Ir al contenido principal

Recomendación: El joven Moriarty, de Sofia Rhei

"Querido Thomas, armarlos es una mera cuestión científica, y los Moriarty siempre hemos sido expertos en ciencias."
(Edgar Moriarty en Detective Comics 572, marzo de 1987).

INTRODUCCIÓN:

Antes de Reichenbach, antes de "El problema final" y de convertirse en el Napoleón del crimen, hubo un joven tan maquiavélico como brillante llamado simplemente James. Esta es su historia.
La fama de Moriarty ha corrido pareja a la de Holmes y aunque su figura no haya despertado el mismo interés que la del inquilino de Baker Street, no pocos autores se han sentido fascinados por su figura y han especulado con el destino final del profesor tras precipitarse a su aparente muerte en Suiza, entre los que merece la pena destacar a John Gardner, Alan Moore o, más recientemente, Anthony Horowitz. Sin embargo, nadie, o casi nadie, ha hecho la ruta inversa, es decir, investigar los orígenes del personaje. Al menos hasta ahora, cuando la escritora Sofia Rhei se ha decidido a desvelarnos la historia nunca contada de la infancia del joven Moriarty y de su no menos particular familia.

SOBRE LOS LIBROS:

El misterio del dodo (2013) funciona a modo de carta de presentación del elenco habitual de la serie, dentro del cual encontramos a los padres de James, a su excéntrico tio Theodosius, a la estricta niñera frau Weiss y, en particular, a su hermana Arabella; una criatura tan hermosa como intrigante que - según James - solo existe para hacerle la vida imposible. Atrapado entre ambos está John Watson, el hijo del jardinero y futuro estudiante de medicina, amigo del joven Moriarty y no tan secretamente enamorado de Arabella. En esta ocasión, la intriga gira en torno a la misteriosa desaparición de un ave considerada extinta que el tio Theodosius ha traido consigo tras regresar de uno de sus viajes por el mundo.
En el siguiente libro publicado hasta la fecha, (El joven Moriarty y la planta carnívora, 2014) el centro de la acción se traslada desde la residencia familiar a Londres, adonde viajan el protagonista, su hermana y su amigo John para disfrutar de unas vacaciones que muy pronto se convierten en una competición con el fin de conseguir un jugoso pellizco de la herencia de su tia Charity, además de verse involucrados en un misterio que implica a un edificio con un siniestro pasado, un niño llamado Sherlock que toca el violín sospechosamente bien, la planta carnívora más grande del mundo, y una selva tropical en pleno Londres en la que nadie está a salvo. Desde el punto de vista del argumento esta segunda entrega funciona mejor que la primera ya que, una vez presentado el elenco habitual, la autora puede volcar toda su atención en el desarrollo de la trama. Por otro lado aqui somos testigos del primer encuentro entre el protagonista y un joven Holmes, encuentro que establecerá las bases de su futura rivalidad, además de incluir un par de cameos de personajes históricos como Charles Baggage o Bram Stoker, en un guiño más o menos consciente a George Lucas y las aventuras del joven Indiana Jones.

SOBRE LA AUTORA:

Sofia Rhei, la creadora de las aventuras del joven Moriarty es una escritora y poeta española, autora también de la serie de humor infantil Krippys, bajo el seudónimo Cornelius Krippa, además del libro de relatos Cuentos y leyendas de objetos mágicos, y de las novelas juveniles Flores de sombra y Savia negra.

VALORACIÓN:

Hace poco escribía, a propósito del Sherlock Holmes de Guy Ritchie, que el detective de Baker Street es uno de esos personajes de ficción que han sido (si me permiten la expresión) pasticheado hasta la saciedad. Nada que objetar, siempre y cuando el homenaje se haga desde el respeto y con un mínimo conocimiento del Canon, tal y como sucede en el caso que ahora nos ocupa. Y es que la autora ha sabido encontrar el punto de equilibrio exacto para escribir historias juveniles que pueden ser leídas (y disfrutadas) igualmente por adultos, tanto si son conocedores del personaje, como si esta es su primera aproximación al mismo, aunque más de un Holmesiano de pro pueda sorprenderse al descubrir que John Watson y el infame profesor Moriarty eran amigos de la infancia, y se pregunte por qué el buen doctor nunca le mencionó el tema a su compañero de piso (y aventuras) durante aquellas largas conversaciones en el 221 de Baker Street. Un misterio que tal vez la propia autora nos aclare en futuras entregas de esta divertida y emocionante serie.


FICHA TÉCNICA:

Título genérico: Las aventuras del joven Moriarty.
Autora: Sofia Rhei.
Editorial: Nevsky, colección Fábulas de Albión.
Formato: Cartoné con sobrecubierta. 20x14 centímetros. 200 pp. aproximadamente.
Ilustraciones de portada e interiores de Alfonso Rodríguez Barrera.
Relación precio / calidad: Muy buena. La encuadernación es cuidada, elegante, resistente, y muy rica en detalles para el ajustado precio de venta al público. Algo que, por otra parte, es habitual en la forma de trabajar de Nevsky.

Un agradecimiento especial para el amigo Iván Olmedo de la librería Gizzmo Comics (Mieres) que fue quién me descubrió (y recomendó) esta gran serie.

Comentarios

Roberto Prieto Diez ha dicho que…
Me recomendaron el libro en el festival Celsius 232 del año pasado y lo tengo pendiente todavía. Habrá que darle una oportunidad.
Un placer leerte, que aunque no acostumbre a firmar, soy un asíduo de tu blog. Un saludo:

Un exalumno
Alejandro Caveda ha dicho que…
¡Hola Roberto! Creeme que ambos merecen la pena, yo estoy esperando con impaciencia a que publiquen el siguiente. Muchas gracias por estar ahí, y por animarte a comentar. Un saludo y nos seguimos leyendo.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…