cinco minutos a modo de protesta), o ese astronauta equipado con un sistema de traducción simultánea corrupto que emite blasfemias cada vez que dice algo. El elemento fantástico, no obstante, tampoco absorbe toda la trama, puesto que hay numerosas referencias a acontecimientos de rabiosa actualidad que no pasarán desapercibidos al lector más perspicaz.
A la hora de abordar la historia Moutas ha optado por un esquema de historias paralelas que al principio parecen independientes, pero que poco a poco van confluyendo hasta terminar de encajar en el tercer (y último acto). Tras leerla, uno no puede evitar la sensación de que algunas situaciones y personajes merecían más desarrollo (como ese librero espacial, o la subtrama de la enfermedad venérea (¿Quizás en alguna secuela, o en algún futuro relato corto?) aunque conviene matizar que se trata siempre de elementos accesorios que no afectan a la coherencia (ni a la conclusión) del argumento en sí. Durante la presentación, el autor comentó que el texto original, tal y como lo había concebido, era un poco más extenso, y que habían tenido que resumir algunas partes para que resultase más manejable. A este respecto, también añadió que una de sus mayores preocupaciones había sido conseguir que el libro resultase atractivo y accesible para todos los públicos, aunque siempre sin descuidar el estilo. De hecho, conviene señalar que el lenguaje es uno más de los elementos al servicio de la historia, gracias a los abundantes juegos de palabras (e incluso expresiones novedosas) que aparecen a lo largo de texto.
Respecto al hecho de que el libro se haya publicado dentro de una colección juvenil, tanto el autor como el editor coincidieron en matizar que aquí el término no se utiliza en un sentido excluyente, sino todo lo contrario, intentando remarcar más bien que su lectura puede ser abordada desde cualquier edad, incluso desde las más tempranas, aunque qué duda cabe que el lector veterano disfrutará doblemente con todas las referencias incluidas en la obra.
Un último detalle (pero no por ello menos importante) a tener en cuenta es la presentación. El libro viene en una edición muy cuidada, que presta mucha atención a los pequeños detalles: buena encuadernación, cubiertas con solapas, papel con el gramaje adecuado, ilustraciones interiores (e incluso alguna suelta de regalo), etc. Con mención expresa para la atractiva portada de Pedro Arrojo, de reminiscencias dalinianas, que atrapa la mirada (y el interés) del lector ya desde la estantería. También presente en el acto, el artista aprovechó la ocasión para explicar su método de trabajo (a partir del retoque digital de fotografías antiguas) y como de fluida había sido su relación con el autor de la obra.
De cara al futuro, Moutas reconoció tener otro libro terminado y listo para publicar, aunque antes es el turno de este club de los cinco minutos de hacerse un hueco dentro del siempre difícil panorama editorial de nuestro país. Algo que, a buen seguro, conseguirá. Desde luego, argumentos no le faltan, tal y como hemos intentado reflejar a lo largo del presente artículo, el cual no queremos cerrar sin dar las gracias al propio Moutas, a Jorge Salvador Galindo, a Pedro Arrojo y a Valentín de la Librería de Bolsillo por su amabilidad y ayuda a la hora de escribirlo.

"El tiempo es un perro de dos cabezas." (Andrés Moutas).

Ficha técnica:

Título: El club de los cinco minutos
Autor: Andrés Moutas
Ediciones Pez de Plata, col. Brotadura nº 4.
ISBN: 978-84-943070-2-7
Formato: Rústica. Cartoné con solapas. 180 pp. 21x14 cm.
Portada e ilustraciones interiores de Pedro Arrojo.

Enlace de interés:

Comentarios

Merche Martínez ha dicho que…
Un artículo muy interesante y una novela que tiene toda la pinta de serlo. Creo que me acojo a la opción de poder leer las primeras páginas, a ver qué tal resulta.

¡Saludos!
Alejandro Caveda ha dicho que…
Pues es curioso, pero desde que he publicado la reseña, mucha gente me ha comentado bien que lo están leyendo, bien que tenían la idea de hacerlo. Realmente, el libro merece la pena. Ya me contarás que tal, cuando te animes. ¿Saludos!

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…