Ir al contenido principal

Lecturas Semana Negra: "La piedad del Primero" de Pablo Bueno


Un momento de la presentación del libro en Espacio A Quemarropa
Sinopsis: Eran niños. Los arrancaron de los brazos de sus padres cuando tenían cuatro años. Los arrojaron al Monasterio. Los adiestraron en el uso de la espada y otras artes más sutiles pero igualmente letales. Lo hicieron de un modo tan salvaje que la mayoría pereció.
Sólo 15 sobrevivieron. Quince jóvenes que recibieron más dolor, más heridas, más brutalidad. Quince jóvenes que ignoraban el propósito de su sufrimiento. Quince que no sabían que había uno distinto entre ellos.
Cuando los dejaron salir habían cambiado. Habían olvidado su pasado y el amor de sus padres. Habían perdido las dudas y el miedo. Estaban preparados para enfrentarse a todo.
Excepto a la verdad.

Sobre el libro:

Una de las (muchas) ventajas de colaborar en la Semana Negra de Gijón es la oportunidad de leer (y descubrir) libros y autores tan interesantes como el que ahora nos ocupa: La piedad del Primero de Pablo Bueno. Una apasionante aventura de fantasía heroica tan bien construida que cuesta pensar que estamos ante la opera prima de su autor.
Como decía, sorprende el esmero que Bueno ha empeñado en crear todo un universo consistente, con su propia historia y mitología, aunque con ciertas reminiscencias al Medievo europeo o al antiguo Imperio Romano. Curiosamente, esta Piedad del Primero nació hace varios años como un relato corto, aunque con el tiempo su autor decidió expandir y perfeccionar la idea original hasta dar como resultado este libro, primero de un trilogía cuya segunda parte ya está también escrita y lista para su publicación, por lo que si no lo conoces, este es un momento inmejorable para apuntarse a las aventuras de su protagonista, un joven Inquisidor que cree estar sirviendo a la justicia hasta que descubre la doble cara del Imperio al que le ha jurado lealtad y obediencia.
En realidad, Bueno ha sabido reciclar y adaptar a la fantasía heroica un recurso típico de la novela de anticipación, como es el del joven de pasado misterioso y destino excepcional, que acuñó Heinlein y Orson Scott Card llevó al extremo en su saga de Ender, aunque con algunos toques del Born again Milleriano. Pero que nadie se asuste: la trama avanza con el ímpetu de un tren de alta velocidad, y los detalles están hábilmente dosificados en cada página para informar al lector sin distraerle ni hacerle perder en ningún momento el hilo de la narración. A mayor abundamiento hay historias dentro de la historia (aunque ninguna es casual ni superflua), además de una rica mixtura de géneros en la que el fantasy convive con la novela de aventuras, el género de espías o incluso el relato policiaco. Una primera entrega, pues, que engancha y te deja con ganas de repetir y saber más de este apasionante universo poblado por antiguos Imperios, brujas, monstruos, y Caballeros Jedi (quiero decir, Inquisidores. Y no, el lapsus linguae no es casual).
Me gustaría cerrar esta reseña con unas palabras del editor que, a mi entender, resumen de forma magistral el espíritu de la obra: “La piedad del Primero (…) constituye una síntesis perfecta de su estilo: una narración ágil, directa y sorpresiva que se desarrolla en un planteamiento de enormes proporciones abordado con un aplomo sorprendente”, definición con la que no podemos estar más de acuerdo.

 
 Ficha Técnica:

Título: La piedad del Primero.
Autor: Pablo Bueno.
© 2014
Editorial: Sportula.
Formato: Rústica, tapa blanda con solapas. 574 páginas. 22x15 cm.
ISBN: 978-84-15988-59-5.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…