Ir al contenido principal

Recomendación: "Jack Kirby, el Cuarto Demiurgo" de José Manuel Uría

José Manuel Uría (a la derecha) junto a Alejandro Caveda en Gizzmo Comics
El pasado sábado día 25 de enero tuvo lugar en la librería Gizzmo Comics de Mieres la presentación del libro Jack Kirby, el Cuarto Demiurgo, recientemente editado por el sello Sportula.
No sería exagerado afirmar que en la industría del comic norteamericano hay un antes y un después de Jack Kirby, el Rey por excelencia, gran artista, hábil narrador y creador de algunos de los conceptos y personajes más fascinantes que ha dado el medio, y que José Manuel Uría analiza a través de este ensayo de forma tan amena como erudita.
La historia de Kirby en, en buena medida, la del propio comic USA. Durante los años 30 y 40 colaboró con el guionista Joe Simon en un buen puñado de historias de los más variados géneros además de crear a todo un icono de la cultura norteamericana como es el Capitán América, de rabiosa actualidad gracias a las adaptaciones cinematográficas de Marvel. Ya en los sesenta formó junto a Stan Lee una de las parejas creativas más exitosas y fructíferas del pasado siglo, sentando ambos las bases del actual Universo Marvel con la génesis de los 4F y otros personajes no menos interesantes, entre los que cabe mencionar al Hombre de Hierro, Hulk o Los Vengadores. A continuación pasó a trabajar para DC Comics donde desarrolló el concepto del Cuarto Mundo antes de regresar a Marvel para una segunda y no menos interesante etapa que nos dejó para el recuerdo series como Los Eternos o su personal adaptación de 2001, el filme de culto del cineasta Stanley Kubrick basado en un relato del escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke (que también colaboró en el guión de la película). Su influencia en la industría (y por extensión, en la cultura popular USA) es innegable y buena fe de ello dan la legión de imitadores y/o admiradores que, con mayor o menor fortuna, ha intentado perpetuar su legado.

Otro momento de la presentación del libro
En general Kirby es recordado por su faceta como dibujante y, en particular, por su talento como narrador además de por su ingente capacidad de producción (era capaz de dibujar un episodio por encargo en apenas un par de días, y de hacerlo mejor que bien). Por el contrario, pocos autores se han parado a considerar en profundidad otros aspectos igualmente relevantes de su obra: su labor como creador secundario, como demiurgo, no de uno sino de varios universos, y las lecturas metafísicas y mitológicas que se derivan de ello. Y nadie mejor para esta tarea que el ya citado José Manuel Uría, físico de profesión, escritor por vocación y gran conocedor de la obra de Kirby que a lo largo de las 200 páginas del libro nos muestra algunas de las influencias menos conocidas del Rey de los comics, desde la ciencia ficción al dänikenismo, pasando por la Cabala y el gnosticismo. Todo un tour de force digno del propio Kirby y que a la vez supone el mejor de los homenajes posibles a este gran autor. Como diría el propio Stan Lee: Excelsior! Y nosotros no podemos estar más de acuerdo.



Ficha Técnica:

Título: Jack Kirby, el cuarto demiurgo
Autor: José Manuel Uría
Editorial: Sportula
Formato: Cartoné, 22x15 cm., 200 pp.
Ilustración y diseño de portada: Felicidad Martínez y Sportula
ISBN: 9788415988205

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
¡Qué genial se ve este libro! Por mi parte me encanta Kirby, pues creo que junto con Stan Lee son los dos grandes creadores de mitos del cómic de superhéroes...Por cierto, podrías haber contado cuál era tu papel en este importante lanzamiento editorial.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Hola Elwin. Pues en realidad mi papel fue muy modesto, tan sólo presentar al libro y a su autor, y dejar que este hablase sobre el mismo. Eso aparte, reconozco que ellibro me ha encantado y he disfrutado mucho leyéndolo, así como con la oportunidad de charlar de él en público. Nuff' said! :)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…