Ir al contenido principal

El Baúl de los Recuerdos: Mundos Imaginarios


La editorial RBA acaba de anunciar la reedición dentro de su sello Literatura Fantástica de Trueque mental (1966) uno de los títulos menos conocidos (pero no por ello menos interesante) de Robert Sheckley y del que tan sólo existe una versión anterior en castellano, la de Mundos Imaginarios de 1999 que en la práctica se halla descatalogada y es muy difícil de encontrar, por lo que es de agradecer el detalle que RBE Editores han tenido recuperando esta pequeña obra maestra (en extensión, que no en interés) del autor de Dimensión de milagros (1968) y La décima víctima (1965). Reedición que nos sirve, además, para recordar en el Baul de los Recuerdos la antedicha colección Mundos Imaginarios, una de las más interesantes que aparecieron a finales de los noventa y principios del nuevo siglo.
La colección - que llegó a publicar un total de 12 títulos - venia de la mano de Plaza & Janés, una de las editoriales con más prestigio y solera de nuestro país, y estaba supervisada por Marcial Souto, un nombre muy popular entre los aficionados al género por su vinculación a la revista El Péndulo. Pese a su breve vida, Mundos Imaginarios dejó un agradable recuerdo entre el aficionado del momento, tanto por su contenido como por el continente, ya que a una interesante selección de autores se le unía uno de los mejores formatos que ha tenido colección alguna dedicada al género en nuestro país. Eran libritos de dimensiones muy reducidas (11,5x18 cm) pero muy bien encuadernados y resistentes, con un elegante diseño de portada, además de unas traducciones más que correctas y cuidadas para la época.
Respecto a la oferta, Souto prefirió centrarse en autores de renombre de la ciencia ficción anglosajona, aunque los números 6 y 12 de la colección fueron las novelas La ciudad (1970) y El lugar (1982) del escritor uruguayo Carlos Levrero. El resto de títulos alternaba entre reediciones de clásicos inencontrables como el número 8, El viaje del Beagle espacial (1950) de A. E. Van Vogt, con obras todavía inéditas en castellano de Sturgeon, Zelazny o el propio Sheckley, entre otros. Como particularidad, cada libro venía precedido de un prólogo que comentaba la obra y estaba escrito por otro afamado autor o experto en la materia. El precio, por fin, era bastante ajustado para una edición de estas características, aunque algunos ejemplares se pudieron conseguir de saldo durante algunos años tras el cierre de la colección, que como ya hemos dicho, no sobrepasó las doce entregas, quizás porque la selección de títulos era un tanto errática y junto a obras de indudable interés se ofrecían otras sin más valor añadido que el de estar inéditas en castellano (aunque siempre había excepciones, como La fuente del unicornio de Sturgeon, o la ya aludida Trueque mental de Sheckley).
Con todo, Mundos Imaginarios dejó un buen puñado de títulos imprescindibles, entre los que cabe destacar esa reedición de Los viajes del Beagle espacial o una nueva antología de relatos de Roger Zelazny, amén de los ya mencionados, de inexcusable presencia en la biblioteca de cualquier aficionado al género, por lo que sólo cabe lamentar que la iniciativa no funcionase y que desde la casa no hayan intentado darle una segunda oportunidad, aunque en estos tiempos de crisis que corren sacar nuevas colecciones al mercado sea una aventura cuanto menos incierta, por lo que es especialmente de agradecer el empeño de RBA y otras editoriales por recoger el testigo y recuperar estas historias y otras no menos interesantes.
A continuación, para los interesados, dejamos la lista completa de títulos publicados en la colección junto a otros enlaces de interés:

Mundos Imaginarios (1999-2000):

1. La fuente del unicornio de Theodore Sturgeon. (Prólogo de Ray Bradbury).
2. Trueque mental de Robert Sheckley. (Prólogo de Brian Aldiss).
3. Laberinto de muerte de Philip K. Dick. (Prólogo de Vicente Verdú).
4. Galaxias como granos de arena de Brian Aldiss. (Prólogo de Robert Silverberg).
5. En Çiron vuelan de Samuel R. Delany. (Prólogo de Joe Haldeman).
6. La ciudad de Mario Levrero. (Prólogo de Antonio Muñoz Molina).
7. Cuerpodivino de Theodore Sturgeon. (Prólogo de Manuel Vicent).
8. El viaje del Beagle espacial de A. E. Van Vogt. (Prólogo de Fernando Savater).
9. Estación Hawksbill de Robert Silverberg. (Prólogo de Frederick Pohl).
10. El amor es un número imaginario de Roger Zelazny. (Prólogo de Philip José Farmer).
11. Mundo azul de Jack Vance. (Prólogo de Poul Anderson).
12. El lugar de Mario Levrero. (Prólogo de Julio Llamazares).

Otros enlaces de interés:

Comentarios

odo ha dicho que…
Muy interesante artículo. Como bien dices, es una colección un tanto extraña pero que tiene algunas obras más que interesantes.

Tengo bastantes ejemplares de la colección (casi todos procedentes de saldos), pero sólo he leído unos pocos. Me gustó muchísimo Trueque Mental y también Laberinto de muerte. En cambio, el de Delany es bastante malejo.

Gracias por recordarme esta colección y, de paso, que tengo sin leer La fuente del unicornio y Cuerpodivino :)
Alejandro Caveda ha dicho que…
¡De nada! A ti por dedicar parte de tu tiempo a leerlo, me alegro de te haya gustado y traido buenos recuerdos, como a mi mismo. Yo la tengo también casi completa, aunque mis favoritos son los de Zelazny, Van Vogt y Sheckley. Era una colección muy original y creo que merecía mejor suerte, pero las frías matemáticas son implacables. ¡Saludos!
Anónimo ha dicho que…
¿Y dónde puedo encontrar, desde provincias, esos, al parecer, interesantes libros?
De La Casa del Libro no me fío, porque te enrollan para nada.

Muchas gracias, Alejandro. Es la 1ª vez que visito tu blog.

Carolina
Alejandro Caveda ha dicho que…
Hola, Carolina. Si no te gusta la casa del libro puedes probar a través de otras plataformas on line como Iberlibro, o LibroVicios. Cualquiera de las dos es de fiar y funcionan bastante bien. Un saludo cordial y perdona el retraso en contestar.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…