Ir al contenido principal

El príncipe Lestat, de Anne Rice

Lestat, el príncipe sin corona de los vampiros
Ha pasado más de un cuarto de siglo desde los acontecimientos de La reina de los condenados (1988). El mundo de las criaturas de la noche está sumido en una profunda crisis. Los vampiros han proliferado sin control y ahora han empezado a producirse pavorosos incendios a lo largo y ancho del planeta. Algunos vampiros ancianos despiertan del Largo Sueño y obedecen las órdenes de una misteriosa Voz que los incita a quemar indiscriminadamente a los jóvenes no muertos, rebeldes que rondan por ciudades como Paris, Bombay, Hong Kong, Kyoto y San Francisco.
El Príncipe Lestat (2014) supone el regreso (por la puerta grande) de Anne Rice al género vampírico. Y lo hace además de la mano de su hijo pródigo, el personaje que le ha dado fama y fortuna y, sin duda, el no-muerto más famoso del cine y la literatura de terror tras el Drácula de Bram Stoker. Y es que al igual que muchas de esas estrellas del rock a las que el propio Lestat admira (e imita), este se resiste a morir, y a estas alturas del siglo XXI todavía conserva buena parte ese encanto que sedujo a toda una generación de lectores en el momento de su debut, allá por 1976.
Anne Rice (Nueva Orleans, Luisiana, 4 de octubre de 1941) es una escritora norteamericana de terror célebre sobre todo por su longeva serie conocida como las Crónicas Vampíricas, aunque también haya desarrollado otras sagas o novelas sueltas, algunas de ellas bajo seudónimo y más cercanas a los parámetros de la literatura romántica, cuando no abiertamente erótica. La primera novela de las Crónicas (Entrevista con el vampiro) apareció publicada en 1976 y ayudó a renovar al género, y devolverle cierto encanto a la figura del no-muerto, tras la deconstrucción que habían supuesto las décadas previas y, sobre todo, títulos como Count Yorga, Vampire (1970), The night Stalker de Jeff Rice o Blacula (ambas de 1972). Los vampiros de Rice son jóvenes, atractivos, aman el lujo y la belleza, sufren, sienten, se enamoran, e incluso a veces se deprimen y se entierran bajo tierra para dormir un largo sueño hasta que el bullicio del mundo moderno les trae de vuelta. Las tres primeras entregas de la serie tuvieron muy buena acogida, en especial entre ciertos ambientes de la subcultura gótica, que se sintieron atraídos por esa mezcla de glamour, fatalismo y ambigüedad sexual que caracteriza a los personajes (los vampiros de Rice pueden encontrar atractivas a las mujeres, pero suelen enamorarse perdidamente de miembros de su propio género).

