Ir al contenido principal

John Banville, en blanco y negro


"Alguien dijo que la vida es lo más importante, pero yo prefiero los libros".
John Banville en "Frases en blanco y negro", 2014.
 
El pasado miércoles 22 de octubre el administrador de este blog fue uno de los afortunados que pudo asistir al encuentro literario "Frases en blanco y negro" del escritor irlandes John Banville, recientemente galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las letras. Una oportunidad excepcional para poder ver (y escuchar) al propio autor hablando sobre sí mismo y su obra, y que pude disfrutar gracias a la amabilidad de Marisa Cuesta-Fuente. Al acto (presentado por el también escritor argentino Rodrigo Fresán) estaban invitados diferentes clubes de lectura vinculados a la Red de Bibliotecas Públicas de Asturias, así como otros de Galicia y Cantabria.
El encuentro propiamente dicho comenzó a las 19:30 horas en el teatro Jovellanos de Gijón, y constaba de dos partes bien diferenciadas en las que el escritor analizaba sus facetas como John Banville y como Benjamin Black a través del comentario de dos de sus obras más significativas: El mar (2005) y la más reciente La rubia de ojos negros (2014) donde recupera al personaje de Philip Marlowe, creado por el escritor clásico de novela negra Raymond Chandler.
Banville aprovechó la mención a El mar para hacer una sentida reivindicación de su Irlanda natal y de su infancia y juventud, esa época maravillosa donde todo acontece por primera vez, así como para hacer un ameno análisis acerca del oficio de escritor con frases y reflexiones tan interesantes como esta: "Los escritores estariamos dispuestos a vender a nuestros hijos a cambio de una buena frase".
Respondiendo a las preguntas de Fresán, Banville reconoció que El mar tenía un cierto trasfondo autobiográfico, aunque a continuación señaló que todas sus novelas - incluso las que firmaba como Benjamin Black - estaban escritas en primera persona.


La mención a Black sirvió para dar paso a la segunda parte del encuentro, la dedicada a la faceta de Banville como escritor de novela policiaca, transición que vino marcada por la proyección de un corto que recopilaba escenas clásicas del cine negro, entre las que destacaban las adaptaciones de Raymond Chandler protagonizadas por Humphrey Bogart. Como ya hemos dicho esta parte se centró sobre todo en la novela La rubia de ojos negros, una nueva aventura de Philip Marlowe cronológicamente situada tras Playback y en la que Black (Banville) recupera al personaje de Terry Lennox, al que Fresán y él definieron como el único interés sentimental realmente firme de Marlowe. A este respecto Banville señaló que Chandler era un escritor fácil de interpretar gracias a su característico estilo personal. También ahondó en el dualismo entre Banville y Black, definiendo a este último como el esforzado trabajador que con su éxito le permitía a Banville descansar entre novela y novela. A mayor abundamiento, el escritor confesó que firmar como Benjamin Black le permitía disfrutar del placer de escribir por el puro placer de escribir, al contrario de lo que le pasaba como John Banville, siempre obsesionado por dar con la frase perfecta en cada linea.
Como colofón, Banville se trasladó al anexo Café Dindurra para reunirse con una representación de miembros de sus clubes de lectura que aprovecharon para preguntarle acerca de las diferencias entre John Banville y Benjamin Black, además de obsequiarle con un libro construido a partir de una selección de las mejores frases de los textos del escritor.


En general el balance del acto es positivo. A Banville se le veía cómodo y respondió con soltura y mucho sentido del humor a las preguntas y comentarios que le iba haciendo Rodrigo Fresán. A este respecto señalar que aunque la entrevista se podía escuchar en versión original, la dirección del teatro ofrecía a los invitados auriculares para escuchar las respuestas de Banville con traducción simultanea. El Jovellanos (y el café Dindurra) se confirman así como un marco incomparable para todo tipo de eventos culturales, desde encuentros literarios hasta certámenes de cine, como la próxima entrega del Festival Internacional de Cine de Gijón.
A título personal, la charla me pareció agil, amena y muy interesante. Tan sólo eché en falta la posibilidad de poder saludar a Banville en persona, aunque nunca se sabe: quizás en alguna futura edición de la Semana Negra de Gijón. Entretanto, haremos boca releyendo lo mejor de la obra de este genial escritor, flamante premio Príncipe de las Letras 2014. Y un agradecimiento especial para Marisa Cuesta-Fuente, por acordarse de un servidor y brindarme así la oportunidad de estar ahí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…