Ir al contenido principal

Alex Toth: Las mejores historias de los años 50

Alex Toth (1928-2006) es especialmente recordado en nuestro país por sus trabajos para DC y, en especial, por su trepidante versión de las aventuras de El Zorro para Disney. Sin embargo, Toth es un valorado profesional con una larga trayectoria a sus espaldas que incluye cientos de historias y relatos para numerosas editoriales que abarcaban las más variadas temáticas, desde el oeste a la ciencia ficción pasando por el género bélico, policiaco o incluso el romance. Durante las décadas de los sesenta y setenta trabajó, asimismo, como diseñador artístico para varias series de animación de Hanna-Barbera.
Su estilo personal se caracteriza por su gran dominio anatómico, el sintetismo gráfico y un acertado uso del color que se traduce en un diseño de página engañosamente sencillo a la par que sofisticado, cuya influencia es posible rastrear en la obra de dibujantes tan prestigiosos como Gil Kane, Howard Chaykin o el español José María Bea.
En este nuevo volumen (que se viene a sumar a los dos ya dedicados a Ditko y a las mejores historias de terror de los años 50) Ediciones Diabolo recupera lo mejor de la producción de este genial artista durante la década de los cincuenta. En total, sesenta historias cortas (algunas de una sola página) que abarcan los más varidos géneros y temáticas aunque con un marcado protagonismo del relato romántico, muy en boga en aquella época y que también frecuentaron otros artistas de la talla de Stan Lee, Jim Steranko o el ya mencionado Steve Ditko. La selección se complementa con una entrevista original de Alex Toth para el Graphic Story Magazine además de una completa serie de notas y comentarios del editor original, Greg Sadowski, que se encargó de restaurar y recopilar todo el catálogo de Toth para Standard durante la década de los cincuenta. Leyéndolas con la perspectiva que da el paso del tiempo se nota que son historias de otra época que pueden resultar a ratos ofensivas por su anticomunismo feroz o una trasnochada concepción del papel de la mujer en la sociedad y con respecto al varón. Sin embargo el arte de Toth luce como el primer día y nos ayuda a comprender porque se le considera, con toda justicia, como uno de los más grandes y más influyentes greadores del género. Como extra, el libro incluye diversos bocetos y esquemas de página de Toth, donde podemos comprobar como lucen los lápices del artista en estado puro antes de aplicar el color.
Como ya es habitual, la edición de Diabolo es impecable (encuadernación, papel, color, todo sobresaliente) y merece todos y cada uno de los 40 € que cuesta, un precio que asusta y más en estos tiempos de crisis, pero más que razonable teniendo en cuenta que se trata de un producto de lujo para amantes de una forma de hacer y entender el comic que, por desgracia, cada vez cuenta con menos seguidores. Por ello es de agradecer el esfuerzo de la casa por rescatar la obra de Toth y otros artistas no menos importantes pero prácticamente desconocidos para las nuevas generaciones de lectores.

Otros títulos de Diabolo Ediciones:

- Strange Suspense. Los archivos de Steve Ditko Vol. 1 (2010).
- Mundos Inexplorados. Los archivos de Steve Ditko, Vol. 2 (2012)
- Four Colour Fear Historias de horror de los 50 (2011)

FICHA TÉCNICA:

TÍTULO: Alex Toth: Las mejores historias de los años 50
AUTOR: Alex Toth
EDITORIAL: Diabolo
FORMATO: Tapa dura, más de 400 páginas a todo color, 24,5x17,5 cm.
PVP: 39,95 €

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
grandísimo libro, el que se lo esté pensando que no lo dude.

Yo no conocía la obra de toth y me lo estoy flipando con éste tomo
Alejandro Caveda ha dicho que…
Estamos totalmente de acuerdo. ¡Un saludo! :)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…