Brad Pitt se confiesa con Christian Slater
Curiosamente, en Entrevista con el vampiro el protagonista no es tanto Lestat como su amante, el joven Louis de Pointe du Lac, quien a lo largo de la novela recuerda su conversión y su segunda vida como criatura de la noche. Sin embargo, en la siguiente entrega (Lestat el vampiro, 1985) este se convierte en el eje fundamental sobre el que gira toda la trama, papel que se confirmará con la tercera parte (La reina de los condenados, 1988) que, en cierto modo, viene a cerrar (aunque sea de forma provisional) este primer ciclo argumental que ahora, muchos años después, la propia Rice retoma con esta nueva entrega. De hecho, estas tres primeras novelas forman una trilogía casi autoconclusiva en sí misma, a través de la cual Lestat investiga los orígenes de la raza vampírica, desde el antiguo Egipto hasta el enfrentamiento final con Akasha, la madre de todos los No-Muertos.
Con posterioridad, Rice ha escrito nueve libros de las Crónicas, algunos de ellos protagonizados por el propio Lestat, mientas que otros giran en torno a secundarios de la serie como Armand o Marius o, incluso, a otros personajes de nuevo cuño como Pandora o Vittorio. Sin embargo, la autora había eludido - hasta ahora - retomar los cabos que habían quedado sueltos al final de La Reina de los Condenados: ¿cuál ha sido el destino de Maharet y Mekare, las gemelas que destronaron a Akesha? ¿Qué secreto se esconde tras el origen de la Talamasca? ¿A quién pertenece esa misteriosa Voz que anima a algunos vampiros a exterminar a sus semejantes? Y, sobre todo, ¿qué fue de Lestat tras los eventos de Cántico de sangre (2003)?
Conviene aclarar que este Príncipe Lestat no es un episodio perdido de la saga, que se sitúe entre la tercera y cuarta entregas de la misma, sino más bien un epílogo que sirve para cohesionar todos los libros anteriores a la vez que cierra (¿definitivamente?) diversas tramas y líneas argumentales que, como decíamos, habían quedado colgando en el aire desde 1988. La novela en sí se divide en cuatro partes: una primera, donde se plantea la acción y Lestat reaparece en escena. A continuación, Rice dedica buena parte del libro a hablar sobre otros personajes de las crónicas (como Marius, Armand o Pandora), explicarnos que ha sido de sus vidas (o, mejor dicho, de sus no-vidas) y como sus destinos confluyen en torno a la figura de Lestat una vez que este regresa de su voluntario exilio. La tercera se centra en el enfrentamiento definitivo entre la misteriosa Voz, por un lado, y Lestat y sus aliados, por otro, mientras que la cuarta sirve a modo de epílogo de la serie a la vez que de despedida para algunos de los personajes que nos han acompañado casi desde el principio de la misma. ¿Habrá más entregas? Todo dependerá del éxito de esta, y del interés de su autora por escribirlas. En cualquier caso, merece la pena leer este Príncipe Lestat, que nos trae de vuelta a uno de los personajes más icónicos del género, al cual hemos podido ver en pantalla con los rasgos físicos de Tom Cruise, primero, y Stuart Townsend, después.
Vamos con algunas curiosidades para los incondicionales del personaje. En España, la trilogía original fue publicada en su momento por Timun Mas, que tradujo la primera novela como Confesiones de un vampiro, título que se mantuvo hasta el estreno de la película de 1994. A continuación fue el turno de Ediciones B, que ha publicado todos los libros de las Crónicas hasta este Príncipe Lestat, además de reeditar las tres primeras novelas en formato de bolsillo. En su momento la elección de Tom Cruise como Lestat causó cierta polémica, y la propia Rice tuvo que intervenir para darle el visto bueno al actor. La siguiente película adapta la tercera novela de la saga (y parte de la segunda), y además de cambiar completamente de registro (y reparto), apenas incluye referencias al filme previo de Neil Jordan. A título anecdótico señalar que el papel de Akasha estuvo interpretado por la cantante y actriz ocasional Aaliyah, la cual falleció poco después del rodaje. Aparte de un par de películas, Lestat ha protagonizado un musical, así como una novela gráfica de Ballantine Books escrita por Faye Perozich e ilustrada por Daerick Gross y Mike Okamoto, a partir de la novela original de Anne Rice. No es ningún secreto que la autora nunca se ha sentido del todo satisfecha con la segunda película, y durante los últimos años se ha especulado con la posibilidad de rodar un nuevo filme basado en Lestat el Vampiro, e incluso se llegó a mencionar al actor Robert Downey Jr. como candidato al papel, algo que este mismo se encargó de desmentir, aunque puede que el libro que ahora nos ocupa pueda servir para renovar el interés por la serie y sus adaptaciones cinematográficas. Como decíamos poco antes, el tiempo lo dirá. Entretanto podemos disfrutar con este Príncipe Lestat que nos devuelve, ahora sí, al personaje original, para deleite de sus innumerables seguidores, entre los cuales se reconoce humildemente incluido el autor de estas líneas.

Cronología de las Crónicas Vampíricas:

- Entrevista con el Vampiro (1976).
- Lestat el Vampiro (1985).
- La reina de los condenados (1988).
- El ladrón de cuerpos (1992).
- Memnoch el Diablo (1995).
- El vampiro Armand (1998).
- Merrick (2000).
- Sangre y oro (2001).
- El Santuario (2002).
- Cántico de sangre (2003).
- El príncipe Lestat (2014).

Nuevas Crónicas Vampíricas:

- Pandora (1998).
- Vittorio el Vampiro (1999).


Ficha técnica:

- Lestat el Vampiro, de Anne Rice. Ediciones B (2015). Tapa dura con sobrecubierta. 23,5x15,5 cm. 555 páginas. ISBN 978-84-666-5641-2.

Enlaces:

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
¡Qué sorpresa más grande saber de este libro! Pues lo último que leí acerca de esta autora, es que se encontraba en una crisis religiosa como católica y había renegado de sus obras de terror, diciendo que nunca más escribiría al respecto...¡Y pues me alegro que haya dejado sus resquemores! Por otro lado, amo esta saga, que forma parte de mis recuerdos más queridos.
Francis ha dicho que…
Me alegra encontrar esta entrada. He leído los cuatro o cinco primeros y me gustaron bastante... después me perdí y no sabía donde colocar este último¡¡ genial entrada¡¡ desde hoy te sigo y espero que nos leamos pronto¡¡
un saludo¡¡¡
Alejandro Caveda ha dicho que…
Tienes razón, amigo Elwin, Anne Rice pasó por una experiencia religiosa que si bien no le apartó completamente de la literatura, si que la alejó de las Crónicas Vampíricas, aunque podemos congratularnos de que finalmente se haya animado a continuar las aventuras de su hijo pródigo que, obviamente, también se encuentran entre mis favoritas. ¡Saludos!
Alejandro Caveda ha dicho que…
Hola, Francis. Me alegro de que el artículo haya sido de tu agrado, asi como que te haya sido de utilidad para sistematizar la serie. ¡Esa era la idea! Un saludo cordial y nos seguimos leyendo.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…