Ir al contenido principal

Sunny / Anexo


"Tenía toda la vida por delante para hacer lo que realmente quisiera, pero no sabía por dónde empezar".

Escribir "Sunny" ha tenido algo de terapia creativa. En parte, porque tenía que conseguir que la parte romántica funcionase (siempre me he sentido más cómodo con las escenas de suspense y/o acción) y en parte porque tenía que desarrollar dos personajes protagonistas que fuesen diferentes pero creíbles. Queda a discreción del lector/-a decidir si lo he conseguido aunque en general, y a título personal, me confieso satisfecho con el resultado.
No es que este sea mi primer relato de corte romántico (véanse, por ejemplo, "Café para dos" o "Rutina") pero si el primero en el que ambos protagonistas son del mismo sexo, y puede que alguien se pregunte por qué decidí hacerlo así, en vez de una forma más convencional (chico conoce chica, y todo lo que viene después). En realidad, en las primeras versiones del texto, Miranda era un hombre (y, obviamente, no se llamaba así), pero el personaje no terminaba de convencerme hasta que lo cambie de género. Creo (y esta es sólo mi muy humilde y discutible opinión) que lo que la hace realmente interesante es su carácter neurótico y algo acomplejado, que surge - en buena medida - de su baja autoestima y de sus dificultades a la hora de aceptar su orientación sexual. Con Sunny, en cambio, tenía la impresión de que estaba bien tal y como la había concebido desde un principio, y así se quedó. Al fin y al cabo, me dije, ¿dónde está el problema? El corazón tiene sus propias razones, que la razón no entiende ni debería juzgar. Y además, a estas alturas del siglo XXI nadie debería escandalizarse porque dos mujeres (u hombres) se sintiesen mutuamente atraídas. Volviendo al relato, me parecía (y me sigue pareciendo) que, pese a sus diferencias, cada uno de ellas le aporta algo a la otra. Sunny es impulsiva, directa y espontánea, mientras que Miranda se comporta de forma meticulosa, introvertida, indecisa y egoísta, cuando no abiertamente cruel. Rehúye el compromiso, pero odia la idea de que su compañera pueda encontrar atractivas a otras personas cuando las dos están juntas, y no tiene reparos en cortar por lo sano antes de que la situación se vuelva demasiado complicada para su gusto, aunque luego se arrepienta. Está claro que ambas se atraen no sólo desde un punto de vista sentimental, sino también físico, aunque llegados a ese punto he querido ser más sugerente que explícito para no herir susceptibilidades y ya de paso, evitar caer en el morbo fácil.
Como decía un poco más arriba, dejo a discreción de los lectores decidir si al final lo he conseguido o no. Después de todo, no soy escritor profesional. No tengo nada publicado, y tampoco he asistido a ningún curso o taller de escritura. Aprendí a escribir leyendo y escribiendo, y suelo fijarme en la realidad cotidiana para sustentar mis historias y reforzar (en la medida de lo posible) la sensación de verosimilitud. Por ejemplo, Miranda está inspirada en la modelo de ascendencia polaca Daria Werbowy, que le ha puesto rostro a una reciente campaña publicitaria de la firma de moda Mango (¿se acuerdan de que en un momento de la historia Miranda se viste con prendas de esta marca?), aunque con el pelo más corto, mientras que Sunny tiene algo del físico de una juvenil Meg Ryan con unos toques de Goldie Hawn, y el sentido del humor de Sally Field. La casa de Irene (la prima de Miranda) también existe. Está en Calahonda, una bellísima zona residencial a medio camino entre Málaga y Marbella y desde la cual, en efecto, hay una vista preciosa de esa parte del litoral mediterráneo.

"Seguía sin saber el final, pero al menos tenía una idea clara de lo que quería hacer a continuación y a veces, eso era más que suficiente. A veces, se dijo, todo lo que necesitas para seguir adelante es retroceder un par de pasos y tomar perspectiva."

Al contrario que otros de mis relatos, que tienen un final más o menos abierto, siempre concebí "Sunny" como una historia cerrada y, de hecho, no creo que haya mucho más que contar respecto a las protagonistas. Las dejamos en su mejor momento y con ese debería ser suficiente. Sin embargo, me gusta pensar que siguen juntas, en Madrid, en Calahonda o donde sea; que Miranda ha podido por fin terminar su libro, que este se ha publicado y que ha sido todo un éxito. Y que para celebrarlo Sunny le ha convencido de que se haga un tatuaje en algún lugar muy comprometido de su cuerpo que sólo ellas dos puedan disfrutar. ¡Quién sabe! Tal vez si escriba algún día una secuela, después de todo. O puede que ahora que me hago mayor, me guste soñar despierto, como cuando era joven.

Un abrazo y gracias por estar ahí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…